Compartir
Publicidad

A partir de ahora millones de chinos soñarán con la tortilla de patatas

A partir de ahora millones de chinos soñarán con la tortilla de patatas
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde que se estrenó en nuestro país, Masterchef es uno de los programas de televisión más populares y con mayor repercusión mediática. Su éxito se repite en todos los países en los que se ha implantado el formato, incluyendo la menos accesible televisión china. Pero no es la gastronomía china más auténtica la que se puede ver en su versión del programa; millones de chinos van a soñar con la tortilla de patatas y el vino español después de ver la final grabada estos días en Navarra.

El pasado 28 de septiembre arrancó toda la compleja maquinaria de grabación de la esperada final de 'The Real Masterchef China' en tierras navarras, que concluyó ayer proclamando vencedora a Sunny Qui. La concursante cautivó al jurado con un solomillo de cerdo macerado en salsa de vino, y es que España no solo ha sido el escenario de la final, también la gastronomía española ha sido la gran protagonista. Al consumidor chino cada vez le atrae más nuestra cocina, y este evento sin duda va a multiplicar el fenómeno.

Masterchef China, lo mismo pero diferente

Ganadora

Sabiendo que hay muchísimas versiones internacionales de Masterchef, el programa original creado originalmente en Reino Unido en 1990, quizá no nos extraña oír hablar de su edición China. Lo cierto es que las franquicias asiáticas tardaron un poco en llegar, y no debutó en la televisión china hasta 2012. Aunque la esencia es la misma, un talent show-reality de cocina que busca elegir al mejor cocinero amateur del país, el formato tuvo que adaptarse a las peculiaridades del país.

Según ha declarado Kwan Chi Chuen, conocido chef y vicepresidente de Des Cordon Bleu en China, el Gobierno no permitió calcar tal cual todas las características del concurso, y tampoco habría funcionado igual de cara a la audiencia del país. No es algo especialmente raro ya que el programa se adapta a los diferentes lugares en los que se emite, incluyendo a nuestro Masterchef España. En China los concursantes no viven aislados sino que permanecen en sus casas, y el jurado no es borde ni cruel. Cosas de la cultura china.

Tres finalistas chinas cocinando platos españoles

Actor chino en la Bodega navarra

La actual edición del programa, 'The Real Masterchef China', que emite el canal público Guangdong, escogió tierras españolas como escenario para la gran final. En este cuarto año, después de grabar en localizaciones de lujo como Tailandia o Dubai, se llegó a un acuerdo con la Bodega Otazu para desarrollar toda la final en tierras navarras. Es significativo que los chinos apuesten por sacar a sus concursantes fuera en un momento tan decisivo como es la prueba que decidirá al ganador, pues normalmente las finales se graban íntegras en los platós propios.

A finales de septiembre llegó a España un equipo de más de 25 personas, entre las tres finalistas, el equipo y el jurado. Por supuesto, además de cocineros y profesionales de la cocina, no podían faltar personajes famosos de la sociedad china, como los conocidos empresarios Sam Ng y Chan Pui Kam o el actor y director de cine Cheung Tat Ming. Además completaron el equipo de jueces los españoles Leandro Gil, restaurador tudelano, y el chef Javier Górriz, que asesoraron en la correcta valoración de los platos nacionales.

Ingredientes

En esta final, las tres aspirantes al título Masterchef debían trabajar con productos españoles en recetas locales y potenciando los vinos de la bodega navarra. La primera fase del programa llevó al equipo a grabar en un hipermercado a la búsqueda de los mejores ingredientes, muchos de los cuales no habían visto en su vida, como las alcachofas. Se preparó un menú de tres platos que en principio debían cocinar cada una por completo, pero en el último momento se cambió de idea, repartiéndose entre ellas por sorteo.

El chef Górriz hizo una demostración sobre cómo preparar cada elaboración para que tuvieran unas nociones básicas, y de ahí se pasó a grabar la final en la misma bodega. La ganadora Sunny Qui conquistó al jurado con su versión del solomillo, pero además se prepararon una deconstrucción de tortilla de patatas y una corona de alcachofa con colitas de cigala. Puede ser muy interesante ver cómo tres personas tan ajenas a la gastronomía española se enfrentaban a platos como estos.

El prestigio de la cocina española no deja de crecer en China

Chinos visitando viñedos

Más allá de la curiosidad de ver al equipo del programa paseando entre alcachofas y pimientos o cocinando con vinos tintos en el marco de una bodega tradicional, este evento es sin duda una gran noticia para nuestro país. Demuestra que el prestigio de la gastronomía española no deja de crecer a nivel internacional, levantando cada vez más curiosidad y atrayendo a consumidores y a posibles inversores en mercados tan ajenos como el asiático.

Se dice que los chinos van a invadir todo, pero no hay que perder de vista al gigante asiático como potencial cliente, turista, comprador y consumidor. El programa Masterchef es seguido por una media de entre 350.000 y 400.000 350 y 400 millones de personas, por lo que la repercusión que puede tener la final grabada en Navarra puede ser más que significativa. Quizá una tortilla de patatas deconstruida no sea la mejor forma de acercar a los chinos nuestra cocina, pero es una buena forma de empezar.

Los turistas chinos ya vienen a España atraídos por su cultura gastronómica y les interesa conocer todo lo que rodea al producto y sus platos, además de poder probarlos. Pero también nos interesa económicamente aprovechar esta notoriedad en la misma China, y por eso muchas empresas de alimentación saben que es prioritario hacerse un hueco en el mercado chino. Sirva como ejemplo la Meat Industry Exhibition, una feria internacional de la industria de la carne celebrada recientemente en Pekín, donde no ha faltado la presencia española.

Parece que tanto las concursantes como los técnicos e invitados del programa Masterchef China han disfrutado mucho de la experiencia grabando en tierras navarras. Esperamos que la emisión de la final sea un éxito y tenga continuidad en el futuro.

Fotos | Bodega Otazu
En Directo al Paladar | Siete razones por las que prefiero la edición americana de MasterChef antes que la española
En Directo al Paladar | León come Gamba: por escenas como esta no veo MasterChef

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos