Publicidad

Tarta de manzana clásica: una receta deliciosa y sencilla

Tarta de manzana clásica: una receta deliciosa y sencilla
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Postres con manzana hay muchos, pero solo uno tiene el honor de ser el más icónico y tradicional que todo el mundo tiene asociado a recuerdos de la infancia. La tarta de manzana clásica no sabe de modas ni falta que le hace, sigue triunfando allá por donde va, conquistando a golosos de todas las generaciones. Y demuestra que, a veces, las recetas más sencillas son también las más deliciosas.

La receta más clásica y fácil de la tarta de manzana

Fina, crujiente, dorada y con ese exquisito aroma que seduce a grandes y pequeños, la tarta de manzana más clásica es un postre o merienda comodín que sirve para todas las ocasiones. Presente en la carta de los mejores restaurantes e imprescindible en los escaparates de las pastelerías, es facilísima de preparar en casa.

Tan solo necesitas manzanas frescas sabrosas y con un punto crujiente, que no sean excesivamente dulces, y una buena base que realce su sabor. La masa de hojaldre rectangular de Buitoni, con sus 196 capas de finísimo hojaldrado, te garantiza un resultado siempre perfecto sin complicaciones, ya que es muy fácil de manipular y no se rompe.

Tiempo de preparación

15 minutos

Tiempo de horneado

20 minutos

Dificultad de la receta

Fácil

Ingredientes

  • 1 masa de hojaldre rectangular Buitoni
  • 3-4 manzanas golden o royal gala, firmes
  • 30 g de mantequilla
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 50 g de mermelada de melocotón o albaricoque
  • 1 huevo batido

Cómo hacer la tarta de manzana clásica

Comenzamos precalentando el horno a 200º C, con calor arriba y abajo.

Preparación de la base

Desenrollamos la masa de hojaldre rectangular y la colocamos en la bandeja del horno, encima del mismo papel en el que viene envuelto la masa. La estiramos un poco con un rodillo y marcamos el perímetro con un cuchillo, a 1-2 cm del borde.

Pinchamos el interior de la masa con un tenedor para que no crezca en el horno, y cubrimos con una capa fina de mermelada, que habremos calentado previamente en el microondas para que no esté tan espesa. Así será más fácil de repartir con una brocha pastelera o una cuchara.

Preparación de las manzanas

Descorazonamos las manzanas, las pelamos y las cortamos por la mitad. Cortamos a su vez cada mitad en láminas finas, con una mandolina o un cuchillo bien afilado.

Disponemos las láminas de manzana sobre el hojaldre, superponiéndolas ligeramente. Repartimos por encima la mantequilla cortada en trocitos, espolvoreamos todo con azúcar y pintamos el borde del hojaldre con huevo batido.

Horneado y presentación

Horneamos durante unos 20 minutos, o hasta que tenga un bonito color dorado. Mientras tanto, mantenemos la mermelada ligeramente caliente. Una vez fuera del horno, pintamos de nuevo las manzanas con la mermelada.

Trucos y consejos para triunfar siempre

Trucos y consejos para triunfar con la Tarta De Manzana

Esta receta de tarta de manzana clásica es tan fácil que la única dificultad será esperar un poco para devorarla sin quemarte, aunque en realidad se puede comer caliente o fría, ¡pruébala de las dos maneras!

Procura, eso sí, que el horno haya alcanzado la temperatura adecuada antes de introducir la tarta, y vigila que no se caliente demasiado o las manzanas podrían chamuscarse antes de tiempo. Es una buena idea disponer de un termómetro de horno para comprobarlo, y si la manzana se dora demasiado rápido, prueba a cubrir tu tarta con un trozo de papel de aluminio.

Cuanta mayor sea la calidad de las manzanas y mejor su punto de maduración, más rica te saldrá la tarta. La fruta demasiado madura se puede aprovechar para hacer mermelada o compota, pero una buena tarta clásica requiere manzanas lustrosas para lograr el mejor sabor y lucir como si fuera de una pastelería profesional.

El postre más versátil: otras recetas de tarta de manzana que te encantarán

Una vez tengas dominada la receta clásica, puedes animarte a probar otras variedades de la tarta de manzana para sorprender en casa. Deja volar tu creatividad y anímate a innovar con tu propio toque personal.

Manzana bien acompañada

Consigue sabores diferentes combinando las láminas de manzana con otras frutas, por ejemplo pera, melocotón o ciruelas, o dale un toque tropical con mango, piña o papaya.

Doble ración de fruta

Si no quieres restar protagonismo a la manzana, prueba a cubrir el hojaldre primero con una capa de compota casera o artesanal de esta fruta, y distribuye encima las láminas de la forma habitual. ¡Doble sabor!

El viaje de las especias

Espolvorea las manzanas antes y después de hornear con tus especias aromáticas favoritas. La canela nunca falla, pero puedes probar también con un toque ligero de nuez moscada, jengibre, cardamomo, anís, vainilla o ralladura de limón o naranja.

Los mejores maridajes y acompañamientos para triunfar

Ya hemos comentado que una tarta de manzana clásica se puede degustar recién hecha, calentita, o fría, dejándola reposar un poco. Con el hojaldre de Buitoni y sus 196 capas de hojaldrado estará siempre en su punto perfecto, crujiente y fresca.

Por sí sola es ya un manjar irresistible que puedes servir de postre, en la sobremesa o la merienda, o incluso puede formar parte de un desayuno dulce o brunch de domingo. Si quieres lucirte de verdad, anímate a probarla con estos acompañamientos.

Bebidas para todos los públicos

La manzana es una fruta que combina muy bien con todo tipo de maridajes líquidos. Los mayores la disfrutarán con una copa de vino dulce afrutado o un buen café solo y aromático, y los niños estarán encantados tomándola con un vaso de leche o de chocolate, frío o caliente. También marida muy bien con cualquier bebida vegetal. Y pruébala con infusiones florales o un buen té de especias.

¡Más fruta!

Puedes servir la tarta con una selección de frutas de temporada que añadan color y sabor al plato. Por ejemplo, fresas y fresones, frambuesas o arándanos, o una variedad de frutos del bosque. Si lo prefieres, prepara una compota rápida cociendo la fruta con un poco de azúcar, dejando que reduzca, y sírvela fría.

Salsas y toppings muy golosos

Prueba a coronar tu tarta con salsa de chocolate caliente, toffee casero, dulce de leche o un sirope o coulis de fruta. Y, por supuesto, tendrás un postre fetén si añades una bola de helado de vainilla, unas hojitas de hierbabuena, nata montada casera, coco rallado o un crujiente de frutos secos. Si no te decides por una sola opción, lleva todos los toppings a la mesa y deja que cada comensal se sirva a su gusto.

ofrece:

Si quieres descubrir más recetas y trucos para cocinar con masa de hojaldre, empanada, brisa u obleas, te lo contamos todo en el Espacio Triunfa con Buitoni.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios