Coliflor con bechamel, receta de un clásico que nunca pasa de moda

Coliflor con bechamel, receta de un clásico que nunca pasa de moda
Sin comentarios
112 votos

Esta receta de coliflor viene cargada de recuerdos y sensaciones de mi infancia. Era una de las pocas maneras en que soportaba comer coliflor, una verdura que he aprendido a adorar con el paso de los años y que ahora adoro y cocino de muchas maneras distintas. Pero en mis años mozos, con salsa bechamel era la única manera en que la disfrutaba.

El quid de la receta radica en dar el punto adecuado de cocción a la coliflor. Si nos pasamos, quedará blandurria y empapada en agua. Si nos quedamos cortos, dura. Aunque es preferible esto último, pues la coliflor se puede comer perfectamente cruda. Si nunca lo habéis hecho, os lo recomiendo fervientemente. Probadla en ensalada y veréis qué cosa más rica.

Para aportar un punto de sabor extra, se puede añadir una cucharadita de mostaza a la salsa. Y para una cobertura más crujiente, unas nueces o almendras picadas junto con el queso rallado. Esta receta de coliflor con bechamel admite múltiples variaciones, encuentra la tuya y disfrútala.

Ingredientes

Para 3 personas
  • Coliflor 1
  • Mantequilla 30 g
  • Harina de trigo 30 g
  • Leche 600 ml
  • Pimienta blanca molida
  • Sal
  • Queso rallado (tipo cheddar, gouda o emmental) 90 g

Cómo hacer coliflor con bechamel

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 40 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 25 m

Empezamos preparando la salsa bechamel, para tenerla lista cuando la coliflor esté cocida y podamos terminar el plato directamente. Para ello calentamos la mantequilla en una cacerola y añadimos la harina. Removemos para integrar y cocemos ligeramente, pero sin que llegue a coger color.

A continuación añadimos la leche, poco a poco. Cocemos durante 15 minutos al tiempo que removemos sin parar con unas varillas para deshacernos de los grumos que se puedan formar. Salpimentamos al gusto y reservamos.

paso a paso coliflor con bechamel

Limpiamos la coliflor, retirando las hojas verdes y el tronco que une los floretes o arbolitos (que guardamos para preparar, por ejemplo, una crema). Troceamos los floretes en piezas del mismo tamaño y los introducimos en una cacerola con abundante agua hirviendo.

Añadimos un puñadito de sal y cocemos la coliflor durante 8-10 minutos. Tiene que quedar ligeramente dura porque se terminará de cocer en el horno. Escurrimos bien, que no queden restos de agua, y repartimos en cazuelas aptas para horno, sobre una fina capa de bechamel.

Cubrimos cada cazuela con el resto de la salsa y espolvoreamos queso rallado por encima. Introducimos en el horno, precalentado a 220 ºC con calor arriba y abajo, y cocemos durante unos 10-15 minutos o hasta que la superficie esté dorada. Servimos inmediatamente.

112 votos

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Con qué acompañar la coliflor con bechamel

Si no tenéis mucha hambre, un plato de coliflor con bechamel y un poco de pan serán suficientes para llenar vuestros estómagos. Pero nosotros solemos servirlo como entrante de un menú más completo. Escoge tu segundo plato entre nuestra variedad de recetas de pescado, carne o verduras. Hay recetas para todos los gustos.

En Directo al paladar | Receta de coliflor asada con costra y salsa de queso, tan sabrosa que la vas a querer comer siempre de esta manera
En Directo al paladar | Coliflor en adobo, la versión vegana de una receta filipina que transforma por completo esta verdura

Temas
Inicio