Este año habrá un 60% menos de champán debido a los fenómenos meteorológicos extremos

Este año habrá un 60% menos de champán debido a los fenómenos meteorológicos extremos
Sin comentarios

Esta semana comienza la vendimia en la región francesa de Champagne, donde se elabora el famoso vino espumoso del mismo nombre, y las bodegas tienen claro que se recogerá mucho menos uva que en pasados años.

En concreto, según el Comité Champagne –el organo interprofesional que regula la denominación de origen– , la producción podría caer hasta un 60%.

¿La causa? Los fenómenos meteorológicos extremos, asociados al cambio climático, que han golpeado la región durante el año.

En abril, los viñedos soportaron una helada que causó un daño generalizado a los brotes verdes, lo que afectó a los racimos de flores embrionarios bajo estos, la fuente de las futuras uvas. A la helada le siguió una temporada de lluvias, con temperaturas elevadas, que duró toda la primavera y hasta principios de verano: las condiciones ideales para la propagación de moho en las vides, lo que provocó una caída en el rendimiento. Por si esto fuera poco, a finales de verano cayó granizó en unas 500 hectáreas de viñedos, que acabó con el 100% de la cosecha en al menos la mita de esta superficie.

Una vendimia históricamente mala

A espera de que se contabilice la vendimia, los agricultores calculan ya que la cosecha disminuirá en torno al 60% en comparación con el pasado año. En total, se prevé recoger unos 7.000 kg por hectárea. Para encontrar una cifra tan baja hay que remontarse a 1981.

Hay que apuntar que el champán es un vino que puede sortear con bastante solvencia las malas cosechas. Exceptuando algunos vinos especiales, conocidos como millésime, en los que se usa uva de un solo año concreto, el champán se suele elaborar mezclando añadas.

Es por ello que, como explican en The Drink Business, no es de esperar que la cantidad de champán elaborado se vea especialmente afectada, ya que se pueden aprovechar para los coupage las amplias existencias de vino en reserva de otras añadas.

El problema es que estos fenómenos meteorológicos extremos –que hasta ahora eran, lógicamente, excepcionales– se conviertan en frecuentes a medida que aumenta el calentamiento global. Si todos los años son como este, o peores, no habrá reservas que logren mantener los niveles de producción a lo que estábamos acostumbrados.

En Directo al Paladar | Auge y caída del cava o cómo un vino exitoso “tuvo la brillante idea de destruir su identidad”
En Directo al Paladar | Solo los vinos rusos podrán venderse como Champagne en Rusia

Temas
Inicio