Publicidad

El orgullo de ser un Muga

El orgullo de ser un Muga
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Si te apellidas Muga, y eres de La Rioja, tienes una función muy importante en el mundo del vino. Esta familia vive, come, respira y transpira pasión por su tierra, por sus viñedos, por su uva, por su bodega y sus vinos. Durante unos días tuve el placer de visitar los viñedos y la bodega Muga en Haro (Logroño), de degustar sus vinos y de compartir mesa con varios representantes de la familia, por lo que pude aprender de primera mano que los vinos Muga saben a esa misma tierra y a esa misma pasión. De hecho, estoy convencida que el carácter de familia y vinos es el mismo, ambos son amables, atentos y generosos.

La empresa fue fundada en 1932, y con la actual ya son tres las generaciones que la han hecho grande, que han conseguido, además de excelentes caldos, que los vinos de La Rioja sean conocidos, consumidos y premiados en el extranjero, ya que fueron unos de los primeros en invertir trabajo y recursos en exportación.

El orgullo de ser un Muga

Si te decides a visita la bodega y tienes la suerte de que sea Isaac Muga la persona que te acompañe a pasear por los viñedos y te explique todo lo que hay que saber sobre el terreno y la bodega, está claro que aprendes muchísimo de viñas, de uvas y del proceso de elaboración del vino. Pero es que además te das cuenta enseguida que este hombre adora lo que hace, que es un experto enólogo, y que es capaz de decirte cuántos años tiene tal o cual viña y qué diferencias hay entre esa y la otra, que está dos surcos más a la derecha.

El orgullo de ser un Muga

En el delicado proceso de creación de un vino los Muga intervienen y vigilan muy de cerca cada uno de sus pasos, desde la elección de la uva hasta el proceso de maduración del vino, pasando incluso por la elección en origen de cada uno de los troncos con los que se fabrican en la bodega los tinos, tinas, barriles y toneles en los que madurará el vino.

Gracias a Manu Muga, que fue el encargado de dirigir la cata de vinos, puedo hablar sobre los vinos de la bodega, de hecho ahora mismo podría extender este artículo para describir detalladamente las características organolépticas de cada uno de los vinos que probé.

El orgullo de ser un Muga

Podría hablar sobre el Eneas 2011, de su color morado, de su ligera acidez y de su olor y sabor a frutas maduras, canela y vainilla. También podría hablar sobre el Muga Crianza 2008, de su color rojo violáceo, de su fresca acidez, y de su olor y sabor a frutas secas y especias. Y por supuesto de Prado Enea 2004, un vino maduro que va mejorando con la edad, de taninos afilados, de olor y sabor a flores, tabacos y especias.

Pero la verdad es que no me apetece hacer una ficha de cada uno de ellos, lo que realmente me gustaría explicar es que machacaron todos los tópicos sobre vinos de La Rioja que llevaba aprendidos de casa y que me enamoré de sus rosados, de su cava y sobre todo de un vino dulce, del que sólo existe una barrica de pruebas y del que espero pronto se convierta en el pequeñín de la familia de vinos Muga.

El orgullo de ser un Muga

A mi pequeña aventura bodeguera debo sumar la espléndida comida, en el comedor privado de la bodega, frente a muchos platos tradicionales riojanos, todos ellos elaborados con excelentes productos de la tierra, y sentada al lado de Isacín Mugan, el patriarca de la familia, disfrutando de sus deliciosas historias, anécdotas, recuerdos y sabiduría que me regaló en las últimas horas que estuve en Haro.

El orgullo de ser un Muga

De este corto e intenso viaje he sacado alguna cosa en claro: primero que para un conseguir un buen vino además de uvas de primera calidad también hace falta amor, respeto y orgullo por lo que se está haciendo; que es la clarificación del vino (de la que había oído hablar y nunca me había atrevido a preguntar); que algún día repetiré destino La Rioja, y que un estante de mi pequeño botellero doméstico será bautizado, para siempre, con el nombre de Muga.

En Directo al Paladar | ¿Qué vale el champán más antiguo del mundo?
En Directo al Paladar | Qué decir de un vino en una cata, para no pasar por tonto

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir