Compartir
Publicidad

Cómo hacer la salsa americana

Cómo hacer la salsa americana
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay varias teorías sobre el origen exacto de la salsa americana y su composición, pero lo que nos interesa es lo rica que está y lo versátil que resulta en la cocina. Esencialmente se compone de caldo de pescado y marisco, cebolla, tomate y brandy, y es estupenda para acompañar platos marineros o también arroces, sopas y huevos.

Dependiendo de cómo la vayamos a usar podemos dejar una textura más líquida o más densa, jugando con el colado del chino y añadiendo u omitiendo el roux con el que en ocasiones se enriquece al final. Esta es la receta más básica con algunas indicaciones por si queréis enriquecerla con otros ingredientes también comunes.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Diente de ajo 2
  • Cebolleta o cebolla mediana 1
  • Chalota 2
  • Zanahoria 2
  • Tomates en conserva natural 4
  • Tomate concentrado (opcional) 10 ml
  • Hierbas provenzales al gusto 5 g
  • Vino blanco 100 ml
  • Brandy 150 ml
  • Caldo de pescado o fumet (o algo más) 400 ml
  • Mantequilla (opcional) 50 g
  • Harina de trigo (opcional) 25 g
  • Guindilla de Cayena (opcional) 1
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer salsa americana

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 50 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 40 m

Picar el diente de ajo, la cebolla y las chalotas. Lavar, pelar y cortar en cuartos las zanahorias. Calentar un chorro de aceite de oliva en una sartén amplia o cazuela y pochar los tres primeros ingredientes, removiendo bien durante un minuto. Incorporar las zanahorias, las hierbas provenzales y salpimentar. Cocinar a fuego medio unos 8 minutos, regar con el vino y dejar que evapore el alcohol.

Añadir los tomates y sofreír para que se deshagan. Podemos echar también un poco de concentrado de tomate si tenemos en la nevera, y una pimienta de cayena si queremos un punto picante. Agregar el brandy, dejar que reduzca y cubrir con el caldo. Cocer a fuego suave durante unos 20 minuto, vigilando por si hace falta más líquido.

Triturar con una batidora hasta que quede bien homogénea. Colar con un chino si se quiere una textura mucho más fina y suave. Entonces podemos hacerla más cremosa preparando un roux de 50 g de mantequilla cocinada con 25 g de harina, o simplemente con un chorrito de nata de cocina. Corregir de sal y pimienta si fuera necesario.

Si disponemos de cabezas y cáscaras de marisco podemos añadirlas a la base de la salsa, incorporándolas al sofrito con el tomate y flambeándolas cuando añadimos el brandy. Partiendo de un buen fumet casero no es un paso imprescindible, pero siempre se puede aprovechar en su caso.

Salsa Americana. Pasos

Con qué acompañar la salsa americana

Ya he comentado en la introducción que la salsa americana es ideal para acompañar platos marineros. Es fantástica para servir pescados blancos como la merluza o la lubina, también con calamar o sepia, y por supuesto, mariscos. El bogavante y la langosta a la americana son clásicos, pero también es estupenda para servir con langostinos o mejillones. Si sobra, podéis aprovecharla para sopas y arroces o para enriquecer el relleno de croquetas.

En Directo al Paladar | Cómo hacer salsa española
En Directo al Paladar | Cómo hacer mayonesa casera con clara de huevo. Receta de aprovechamiento exprés

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos