Vino

Cuando yo digo que no entiendo nada de nada sobre vinos, no lo digo por ningún extraño motivo, lo digo porque es totalmente cierto. Por eso cuando el otro día me acerque a una tienda de productos gourmets, una de las cosas que más me llamaron la atención fue lo que supe más tarde que era una caja de esencias de vino, llena de unos botecitos muy pequeños.

Con lo curiosa que soy, no pude por menos que preguntar que para que servía aquello. El chico que me atendió me mostro una caja de muestra que estaba abierta. Y en cuanto abrí el primer botecito y casi por instinto primario me lo lleve a la nariz, ya supe para que sirviera la preciosa caja.

Es realmente una herramienta muy útil para todas aquellas personas que estén interesadas en entrenar y educar su olfato para distinguir las diferentes notas olfativas que se pueden encontrar en los vinos.

¡Vótalo!

Editores 8

Comunidad 8,6

Actividad de la comunidad