Compartir
Publicidad

Cenando en el Liberty of the Seas. Buena elaboración sin lujos.

Cenando en el Liberty of the Seas. Buena elaboración sin lujos.
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si hace unos días os daba unos cuantos consejos para no excedernos demasiado con la comida cuando vamos de crucero, hoy os voy a contar someramente algunos de los platos que pudimos degustar en el Liberty of the Seas en un crucero por el Mediterráneo que hicimos hace un par de semanas.

Me voy a centrar en las cenas en el comedor principal porque este año hemos frecuentado muy poco el buffet y la verdad es que no he visto nada especialmente atrayente en él, aunque dos platos de carne que comí, el cerdo agridulce y el buey Strogonoff, estaban muy logrados, con una carne muy tierna y sabrosa. Lo peor,aunque no nos atrevimos a probarla, una paella con aceitunas que daba grima solo de verla.

Menú crucero

El comedor principal tiene tres pisos y en él se sirve la cena con precisión milimétrica a más de mil quinientas personas en cada uno de los dos turnos. Conseguir que todo llegue a la mesa sin esperas y a la temperatura justa debe suponer un gran esfuerzo de organización y de eficiencia por parte tanto de los cocineros como de los camareros. Por lo que a nosotros respecta, nuestros camareros han sido impecables, aparte de muy simpáticos y cariñosos a pesar de la barrera del idioma.

Y respecto a la comida, en general ha estado muy bien elaborada, mejor las carnes que los pescados y quizás lo menos logrado han sido los postres. En cuanto al lujo que hace unos años se suponía que se disfrutaba en estas cenas, creo que en todas las compañías ha ido desapareciendo la langosta, que no se si es una leyenda porque yo nunca la he visto, y el marisco en general no suele ser gran cosa.

Los entrantes

Entrantes crucero

Entre los entrantes siempre había varias sopas, frías y calientes, entre ellas alguna de fruta como manzana o melocotón. Yo me he inclinado más por las ensaladas, como la César que me pareció buenísima y estuvo en el menú todas las noches, y la de fideos chinos, sorprendente y muy agradabe. También era un fijo el cóctel de gambas Royal con salsa dulce y picante, yo no lo comí, pero no me parecía muy apetecible, la verdad.

entrantes-crucero-2.jpg

En el risotto con tomate y marisco, lo mejor era el arroz, en su punto y muy sabroso, aunque al ser un entrante la ración sabía a poco. También estaba muy lograda la ensalada con rosbif y no tanto para mi gusto la de marisco.

Los platos principales

Principales crucero

Los platos principales eran más abundantes y casi me atrevería a decir que tenían las raciones más grandes que en lo otros cruceros en los que he ido. Creo que los platos de pescado fueron en general los que menos me gustaron, como el salmón en costra que no estaba muy logrado, los calamares con rebozado crujiente al ir acompañados de ensalada César ganaban mucho y los langostinos gigantes sin ser una maravilla se dejaban comer. Muy buenos los tortellini tres quesos, en general se notaba la aportación del chef italiano.

Principales crucero 2

También estaba muy lograda la ratatouille con feta y polenta crujiente, pero como he comentado antes, lo mejor fueron las carnes, todas ellas muy tiernas y acompañadas de unas salsas riquísimas, como el pollo al marsala, del que me sorprendió que un trozo tan grande de pechuga estuviera tan jugoso. También buenísimos el enorme ossobuco con puré de patatas y verduras y el coq au vin con panceta crujiente y polenta.

Postres

Postres crucero

Aunque yo soy muy golosa, o quizás precisamente por eso, ningún postre me entusiasmó demasiado. De lo que probé quizás lo peor fué la crema catalana con una textura para nada cremosa. Si estuvieron buenos la créme brulée de Baileys con plátano, la tartaleta de limón y la tartita de trufa de chocolate, aunque no especialmente sorprendentes. El Baked Alaska, el postre emblemático de los cruceros me decepcionó un poco ya que el merengue, que para mi es lo importante de este postre, era escaso y no muy bueno.

Naturalmente nos quedaron muchas cosas por probar, pero en general creo que ha sido uno de los barcos en los que mejor hemos comido, con bastante variedad para escoger, muy buena elaboración, raciones abundantes y un servicio impecable.

En Directo al Paladar | ¿Te vas de crucero este verano? Consejos para disfrutar de la comida sin excesos
En Directo al Paladar | Comer en Roma. Un paseo gastronómico por las calles (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio