Compartir
Publicidad

Salsa sriracha casera, la salsa con un nivel de picante suave que ha conquistado el mundo

Salsa sriracha casera, la salsa con un nivel de picante suave que ha conquistado el mundo
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Yo soy un amante de los picantes, pero no me gusta el picante por el picante, sino el picante con un sentido, con un sabor, no solo para excitar mis papilas. Por eso quiero enseñaros a preparar la sriracha casera, la salsa con un nivel de picante suave que ha conquistado el mundo, una receta sencilla, con el nivel moderado de picante y con un toque dulce que enamora.

Esta salsa picante procede del sureste de Asia y es muy popular en Tailandia, desde donde se ha extendido al resto del mundo, fundamentalemente en su versión americana. Su nombre proviene de la ciudad homónima ubicada en la playa Sri Racha, donde se usaba como condimento.

Cuando la preparéis, podéis guardarla en frascos herméticos y esterilizarlos para tenerla disponible todo el año. Si no, os aguantará unos diez días en perfecto estado. Además, si la mezcláis con un poco de tomate frito o con concentrado de tomate, podréis hacer versiones más suaves para usar en pizzas, recetas de pasta y en guisos de carne. También es frecuente encontrarla mezclada con mayonesa para sándwiches, huevos revueltos y otras recetas.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Guindilla 8
  • Diente de ajo 4
  • Vinagre de arroz 100 ml
  • Salsa de pescado thai (opcional) una cucharada de café
  • Salsa de tomate (opcional) para suavizar, una cucharada
  • Azúcar de coco o azúcar moreno si no encontráis 30 g

Cómo hacer salsa sriracha casera

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 25 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 15 m
  • Reposo 8 h

Abrimos las guindillas para retirar las venas centrales y las pepitas, para que la salsa sea más suave. Colocamos las guindillas, los ajos pelados y el vinagre en un frasco y dejamos reposar durante la noche para hacer una fermentación que bajará la potencia del picante y aportará deliciosos matices. Opcionalmente podemos añadir una cucharada de salsa de pescado thailandesa si queremos darle más potencia de sabor.

Al día siguiente, ponemos la mezcla en el vaso de la batidora, añadimos el azúcar de coco y trituramos para obtener una papilla. Una vez bien triturado durante unos minutos, lo pasamos a un cazo y dejamos hervir a fuego lento entre cinco a diez minutos. Retiramos del fuego y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente.

Volvemos a triturar y obtendremos esta deliciosa salsa sriracha. Aunque no es una salsa que pique mucho, -lo que dependerá del tipo de guindillas o chiles que uséis-, opcionalmente se puede mezclar con un poco de salsa de tomate, o con mayonesa, aunque a mí me gusta mucho tal cual os la he contado.

Salsa Sriracha Pasos Pakus

Con qué acompañar la salsa sriracha casera

La salsa sriracha casera es un excelente condimento que podéis usar para dar un toque sabroso y de picante moderado a vuestros sandwiches, guisos, platos de pasta y platos a la plancha en general. Como tiene ese componente picante, os recomiendo preparar un postre lácteo que ayude a recuperar nuestras sensaciones como el tiramisú de mango, fácil y siempre delicioso.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio