Menudo a la andaluza, la clásica receta de callos del sur con todos sus ingredientes

Menudo a la andaluza, la clásica receta de callos del sur con todos sus ingredientes
Sin comentarios
1 votos

Pocas cazuelas hay más tradicionales que las que proponemos cuando cocinamos casquería. A nuestra versión de callos a la madrileña, de callos a la vizcaína, de callos con garbanzos gallegos y de callos asturianos (o a la moda de Oviedo) sumamos otra preparación fundamental como es el menudo a la andaluza, un plato de origen sevillano que es muy fácil de hacer y muy agradecido.

Como en cualquier receta con callos o tripas, lo más importante es tener unos callos bien limpios —tarea que podéis pedir en la carnicería sin ningún problema— y utilizar un compango de calidad que redondee el conjunto.

En este caso vamos a recurrir a chorizo, morcilla y una punta de jamón, además de una buena cantidad de pata y morro de ternera, que también son fundamentales para hacer un menudo a la andaluza con enjundia.

Típicamente acompañados de garbanzos, igual que pasa con los callos gallegos, esta receta de menudo es muy típica como tapa en las tabernas y tascas de Andalucía occidental, pero en casa podéis hacerlo como plato único sin problemas.

Ingredientes

Para 8 personas
  • Callos de ternera 750 g
  • Pata de ternera 0.5
  • Morro de ternera 350 g
  • Chorizo fresco 1
  • Morcilla asturiana 1
  • Punta de jamón 1
  • Cebolla claveteada con clavos de olor 1
  • Laurel hojas 2
  • Garbanzos de remojo de la noche anterior 250
  • Diente de ajo 4
  • Cebolla 1
  • Salsa de tomate 200 g
  • Pasta de pimiento choricero 50 g
  • Pimentón dulce cucharadas 2
  • Pimentón picante cucharada 0.5

Cómo hacer menudo a la andaluza

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 4 h
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 3 h 40 m

Lo primero que debemos hacer es blanquear y cocer los callos. Primero los blanqueamos, cociéndolos en agua hirviendo, para eliminar impurezas.

Una vez blanqueados, los ponemos en una olla ancha y alta, y los añadimos con la cebolla claveteada, el embutido y el laurel, además de los garbanzos (dentro de una malla) remojados. Cubrimos de agua y cocemos a fuego suave durante dos horas y media.

Pasado ese tiempo rescatamos las carnes, eliminamos los huesecillos que queden y rescatamos también los garbanzos, y reservamos aparte para ponernos con el sofrito.

Cortamos las verduras en brunoise fina y las sofreímos con un poco de aceite de oliva en una cazuela de barro. Primero el ajo y luego la cebolla, cocinándolos unos 20 minutos a fuego suave.

Pasado ese tiempo añadimos la pasta del pimiento choricero, la salsa de tomate, cocinamos diez minutos más e incorporamos el pimentón y mojamos con varios cazos del caldo de cocción de los callos.

Dejamos que todo reduzca a la mitad, agregamos las carnes y cocinamos otra media hora a fuego siempre suave. Añadimos los garbanzos, integramos y dejamos cocinar cinco minutos más y servimos los callos bien calientes.

Opcionalmente se pueden dejar reposar 24 horas, bien tapados y a temperatura ambiente si ésta es baja; si no, una vez que enfríen, los llevamos a la nevera y los recalentamos al día siguiente.

1 votos

Cazuela de Barro/Apta Para el Horno/Gas/Vitrocerámica/Lavavajillas/Cazuela Redonda de Barro/Hecha en España Varios Tamaños (22cm)

Con qué acompañar el menudo a la andaluza

Entre los callos (el menudo) y los garbanzos, la receta ya tiene bastante potencia y diríamos que lo único que pide compañía es una siesta, pero una ensalada fresquita para compartir al medio o algún aperitivo también ligero irá de maravilla a esta receta andaluza.

En DAP | Callos por el mundo: del lampredotto al mondongo, la cocina con tripas es patrimonio de la Humanidad

Temas
Inicio