Compartir
Publicidad

Gratinado de pasta con ricotta, espinacas, limón y tomates cherry. Receta

Gratinado de pasta con ricotta, espinacas, limón y tomates cherry. Receta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¡Bendita pasta! ¿Qué sería de nuestros menús sin ella? No hay semana que no caiga un plato o dos. Procuramos no caer en la rutina de las mismas salsas y las mismas pastas, de modo que siempre buscamos e inventamos combinaciones nuevas. Tal ha sido el caso de este gratinado de pasta con ricotta, espinacas, limón y tomates cherry.

Cualquier tipo de pasta valdría, aunque hemos utilizado lumaconi. Es un tipo de pasta que da juego y permite rellenar esas enormes conchas. No obstante, lo dicho, podéis utilizar otros tipos de pasta y adaptar el montaje del plato a su forma. El resultado será igualmente sabroso.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Pasta corta seca 300 g
  • Tomate pera 400 g
  • Limón 1
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Espinaca fresca 150 g
  • Queso ricotta 250 g
  • Tomate cherry 8
  • Queso emmental 50 g

Cómo hacer gratinado de pasta con ricotta, espinacas, limón y tomates cherry

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 55 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 40 m

Hervimos abundante agua con sal y un chorrito de aceite en una cacerola. Cocemos en ella la pasta durante poco más de la mitad del tiempo indicado por el fabricante en el paquete. Yo tuve los lumaconi en cocción durante 9 minutos y el paquete indicaba 15 minutos. Escurrimos y refrescamos en abundante agua fría para cortar la cocción.

Lavamos bien los tomates pera y los tituramos en un robot de cocina. Ponemos el tomate triturado en una sartén o cacerola de poco fondo junto con la ralladura del limón. Salpimentamos y, también, agregamos la misma cantidad de azúcar que de sal. Cocemos a fuego medio-alto durante unos 8-10 minutos o hasta que el tomate haya espesado y se hayan evaporado los jugos naturales del tomate.

Ponemos las espinacas en un colador y las regamos con agua hirviendo. Dejamos escurrir al tiempo que se enfrían. Cuando hayan atemperado, las escurrimos bien entre los dedos para retirar todo el exceso de agua y las picamos ligeramente con un cuchillo afilado o pasando unas tijeras.

Mezclamos las espinacas con el queso ricotta, una cucharada de zumo de limón y salpimentamos. Rellenamos los lumaconi con esta farsa. Sólo los que nos alcance, y escogiendo aquellos que no estén rotos. Colocamos la pasta rellena sobre una fuente cuya base habremos cubierto con la mitad de la salsa de tomate.

Salteamos el resto de la pasta en la otra mitad de la salsa de tomate. La colocamos sobre la pasta rellena, bien esparcida, formando una segunda capa de pasta. Lavamos y cortamos los tomates cherry por la mitad y los colocamos sobre la pasta. Rallamos el queso emmental y espolvoreamos sobre la pasta.

Terminamos de cocer el gratinado de pasta en el horno, precalentado a 180ºC, arriba y abajo. Entre 15 y 20 minutos será suficiente, o hasta que el queso se haya fundido y la superficie haya adquirido un bonito color dorado y la pasta haya alcanzado el punto de cocción correcto.

Gratinadodepastacollage650ma

Con qué acompañar el gratinado de pasta con ricotta, espinacas, limón y tomates cherry

Este gratinado de pasta con ricotta, espinacas, limón y tomates cherry constituye una comida por sí misma. Un plato único perfecto que no necesita de entrante ni ningún otro bocado para satisfacer nuestra hambre. Tan sólo hay que rematarlo con una pieza de fruta y a correr hasta la hora de la cena.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio