Publicidad

Panecillos de crema de queso: receta fácil de panadería para rellenos dulces o salados

Panecillos de crema de queso: receta fácil de panadería para rellenos dulces o salados
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Elaborar nuestro propio pan casero es una manera de aprender a apreciar este producto como se merece. Es entonces cuando se valora la labor de los panaderos artesanales que se desviven con pasión por su trabajo, y nos merece la pena el esfuerzo de buscar o pagar un poco más por hogazas y barras de masa madre de verdadera calidad.

Pero en casa no tenemos que complicarnos demasiado para disfrutar de un pan más que decente de vez en cuando. Estos panecillos de queso crema son muy fáciles de preparar en el mismo día y se prestan a servirlos con rellenos dulces o salados, y también son estupendos para acompañar platos que piden mojar miga.

Sobre el queso a emplear, podemos usar cualquiera que tenga una textura de untar, aunque en este caso no hemos empleado el típico de las tartas de queso. Los tipo Philadelphia tienden a tener algo más de agua y son más dulzones; quizá modifiquen un poco la textura, dejando la masa más húmeda y por tanto más tierna, yendo más hacia el dulce. En este caso es mejor escurrirlos bien.

Las cremas de queso más de tipo aperitivo nos ofrecen unos panecillos más neutros, también de miga tierna y con un sabor que podemos acentuar si preferimos una variedad más fuerte, tipo crema de cabrales o incluso un azul. Los intolerantes a la lactosa pueden encontrar variantes sin lactosa fácilmente en el mercado.

Ingredientes

Para 8 unidades
  • Harina de fuerza 500 g
  • Levadura seca de panadería 5 g
  • Sal 5 g
  • Leche 180 ml
  • Huevo 2
  • Queso crema 100 g
  • Azúcar 30 g
  • Esencia de vainilla
  • Cardamomo molido, 1 pizca (opcional)
  • Leche o huevo batido para pincelar
  • Semillas de amapola o sésamo para decorar (opcional)

Cómo hacer panecillos de queso crema

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 50 m
  • Elaboración 30 m
  • Cocción 20 m
  • Reposo 3 h

Mezclar en un recipiente grande la harina con la levadura, la sal y el azúcar. Formar un pequeño hueco y agregar la leche, la vainilla, el cardamomo y los huevos ligeramente batidos. Empezar a mezclar un poco y echar el queso.

Combinar todo y empezar a amasar. Trabajar a mano durante unos 15-20 minutos, o a máquina menos tiempo. No debería ser una masa pegajosa, pero si fuera necesario se puede dejar reposar tapada unos 20-30 minutos para que sea más manejable.

Cuando tengamos una masa homogénea, lisa y elástica, formar una bola y colocar en un recipiente engrasado con aceite o mantequilla. Dar una vueltas para que se impregne, tapar y dejar levar hasta que doble su tamaño, unos 90-120 minutos.

Pasado ese tiempo, desgasificar sobre la mesa y dividir en unas 8 porciones de, más o menos, el mismo tamaño. Es útil emplear una báscula de cocina para dividir en unidades idénticas. Bolear de forma individual y colocar en una bandeja de horno sobre papel sulfurizado, separados.

Batir la yema con un poco de leche y pintar cada panecillo. Cubrir con un poco de semillas, si se desea, y dejar levar unos 30 minutos más, hasta que casi vuelvan a doblar su tamaño. Si hace frío pueden tardar más. Precalentar mientras el horno a 180º C.

Cuando estén listos, volver a pintar con cuidado y hornear durante unos 20-25 minutos, o hasta que se hayan dorado bien. Dejar enfriar sobre una rejilla antes de servir.

Panecillos de Queso

Con qué acompañar los panecillos de queso

En realidad podemos comer ya los panecillos de crema de queso aún tibios, si no tenemos paciencia a que se enfríen del todo. Están más ricos en las primeras 24 horas, pero aguantan todavía un par de días si se guardan bien. Podemos pasarlos por la plancha o dar un golpe de microondas a baja potencia para volverlos más tiernos si se secan demasiado. Además se pueden congelar, envueltos individualmente.

Son unos panecillos que van igual de bien con rellenos dulces que salados Deliciosos con buena mantequilla y/o mermelada casera, también con queso o aguacate, o aprovechando sobras de pollo asado para montar un buen bocadillo con tomate y algo de hojas verdes.

En Directo al Paladar | Panecillos de leche, vainilla y cardamomo: receta tierna para desayunos y meriendas
En Directo al Paladar | Pan de maíz y finas hierbas: receta muy fácil para iniciarse en la panadería casera

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir