Receta de cabezas de cordero al horno, un receta de casquería asada

Receta de cabezas de cordero al horno, un receta de casquería asada
Sin comentarios
4 votos

Cuando era pequeño no entendía la guerra que se montaba en la cocina de mi abuela Edesia, orensana de pro, entre Vicente, mi padre, y mi tía Tere cuando casi disputaban las cabezas de cordero que 'la Ede' asaba en el horno.

A medida que crecía entendía aquella devoción casquera que en casa, cuando yo era pequeño, no terminaba de comprender al montarse otros auténticos rosarios a costa de las filloas de sangre que hacía la tía Sinda.

Cuando dejé de ser un tierno infante me percaté de todo lo que había pasado y me dí cuenta de lo que me había perdido, aunque no era tarde, sobre todo cuando me inicié en el mundo de los zarajos, los sesitos de cordero y los riñones.

Hoy emulamos esa receta, dándole un encanto extra a costa del perejil, del ajo y del pan rallado, para crear una costra dorada en nuestro amado lechal para llevarlo un peldaño más allá.

Ingredientes

Para 1 personas
  • Cabeza de cordero 1
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra molida
  • Diente de ajo 2
  • Mantequilla 80 g
  • Pan rallado
  • Perejil fresco hojitas 15

Cómo hacer cabezas de cordero al horno

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 30 m
  • Cocción 30 m

Partimos la cabeza por la mitad si no estuviera ya partida y pintamos la cara interna con un poco de aceite de oliva y salpimentamos.

Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente, pues la necesitamos en textura pomada, y picamos el ajo en brunoise fina y el perejil también muy fino.

Mezclamos el ajo, el perejil, la mantequilla y vamos agregando pan rallado hasta que la masa tenga una consistencia seca.

Precalentamos el horno a 180 ºC, introducimos la cabeza —la del cordero, no seáis brutos— y lo asamos durante 15 minutos a 180 ºC.

Pasados ese tiempo, sacamos la cabeza de cordero del horno, la untamos con la masa que hemos preparado en las partes tiernas de la cabeza, volvemos a meter al horno y gratinamos hasta que quede dorado y crujiente.

4 votos

Con qué acompañar las cabezas de cordero al horno

Siguiendo el festival casquero y del cordero creo que podríamos hacer un menú a costa de lechales con unas chuletillas a la brasa —o al horno—, rematando el menú con una paletilla asada y dándonos un pequeño festín de casquería con los zarajos fritos, los riñones al Jerez y haciendo una asadura con pulmones, corazón e hígado.

El resto de cortes de carne menos nobles como falda y cuello podemos utilizarlos para esta caldereta de cordero.

En DAP | 29 recetas de cordero y cabrito para sorprender a la familia en Navidad
En DAP | La guía definitiva de la casquería, según el rey de las vísceras: cómo escogerla, cómo cocinarla

Temas
Inicio