Sigue a

reduccion_pedro_ximenez.png

Tanto para aderezar postres, aperitivos o platos principales, la reducción de Pedro Ximénez es un aderezo genial. Este vino dulce proporciona contrastes de sabor que satisfacen generalmente a todos los paladares y su elaboración es muy sencilla.

Nuestra versión para platos salados, donde ofrecerá un contrapunto de sabor, la elaboramos con 300 mililitros de Pedro Ximénez y unos 80 gramos de azúcar. Hay quien también le añade glucosa, pero nosotros no la hemos utilizado nunca en esta elaboración.

En un cazo a fuego medio se introduce el vino y el azúcar, y se deja cocer aproximadamente media hora, hay que comprobar que haya reducido a la mitad, logrando una textura más densa. Recuerda remover de vez en cuando para que el azúcar se disuelva en el vino. No esperes a que quede demasiado espeso para retirarlo del fuego, pues una vez que se enfríe, adoptará la textura deseada.

Una vez lo hayas probado entra en juego tu paladar, si quieres ponerle menos azúcar porque el Pedro Ximénez ya es dulce (e incluso no añadirle nada) o si lo quieres para realzar el dulzor de un postre, entonces podrás añadir más azúcar. También se pueden agregar hierbas aromáticas, como el romero, poco antes de retirarlo del fuego para que desprendan todo su aroma.

Después puedes conservar la reducción de PX en un recipiente cerrado o mejor en un biberón para después salsear cómodamente.

Algunos ejemplos de recetas en los que se puede aderezar con la reducción de Pedro Ximénez son: Coca de peras y foie con reducción de Pedro Ximénez, Entrecot de ternera con fresones y reducción de PX, Ensalada de canónigos y fresones con su jugo aromatizado o la Pizza de pollo al Pedro Ximénez y aroma de romero.

No obstante, seguiremos incluyendo recetas con reducción de Pedro Ximénez, también esperamos recibir las vuestras, nos encantará probarlas. Esperamos haber respondido a las consultas que hemos recibido.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario