Strudel de manzana o de queso, un clásico (dulce y salado) de la cocina centroeuropea

Strudel de manzana o de queso, un clásico (dulce y salado) de la cocina centroeuropea
1 comentario
HOY SE HABLA DE

Asociado a las cocinas alemana, austriaca, checa y húngara, el strudel es un postre original del Imperio austrohúngaro. El término “strudel” significa “remolino” en alemán, y nos da pistas del modo en que se prepara este pastel: enrollado sobre sí mismo.

El más clásico de todos es el strudel de manzana o apfelstrudel, aunque también se pueden preparar versiones saladas de este pastel, con el queso quark como protagonista. Puede parecer que cocinar una receta original del Imperio austrohúngaro es una tarea muy laboriosa, pero nada más lejos de la realidad… si nos apoyamos en la masa de hojaldre rectangular Buitoni.

Con sus 196 capas, la masa de hojaldre rectangular Buitoni ofrece un resultado crujiente y ligero. Además, es muy fácil de manipular, por lo que el paso más complejo de esta receta, el enrollado del strudel, no será un problema. ¿Cómo dar forma a un tradicional apfelstrudel? Allá vamos.

Ingredientes

  • 1 masa de hojaldre rectangular Buitoni
  • 300 g de manzana Golden
  • 30 g de pasas de Corinto
  • 50 g de nueces
  • 15 g de pan rallado, galleta molida o harina de almendras
  • 50 g de azúcar
  • 50 ml de ron
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 50 ml de zumo de limón
  • 1 huevo para pintar
  • Azúcar glas

Dificultad

Fácil

Tiempo de elaboración

10 minutos

Tiempo de cocción

20-25 minutos

Elaboración de un strudel de manzana paso a paso

Esta receta no tiene misterio: basta con seguir las indicaciones punto por punto. Eso sí, para ganar tiempo, se pueden disponer todos los ingredientes y utensilios que vayamos a emplear sobre la superficie de trabajo, para tenerlos a mano y a la vista.

Maceramos las pasas y preparamos las manzanas

Comenzamos macerando las pasas en el ron durante unos 30 minutos. Transcurrido ese tiempo, las escurrimos. Mientras se maceran las pasas, pelamos y cortamos las manzanas en daditos y, para que no se oxiden, las rociamos en un bol con el zumo de limón. En paralelo, picamos las nueces con ayuda de un cuchillo o de un mortero.

Preparamos el relleno

En un recipiente, mezclamos la manzana cortada con las nueces picadas, las pasas, el azúcar y la canela. Integramos bien y escurrimos el resultado en un colador para eliminar el exceso de ron y de zumo de limón: ya tendremos listo el relleno del strudel.

Captura Strudel2

Montamos el strudel de manzana

Precalentamos el horno a 200 ºC. Mientras coge temperatura, extendemos la masa de hojaldre sobre una bandeja de horno, empleando el papel que envuelve la masa como base.

Espolvoreamos por encima el pan rallado (la galleta molida o la harina de almendras, si hemos optado por una de ellas en lugar del pan) y colocamos en el centro de la masa la mezcla anterior de manzanas, nueces y pasas.

Enrollamos el pastel sobre sí mismo y doblamos los extremos hacia abajo para dar forma al strudel.

Horneamos y decoramos el strudel de manzana

Una vez que el strudel está listo, lo pintamos con huevo batido y lo horneamos durante 20-25 minutos, hasta que su superficie esté dorada. Para decorarlo, espolvoreamos azúcar glas por encima.

strudel2

Trucos y consejos para preparar un strudel

Si bien preparar un strudel de manzana como este es rápido y sencillo, aún se puede acortar más su tiempo de elaboración. ¿Cómo? Se pueden macerar las pasas, cortar las manzanas y picar las nueces el día anterior para que, cuando vayamos a montarlo, nuestra tarea sea, simplemente, mezclar el relleno y dar forma al pastel.

A veces, y según las características y funcionamiento del horno, el hojaldre se puede dorar antes de que el postre esté cocinado al 100 %. Para evitar que se queme, se coloca encima una lámina de papel de aluminio: se cocinará por completo, pero sin dorarse en exceso.

Aunque las manzanas se cocinan a la perfección en el horno, hay quienes prefieren pasar el relleno por la sartén con unos dados de mantequilla antes de montar el strudel. Esto le dará un toque extra de cremosidad y un mayor dulzor a la receta, pues ayudaremos a las manzanas a caramelizarse.

Con qué acompañar un strudel

El strudel de manzana funciona a la perfección como postre de una comida especial, pero también como merienda que ofrecer cuando tenemos invitados en casa. Ya que es un pastel que se sirve caliente (el relleno lo pide), es muy común acompañarlo de nata montada —a poder ser, casera— o de una bola de helado de vainilla. El contraste entre el frío del helado y el caliente del hojaldre será irresistible.

Como bebida, se puede tomar junto a un café con leche espumada o, por qué no, acompañándolo de un vino dulzón.

Otras recetas de strudel

Aunque el apfelstrudel es el más popular, hay otra versión también muy conocida, el topfenstrudel, elaborado con queso quark. Para prepararlo, deberemos seguir el mismo proceso que en el de manzana y emplear la masa de hojaldre rectangular Buitoni como base.

Para el relleno, habrá que utilizar unos 200 gramos de queso quark o ricotta, una yema de huevo, 40 gramos de mantequilla y unos 20 gramos de azúcar. En un bol, se mezclan los cuatro ingredientes hasta que todo quede integrado (se puede utilizar una batidora de mano durante unos instantes). Sobre la masa, espolvoreada con pan rallado o almendra molida, se coloca el relleno y se cierra el strudel, listo para hornear.

En el caso de esta versión con queso quark, se pueden agregar frutos rojos al relleno y unas almendras laminadas como decoración. Un postre muy sabroso perfecto para conquistar a los menos amantes del dulce.

Si quieres descubrir más recetas y trucos para cocinar con masa de hojaldre, empanada, brisa u obleas, te lo contamos todo en el Espacio Triunfa con Buitoni.

Consejo ofrecido por la marca
Inicio