Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Qué ocurre cuando la Guía Michelin otorga una estrella por error a un humilde y pequeño restaurante?

¿Qué ocurre cuando la Guía Michelin otorga una estrella por error a un humilde y pequeño restaurante?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Qué ocurre cuando la Guía Michelin otorga una estrella por error una estrella a un humilde y pequeño restaurante? Además de la sorpresa, el orgullo, las dudas y la previsible avalancha de clientes, muchos cocineros sueñan con este reconocimiento y lo aceptarían de buen grado.

A todos los propietarios les encantaría ver el nombre de su restaurante en la guía, aunque fuera por error y solo de manera temporal. Este sueño se ha hecho realidad, al menos así le ha ocurrido a un restaurante francés que fue incluido en la versión web de la guía durante una semana, hasta que la Guía se dio cuenta y corrigió el error.

El error se debe a que hay dos restauantes con el mismo nombre, Le Bouche à Oreille, que más o menos podríamos traducir como Boca a Oreja. Uno, el que debía haber ganado la estrella Michelin, situado en Boutervilliers cerca de París, y otro el que tenéis en esta imagen -sacada de Google Maps- una pequeña Brasserie con terraza situada en la localidad de Bourges.

El restaurante galardonado por error, que tan solo cuenta con cuatro camareros se vio desbordado enseguida sin poder cubrir las muchas reservas que llegaban o atender debidamente a los clientes que se presentaban para descubrir sus platos. La propietaria, Veronique Jacquetse se sorprendió y siguió cobrando su menú a 12,50€, servido en las clásicas mesas con mantel rojo y con platos caseros como el boeuf a la bourguignon.

6687672 1 0 1102380446 1000x625

El otro restaurante, entendió el error y tras una semana vio repuesto su lujoso restaurante en la Guía Michelin 2017, aceptando las disculpas de los editores de la Guía. Sus clientes siguen disfrutando de su menú servido en lujosas vajillas sobre una mantelería de lino, que incluye flan de langosta, sesos de ternera o crujiente de pera y chocolate al precio habitual de 48€.

Tras llamar a la propietaria del restaurante de Bourges, el chef del otro restaurante, Aymeric Dreux dijo que no había sufrido ningún perjuicio y que juntos se habían echado a reír. En cuanto a la cocinera del restaurante galardonado por error llamada Penélope Salmon, ésta dijo que nunca había soñado con algo así y que ella cocina con el corazón su menú de entrante, plato principal y postre.

En todo caso, nos alegra ver cómo este error que ha puesto en el mapa a esta humilde brasserie francesa, haya servido para ilusionar a su propietaria y a su cocinera y estamos seguros de que más de uno de sus clientes ocasionales habrá quedado encantado al descubrir este simpático restaurante que durante una semana ganó una estrella Michelin como consecuencia de un error.

En Directo al Paladar | Llista de los 50 Best Restaurants. ¿Postureo, como dice Dabiz Muñoz?
En Directo al Paladar | Nos conmueve la historia de unos emprendedores que tratan a sus clientes con el mismo cariño que a su comida
Vía | The Guardian
Imágenes | Boing boing y Le Parisien

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos