Probamos la heladera con compresor Emma de Springlane Kitchen: helados cremosos y naturales en menos de una hora

Probamos la heladera con compresor Emma de Springlane Kitchen: helados cremosos y naturales en menos de una hora
Sin comentarios

Aunque comer helado no está limitado a los meses de calor (y eso lo saben muy bien de los Pirineos para arriba), nuestras ganas de consumirlo suben a la par que las temperaturas. Las opciones que nos ofrece el mercado son variopintas en cuanto a calidad se refiere, aunque ninguna de ellas (por muy buena que sea) es comparable con el producto casero.

Hacer nuestro propio helado en casa permite controlar todos y cada uno de sus ingredientes, evitando conservantes, colorantes y las cantidades ingentes de azúcar que suelen llevar los helados industriales. El proceso es muy sencillo, sobre todo si se cuenta con una heladera que haga el trabajo de remover y airear la mezcla por nosotros. Coser y cantar.

Tipos de heladeras hay varios, desde la tradicional heladera de cubeta de gel, que requiere de espacio en el congelador para enfriar la cubeta, hasta la heladera con compresor, que enfría la cubeta por sí sola al tiempo que airea la mezcla del helado sin necesidad de liberar espacio en el congelador. En Directo al paladar probamos la heladera con compresor Emma de Springlane Kitchen y te contamos nuestra experiencia.

Primeras impresiones

Recibimos la máquina perfectamente empaquetada y rápidamente le hicimos hueco en nuestra cocina. Un hueco grande, que la máquina ocupa su espacio: mide 39x27x25,2 centímetros para ser exactos. Algo parecido a un pequeño microondas.

La primera impresión es buena. El producto tiene un acabado elegante en acero inoxidable pulido. Es robusta, pesa 10,7 kilos, y cuenta con una base adherente que la mantiene bien sujeta a la encimera. El manual de instrucciones indica que hay que dejarla reposar 48 horas antes de usar y así hacemos.

Heladera De Compresion 3

La heladera incluye un recipiente para helado de un litro de capacidad con su pala mezcladora correspondiente. Se cierra mediante una tapa transparente que cuenta con una pequeña apertura, muy útil cuando la receta requiere añadir algún ingrediente (sirope, trozos de fruta, frutos secos, etc) en mitad del proceso. Al pack se suma un vaso medidor, una espátula, una cuchara para servir el helado y un libro de recetas (en alemán e inglés).

Características técnicas

  • Rango: congelación hasta -35 °C
  • Material: carcasa de acero inoxidable
  • Capacidad: 1,5 litros
  • Capacidad de relleno: 1 litro
  • Peso: 10,7 kg
  • Potencia: 150 vatios
  • Dimensiones: 39 x 27 x 25,2 cm
  • Apto para lavavajillas: solo los elementos extraíbles
Máquina para hacer helados caseros EMMA, Ice cream maker, Heladera con compresor 1,5 l, recipiente extraíble y pantalla LCD + Libro de recetas

Máquina para hacer helados caseros EMMA, Ice cream maker, Heladera con compresor 1,5 l, recipiente extraíble y pantalla LCD + Libro de recetas

Manos a la obra (o al helado)

La heladera cuenta con solo cuatro botones: encendido, aumento y bajada de tiempo y selector de función (remover y refrigerar). El manejo es sencillo. Una vez volcada la mezcla del helado en la cubeta y enchufada la heladera, solo hay que presionar el botón de encendido y la máquina comienza a funcionar automáticamente.

Heladera De Compresion 4

Las aspas giran, aireando la mezcla al tiempo que la temperatura baja poco a poco. El tiempo que selecciona la heladera por defecto es de 60 minutos, pero este se puede ajustar con los botones de tiempo. La pantalla digital muestra el tiempo, la temperatura y la función en la que está funcionando la heladera (remover y enfriar o solo enfriar).

Cuando el temporizador llega a su fin y el helado está listo se pone en marcha la función automática de refrigeración posterior. La propia heladera evita que el helado se derrita porque conserva frío el helado, sorbete, yogur helado, etc. Esta función dura hasta una hora después de la elaboración.

La bajada de temperatura es rápida. En menos de 30 minutos la máquina alcanza los -25 ºC y sigue bajando hasta los -35 ºC. Dependiendo del tipo de helado, este estará listo en 45 minutos. Entonces solo queda servir o transferir a un recipiente y guardar en el congelador hasta el momento de consumo.

Heladera De Compresion 5

Esto último resulta poco cómodo debido a la forma alargada y estrecha de la cubeta y a que en las aspas queda atrapada gran cantidad de helado. Dependiendo de la receta, la tarea es más o menos árdua. El yogur helado y el sorbete se desprenden con facilidad, pero los helados con base láctea son más peleones.

Eso sí, una vez listo, la limpieza de la heladera es muy cómoda. La cubeta y las aspas se pueden meter en el lavavajillas, así como la tapadera, la espátula, la jarra medidora y la cuchara de servir. El cuerpo de la máquina se limpia pasando un paño húmedo y fin de la historia.

Pruebas de helados

La heladera incluye un libro con 20 recetas, perfecto para iniciarse en el mundo de la heladería casera. Están divididas en tres secciones: helados de leche o otros lácteos, sorbetes y yogur helado. Las recetas están en alemán e inglés, algo limitante para quienes no hablan estos idiomas.

Helado De Yogur Con Naranja Confitada

Estreno la heladera con un yogur helado, siguiendo religiosamente la receta del libro. El proceso es sencillo: solo tengo que mezclar yogur, azúcar, zumo de lima y sal en un bol, volcar en la cubeta de la heladera, programar 45 minutos y listo. El resultado es más que rico y el esfuerzo mínimo. Me despierta las ganas de probar más, así que busco otra receta a la que meter mano.

Helado De Chocolate Y Avellanas

Me decanto por el helado de chocolate y avellanas, una receta que requiere de la preparación de una especie de natilla que es imprescindible dejar enfriar antes de pasar a la heladera. El proceso es más largo, por la espera que conlleva el enfriado, así que conviene organizarse con tiempo.

Una vez en la heladera, cuando la mezcla empieza a tomar consistencia por el frío, a las aspas les cuesta girar. De hecho se detienen a los 35 minutos (a -27 ºC) a pesar de que la receta indica 60 minutos de heladera. Apago la función remover y dejo el helado en la cubeta hasta completar el tiempo indicado en la receta.

El resultado me gusta menos que el anterior y el proceso no me convence. El helado queda muy rico de sabor, pero tiene una consistencia viscosa y gelatinosa que no me convence. Lo achaco al hecho de llevar algo de Nutella entre sus ingredientes y a una mala elección de receta. Tomo nota de no repetir, paso página y me centro en el siguiente asalto.

Helado De Fresa

Voy a por el clásico helado de fresa, que también requiere de la preparación de una mezcla tipo natilla que necesita enfriar en la nevera antes de pasar a la heladera. Esta vez las aspas funcionan de principio a fin, durante los 60 minutos que indica la receta.

El resultado es un helado cremoso, con un sabor natural delicioso. El mejor helado de fresa que he comido hasta la fecha. El único pero que puedo poner es que las cantidades indicadas en el libro de recetas son excesivas para la capacidad del recipiente y este ha rebosado. Tomo nota de ello para ajustarlo cuando repita. Porque repetiré.

Pruebo también a preparar un sorbete de limón, por eso de no dejar ningún capítulo del libro de recetas sin tocar, y la máquina se comporta como una campeona de nuevo. En menos de 60 minutos la heladera me regala un sorbete bien aireado y ligero que nos comemos en el momento. Un helado tipo soft que se puede pasar al congelador si se busca una consistencia más dura.

Máquina para hacer helados caseros EMMA, Ice cream maker, Heladera con compresor 1,5 l, recipiente extraíble y pantalla LCD + Libro de recetas

Máquina para hacer helados caseros EMMA, Ice cream maker, Heladera con compresor 1,5 l, recipiente extraíble y pantalla LCD + Libro de recetas

Conclusiones

Las heladeras con compresor son voluminosas por lo que el tamaño de la cocina es determinante. Además de requerir espacio en la encimera, conviene también buscarle un lugar para guardarla entre uso y uso. Si vais pelados de espacio, quizás no sea para tí...a no ser que seas un fanático de hacer helado por día.

Yo evito los helados industriales a toda costa y tengo una cocina en la que puedo hacer hueco a un electrodoméstico más, así que estoy encantada con esta máquina ya que me permite hacer unos helados 100% naturales y con una textura cremosa perfecta.

También controlo los ingredientes, algo a tener en cuenta con la cantidad de intolerancias y alergias que sufren muchos hoy en día. Resulta muy cómoda de usar y también de limpiar, el lavavajillas hace la mayor parte del trabajo.

El precio es más elevado que el de las heladeras de cubeta de gel, que se pueden encontrar por menos de 50€ en algunos establecimientos. El modelo Emma de Springlane Kitchen cuesta más de 200€ (dependiendo de las ofertas). Otro factor más a tener en cuenta.

Algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores.

En Directo al paladar | Helados: las cinco recetas más buscadas de internet
En Directo al paladar | Heladera, ¿cuál es mejor comprar? Consejos para acertar y disfrutar todo el verano de refrescantes helados caseros

Temas
Inicio