Compartir
Publicidad
Publicidad

Puding o budín de cabracho. Receta familiar para quedar muy bien

Puding o budín de cabracho. Receta familiar para quedar muy bien
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este pastel de pescado, que en casa de mis abuelos unos llamaban puding y otros budín, siempre ha sido una de nuestras recetas preferidas para las comidas de primavera y verano, ya que siempre apetece cortarse una porción, añadir la salsa y disfrutar de una comida o una cena sin tener que preparar nada. Para tener listo el puding o budín de cabracho, solo hay que hacer esta receta familiar para quedar muy bien. Una vez hecho el pastel de cabracho, lo que nos sobre y dejarlo en la nevera, viendo cómo va desapareciendo rebanada a rebanada.

Además de cómodo para comer, una vez está listo, este pastel de pescado abre muchas posibilidades ya que se puede comer frío o caliente, solo o con salsa. Dentro de ese capítulo, funciona muy bien tanto con mayonesa, con salsa rosa o mayopesto. También podéis servirlo con salsa de tomate frito. De hecho mi forma preferida es tomar este puding de cabracho frío con salsa de tomate frito caliente, consiguiendo así un contraste de temperaturas muy agradable.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Cabracho 1 kg
  • Huevos 4
  • Salsa de tomate 2 cucharadas, aprox 30 g
  • Nata líquida 50 ml
  • Mayonesa 50 ml
  • Aceitunas 4

Cómo hacer puding o budín de pescado

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h
  • Elaboración 30 m
  • Cocción 30 m

Aunque el cabracho tenga fama de tener muchas espinas, la mayoría de ellas están en la parte externa del pescado y en el interior tiene las mismas que cualquier otro. Además, si el pescadero nos saca los lomos, prácticamente no tendremos dificultad en cocerlo y retirar las pocas espinas que puedan haber quedado para hacer un pastel, puding o budín lleno de sabor. Merece la pena hacer el pastel con este pescado porque es mucho más sabroso que si hacemos un pastel de merluza, pescadilla o corvina.

Cocemos pues el cabracho durante 20 minutos en agua con sal. Una vez cocido y cuando ya no queme, retiramos las espinas y desmenuzamos la carne. Yo prefiero hacerlo a mano y no triturar con batidora porque me gusta más la textura como la del atún desmigado, mejor que la de un mousse o patê de pescado, pero eso a vuestro gusto.

Batimos los huevos, los mezclamos con el pescado y la nata y los metemos en un molde de cake previamente enharinado para que no se nos pegue en los bordes y podamos desmoldar fácilmente. Horneamos a 180º durante 40 minutos, y antes de sacar el pastel del horno, metemos una brocheta para comprobar que sale limpia.

Desmoldamos el pastel de cabracho y lo pasamos a una fuente donde lo serviremos cortando rodajas para cada comensal. Para decorarlo, me gusta extender una cucharada de mayonesa solo para la parte superior y decorar con unas aceitunas cortadas, tiras de pimiento rojo asado y unas huevas, pero podéis usar vuestra imaginación y hacerlo a vuestro gusto. Lo que sobre, lo envolvemos en film o en papel aluminio y lo conservamos en la nevera donde aguantará perfectamente durante tres o cuatro días.

Pastel De Cabracho

Con qué acompañar el puding o budín de pescado

El pastel de cabracho, que en casa siempre hemos llamado puding o budín de pescado, se sirve con salsa mayonesa y/o salsa de tomate frito frío o caliente, para que cada cual lo prepare a su gusto. También está delicioso con salsa mayopesto, una mezcla de mayonesa y pesto de albahaca que le va estupendamente a los platos de pescado.

En Directo al Paladar | Salmón al horno, la receta más fácil del mundo
En Directo al Paladar | Arroz caldoso de marisco

¿Te ha gustado esta receta?
Guardar
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos