Publicidad

Morcillo de ternera braseado en vino tinto: receta para mojar pan en familia

Morcillo de ternera braseado en vino tinto: receta para mojar pan en familia
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Preparad la barra de pan porque hoy tenemos un plato que tiene miga, mucha miga. Un morcillo de ternera braseado en vino tinto que inundará vuestras cocinas de aromas y vuestras mesas de sabor. Aunque lleva su tiempo, es un plato muy sencillo de elaborar. Aquí es el horno quien trabaja, así que nosotros podemos dedicarnos a otros menesteres.

Además, el morcillo de ternera braseado en vino tinto lleva la guarnición incorporada y es tan contundente que no necesitamos preparar nada más para la comida. Es un plato completísimo, lleno de sabor y muy reconfortante. Una manera distinta de cocinar esta pieza de la ternera que, generalmente, sólo compramos cuando vamos a preparar cocido o estofado.

Ingredientes

Para 8 personas
  • Bacon en lonchas 200 g
  • Chalota 10
  • Champiñones 200 g
  • Morcillo de ternera 1.2 kg
  • Harina de trigo 30 g
  • Vino tinto 750 ml
  • Tomate triturado 400 g
  • Caldo de carne 400 ml
  • Tomillo fresco en rama 2
  • Laurel hoja 2
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Cómo hacer morcillo de ternera braseado en vino tinto

Dificultad: Media
  • Tiempo total 2 h 30 m
  • Elaboración 30 m
  • Cocción 2 h

Cortamos las lonchas de beicon en tiras finas y las rehogamos, a fuego suave, en una sartén amplia con un poco de aceite de oliva virgen extra. Cuando adquieran un tono dorado, las retiramos y las depositamos en una fuente de horno grande. A continuación, pelamos las chalotas y las salteamos en la misma sartén. También las pasamos a la fuente de horno.

Retiramos y desechamos el extremo terroso del tallo de los champiñones, limpiamos con un trapo húmedo y salteamos en la sartén, añadiendo un poco de aceite si fuera necesario. Sólo queremos dorarlos de modo que, cuando estén listos los pasamos a la fuente de horno. Salpimentamos el morcillo y lo sellamos, a fuego fuerte, en la misma sartén. Colocamos el morcillo en el centro de la fuente de horno.

Agregamos un poco de aceite a la sartén y doramos la harina, removiendo para que no se agarre. Reducimos la intensidad del fuego y vertemos el vino, removemos con unas varillas para que la harina se integre bien. A continuación incorporamos el tomate triturado y el caldo de carne. Cuando alcance el punto de ebullición, lo vertemos sobre el morcillo.

Por último, añadimos el tomillo y el laurel y salpimentamos el conjunto al gusto. Cubrimos la fuente con papel de aluminio, o con su tapadera correspondiente y la introducimos en el horno, pre-calentado a 150 ºC, donde la braseamos durante dos horas. Transcurrido este tiempo, retiramos la carne de la fuente y la dejamos reposar antes de cortarla en lonchas.

Separamos los champiñones y las chalotas de la salsa, que colamos para retirar también el beicon. Servimos la carne loncheada con las guarniciones y la salsa bien caliente.

Morcillobreseadocollage1024ma

Con qué acompañar el morcillo de ternera braseado en vino tinto

Debido a la contundencia del morcillo de ternera braseado en vino tinto, es mejor servirlo a la hora de la comida y no acompañarlo de más guarnición que la propia. En todo caso, de un poco de puré de patata cremoso o de arroz hervido. La salsa que lo acompaña es tan sabrosa que servirlo con pan será de obligado cumplimiento.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir