Compartir
Publicidad

Mercado de San Antón en Madrid

Mercado de San Antón en Madrid
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer por la tarde hacía un día estupendo y decidimos dar un paseo y conocer el nuevo Mercado de San Antón, en Chueca. Lo único que sabía era que tenía parte de comercio y locales de restauración, como el Mercado de San Miguel. Y teníamos ganas de conocerlo y poder ver si era un Mercado de San Miguel II o bien estábamos ante algo diferente.

La sensación que me he llevado ha sido positiva. La principal razón, precisamente, es que guardando un aire similar al Mercado de San Miguel en este caso nos encontramos con mercado que puede tener, y que tendrá, alma propia. La principal diferencia es que el Mercado de San Miguel nació siendo algo parecido a lo que encontraremos en el de San Antón pero que con el paso del tiempo a derivado en un sitio de tapeo puro y duro con algunos puestos de mercado.

Por otro lado se diferencia en que en este caso podemos estar ante un mercado menos influenciado por la zona, menos turística que el de San Miguel. Además tienen un centro comercial en la planta de calle que puede atraer más clientes dispuestos a visitar la zona más gourmet del mercado. Por no decir que la zona de compras y degustación están separadas en plantas, para mi todo un acierto.

Primera planta del Mercado de San Antón: mercado tradicional y renovado

Primera planta del Mercado de San Antón

En la primera planta nos encontramos con las tiendas típicas de un mercado: la carnicería, la charcutería, panadería, pescadería, la tienda de congelados. Pero no son puestos normales, son tiendas con un gran gama de productos, variados, diferentes, de altísima calidad y casi gourmet podríamos decir.

La charcutería me cautivó. Metros y metros de fiambres, con una gran representación italiana. Una cuidada vitrina con salmón, blinis, foies, tomates secos en aceite o minicalabacitas abrían el apetito. No sé si a vosotros os pasa, pero muchas veces voy a una tienda y no veo el producto en sí, en mi mente ya estoy pensando qué receta hacer con ese alimento.

Pero lo mejor está por llegar, la última parte de la charcutería está dedicada al queso. Es un santuario en tonos amarillos que te hace dudar y te entra la ansiedad por todos los quesos que quieres probar y no has degustado aún. Además, su dependiente es encantador y nos da sugerencias de cómo maridar el queso y recetas, que luego os haré una.

Seguimos nuestro recorrido por la carnicería, viendo las carnes exóticas de cebra, canguro o venado; pasamos por el puesto de hamburguesas, Hamburguesas Nostra, que ofrece una interesante y muy sabrosa, oferta de hamburguesas que merece la pena conocer.

Frutería del Mercado de San Antón

Vemos la frutería, con su gran variedad de setas, compramos tulipanes, mientras que olemos las hierbas aromáticas y acabamos en la panadería, comprando unos bollos de estilo parisino, con buen chocolate y mantequilla. Adiós a la operación verano y a la dieta estricta.

Segunda planta del Mercado de San Antón: degustación

Segunda planta del Mercado de San Antón

Subimos después a la zona de restauración situada en la segunda planta del Mercado de San Antón. Es una zona que rodea el edificio, dejando a la vista la primera planta, la zona de mercado tradicional (y renovado).

En esta zona podemos encontrar una vinoteca amplia, un puesto de comida griega, otro italiano que abrirá en los próximos días, una ostrería, un puesto de salazones para combinar con sidra, un tienda de sushi para comer o llevar a casa, un puesto de batidos y una coqueta pastelería con muffins, cup cakes y porciones de tentadoras tartas como la Red Velvet o de chocolate.

Es una apuesta por maridar el tapeo y el mercado tradicional ya que si os fijáis la mayoría de locales tienen algo que ver con los puestos del mercado. Me refiero a algo que se hace evidente, la temática de cada local.

Tercera planta del Mercado de San Antón: restaurante y copas

Tercera planta del Mercado de San Antón

Por último, una terraza urbana en la planta superior que será un básico de la noche madrileña este verano. Y es que el plan apetece, comes algo rico y luego una copa tranquila en una azotea.

En la terraza podemos encontrar un restaurante regentado por 5J que ofrece una cocina de típica de mercado, productos frescos y de temporada. Y no solo eso, también existe la posibilidad de comprar el producto en el mercado y el restaurante te lo cocina a tu gusto.

Sin embargo, yo tengo un pero al estrenado Mercado de San Antón. Dejo a un lado la parte arquitectónica, que ha despertado muchas voces críticas, como he dicho anteriormente me parece práctico y funcional, con un toque muy cosmopolita y que tiene mucho sentido en un barrio que atrae muchos visitantes de otras zonas de Madrid.

Mi queja tiene que ver con la accesibilidad para las personas con movilidad reducida. En lo gastronómico perfecto (o casi) pero en este tema deja mucho que desear. Me parece increíble que solo exista un ascensor para un mercado que tiene 3 plantas, la de calle y 3 plantas más de parking. Papás con carritos de bebé, personas mayores y personas en sillas de rueda preparaos para esperar unos pocos minutos para poder utilizarlo.

En Directo al Paladar | Mercado de San Miguel en Madrid
En Directo al Paladar | De tapas en el Mercado de San Miguel

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio