Publicidad

Receta de ensalada Cobb, la completa ensalada con aguacate, pollo, huevo y bacon que alimentó al Hollywood clásico

Receta de ensalada Cobb, la completa ensalada con aguacate, pollo, huevo y bacon que alimentó al Hollywood clásico
Sin comentarios
4 votos

Seguramente todos nos hemos tenido que enfrentar alguna vez a llegar tarde a casa, tener mucho hambre y que la nevera estuviera bajo mínimos. Con esa tesitura no son pocos los platos que podemos llegar a improvisar, recurriendo a lo primero que tengamos por casa.

Lo que no es tan habitual es crear un plato ya considerado histórico con los retazos de esos olvidos en el frigo. Algo así ocurrió en el año 1937 cuando en el restaurante The Derby Crown de Vine Street (en pleno Hollywood), Bob Cobb, director del restaurante, tuvo que sacarse de la manga una cena para Sid Grauman, amigo y magnate del entretenimiento hollywoodiense de la época.

Cuando acudió a su cocina vio que más allá de un poco de pollo frío, unas lonchas de bacon, algunos huevos cocidos, tomates, lechuga y un poco de queso, no había mucho más, así que decidió montar una ensalada con todos los ingredientes que allí se le presentaron. El resultado gustó tanto a Grauman que al día siguiente volvió al The Derby Crown y pidió "la ensalada Cobb".

La fama de ésta se fue extendiendo y expandiendo sus tentáculos por el Hollywood dorado, ya que The Derby Crown era un restaurante que estaba cerca de los grandes estudios de la época y cuyo primer restaurante (abierto en 1926 ubicado en el 3400 de Wilshire Boulevard) fue fundado por Jack L. Warner (propietario de los estudios Warner) y Herbert Solomon (director, productor y primer marido de la actriz Gloria Swanson) y regentado por Wilson Mizner.

Esa proximidad a los estudios permitía que en sus mesas se cerrasen acuerdos o, según diversos rumores, hubiera incluso pedidas de matrimonio, como la de Clark Gable a Carole Lombard. En aquel frenesí, que también servía como cuartel de operaciones para la prensa rosa (lógico, con tanto actor a la vista) dos de las columnistas estrella del papel cuché de Hollywood como Louella Parsons o Hedda Hopper también se convirtieron en habituales.

Lamentablemente, como el propio Hollywood, The Derby Crown tuvo su ocaso y acabó cerrando sus puertas en la década de los ochenta pero permanecerá para siempre la ensalada Cobb, de la que aseguraban haber servido más de cuatro millones de raciones en sus cincuenta años de historia.

Sea verdad o sea mentira la cantidad, sí sabemos los ingredientes principales de esta completísima ensalada donde hay pollo, hay queso, hay huevo y también una parte vegetal comandada por la lechuga y respaldada por el tomate. Se puede tomar fría, según lo que tengamos en el frigo y también podéis tomarla templada pero, apostéis por lo que apostéis, comprobaréis cómo hacer una sabrosísima ensalada al más puro estilo Hollywood.

Ingredientes

Para 5 personas
  • Pechuga de pollo en dados 200 g
  • Bacon en lonchas 8
  • Aguacate 1
  • Lechuga romana 0.5
  • Huevo de codorniz 12
  • Queso Roquefort u otro queso azul 75 g
  • Tomate cherry 150 g
  • Aceite de oliva virgen extra 30 ml
  • Vinagre de Jerez 10 ml
  • Mostaza de Dijon 5 g
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Cebollino ramitas 4

Cómo hacer ensalada Cobb

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 30 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 20 m

Ponemos en un cazo abundante agua a hervir con un chorrito de vinagre para cocer los huevos (yo elegí una docena de huevos de codorniz que tenía en casa, además son muy aparentes aunque guerrilleros para pelar, pero podéis cocer tres huevos de gallina). Cuando el agua hierva, añadís con cuidado los huevos y dejáis allí unos cinco minutos. Cuando pase ese tiempo, escurrís y los lleváis a agua fría para cortar la cocción.

Mientras los huevos se hacen podéis hacer las lonchas de bacon en una parrilla o sartén. Es importante que esté bien caliente y que las lonchas sean finitas para que luego sean bien crujientes. Con un par de minutos por cada lado es suficiente. Cuando estén listas, las escurrís en un plato con papel absorbente y dejáis que enfríen.

Desecháis el aceite de esa parrilla y, para no manchar más menaje, cocináis allí la pechuga de pollo. Yo recurrí a una pechuga de pollo de corral que salé y pimenté el día anterior, guardándola luego en la nevera dentro de una bolsa con cierre hermético. Si tenéis pollo cocinado en casa (sea asado, a la plancha o guisado) podéis trocearlo y usarlo. Si recurrís al pollo crudo, os recomiendo cocinar la pechuga en entero (en mi caso fueron unos 240 gramos), marcándola fuerte por ambos lados y dejar que se termine de hacer luego unos 12-14 minutos a fuego medio.

Apuesto por la pechuga entera porque queda más jugosa que si directamente hiciéramos unos filetes de pechuga porque estos quedan más secos pero si sois pocos en casa o tenéis el pollo fileteado no pasa nada, recurrid a él.

Elaboración Ensalada Cobb

Dejamos al pollo haciéndose y mientras pelamos los huevos de codorniz, partiéndolos en mitades y reservando. Hacemos lo mismo con los tomates cherry, que partiremos a la mitad y reservaremos. También podéis usar el tomate que tengáis a mano pero procurando que sea bastante dulce, porque tendrá una competencia dura con el resto de ingredientes.

Cuando tengamos el tomare y el huevo troceado vamos a por la lechuga, que puede ser de la variedad que queráis. La lavamos bien, la escurrimos y la partimos de forma algo basta en el bol sobre el que montaremos la ensalada. Podéis hacer esta operación con unas tijeras.

Cuando tengamos la cama de lechuga hecha, añadimos el aguacate. Cortamos por la mitad, quitamos el hueso y extraemos la carne con cuidado (debe estar maduro pero no blando) y lo cortamos en las láminas más finas que podamos mientras no perdemos de vista a la pechuga de pollo, que ya debería estar lista. Cuando esté en su punto, la retiramos del fuego y la troceamos en dados.

Con todos los ingredientes listos, vamos creando filas en nuestra ensalada (al gusto que queráis, aunque yo aposté por lo vegetal a un lado y lo animal al otro). Desmenuzáis el bacon frito con las manos y lo añadís, igual que los tomates, el pollo, el huevo y el aguacate. El penúltimo paso es añadir el queso azul, que debe estar hasta el último momento en la nevera para que no se ablande demasiado. En mi caso recurrí a una mezcla de Roquefort y un asturiano, el azul de Pría, pero podéis usar el queso que queráis.

En este caso, los azules le van bien porque son intensos y tienen un punto salado que nos ayudará a no añadir mucha sal (aunque podéis usar cualquier queso) a la vinagreta, que resolveremos mezclando en un tarro el aceite de oliva, el vinagre de Jerez, la sal y la pimienta.

Salseamos por encima nuestra ensalada Cobb y espolvoreamos finalmente con un poco de cebollino picado.

4 votos

Con qué acompañar nuestra ensalada Cobb

Huevo, pollo, bacon, aguacate y una parte vegetal hacen que por sí sola la ensalada Cobb sea una forma estupenda de rematar una cena de verano -o una comida-, incluso en cualquier época del año. Como es una ensalada consistente es mejor convertirla en el plato principal y preparar la cantidad justa -no le sienta bien la nevera porque el queso se hace muy potente y el aguacate se ennegrece un poco-.

Podéis rodearla de algunos entrantes ligeros y otros aperitivos, siendo perfecta para los que tengáis algunos remates de comida en la nevera y dando vía libre a vuestra improvisación (o alterando cantidades), ya sea en quesos, en carnes o con alguna otra hortaliza.

En Directo al Paladar | 21 recetas de ensaladas internacionales muy refrescantes para viajar a través de la cocina comiendo saludable
En Directo al Paladar | 57 ensaladas sin lechuga perfectas para el otoño

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios