Qué puedo comer hoy: ocho recetas para no complicarse la vida

Qué puedo comer hoy: ocho recetas para no complicarse la vida
Sin comentarios

Pueden ser múltiples los motivos que te llevan a no querer plantearte entrar en la cocina: porque no estás especialmente inspirado, porque en verano hace mucho calor para meterse en los fogones, porque el resto del año tienes mucho trabajo y no demasiado tiempo para cocinar, porque estás harto de comer siempre lo mismo, porque tienes un bar debajo de la oficina que borda la paella, la tortilla y el cocido… ¿Seguimos?

El caso es que creemos que no eres consciente de la cantidad de platos que, a nivel de complejidad, están al alcance de cualquiera, que los puedes preparar en un periquete y, por si todo esto fuera poco, que son mucho más saludables que cualquier cosa que te ofrezcan en un menú del día o, por supuesto, cualquier sitio de comida rápida. Así que ponte cómodo y tira para la cocina que aquí van ocho recetas sencillas y muy agradecidas.

1. Ensalada de garbanzos

No podemos ser más fans de los botes de legumbres, una conserva muy saludable que te permite llevar a cabo todo tipo de elaboraciones. Por ejemplo, esta ensalada de garbanzos con brócoli, cilantro y limón.

Ingredientes para 1 persona. 200 g de garbanzos cocidos, 2 tallos de brócoli, 4 tomates cherry, 3 pepinillos pequeños, 1 manojo de cilantro fresco, ajo granulado al gusto, tomillo seco o fresco al gusto, 1 limón, aceite de oliva virgen extram pimienta negra molida y sal.

Elaboración. Escurrir los garbanzos con suavidad bajo el grifo del agua y secar bien. Si se tienen ganas, pelar a mano para que la ensalada sea mucho más agradable en textura, y más digestiva. Una ración de garbanzos se hace rápidamente, apretando cada legumbre con suavidad. Disponer en una fuente. Lavar y secar muy bien el cilantro, sin necesidad de retirar completamente los tallos, muy aromáticos. Picar a conciencia a cuchillo, y añadir a la fuente. Cortar con un buen cuchillo el exterior de los tallo de brócoli, hasta dejar el núcleo central, casi blanco y muy tierno. Picar en cubitos pequeños, y añadir. Lavar, secar y trocear o picar los tomates. Picar también los pepinillos escurridos, y añadir todo a la fuente. Aderezar con ajo, tomillo, sal y pimienta al gusto. Añadir el zumo del limón y parte de su ralladura. Aliñar con un chorro de aceite de oliva virgen extra, remover bien y probar. Ajustar los aderezos al gusto y refrigerar hasta el momento de consumir. Será más sabrosa si la dejamos reposar un par de horas, pero es mejor no servirla helada.

ensalada de garbanzos

2. Ensalada César de brócoli

Te presentamos una versión diferente, a la par que saludable, de la auténtica ensalada César. Disfruta de esta vuelta de tuerca que, además, es saciante.

Lo único que vas a tener que decidir es si prefieres comer el brócoli crudo, que es como se suele recomendar, o cocerlo brevemente (lo idóneo para los paladares que no estén habituados). Lo importante es que se mantenga la textura firme del brócoli y que tengas el factor crujiente muy presente para esta elaboración.

Ingredientes para 2 personas. 1 brócoli grande (o 2 pequeños), 1 diente de ajo, 2 anchoas, 50 ml de zumo de limón y su ralladura, 10 ml de vinagre de manzana, 15 ml de mostaza de Dijon, 30 ml de mayonesa o yogur griego natural, 1 lechuga romana, queso parmesano rallado al gusto, picos integrales machacados al gusto, pimienta negra molida, aceite de oliva virgen extra.

Elaboración. Cortar los floretes del brócoli dejándolos en unidades pequeñas, procurando que más o menos tengan el mismo tamaño. Reservar los troncos para otra receta, como estos noodles. Lavar y escurrir con suavidad. Escaldar 2-3 minutos en agua hirviendo y enfriar rápidamente, o cocer al vapor en el microondas, solo para romper la textura de verdura cruda, pero dejándolo firme y algo crujiente. También podríamos hacerlo al horno si lo tuviéramos encendido, o usarlo crudo. Machacar con un mortero o picar muy finas las anchoas junto con el diente de ajo hasta tener una pasta. Añadir la mostaza, el vinagre, el zumo de limón y la mayonesa o yogur (o mezcla de ambos) y empezar a batir con un tenedor o mini varillas. Agregar un chorrito de aceite de oliva sin dejar de batir hasta emulsionar y tener una salsa homogénea. Añadir 2 cucharadas de queso parmesano -cantidad al gusto- y mezclar bien. Probar y ajustar los ingredientes si fuera necesario. Disponer el brócoli en una ensaladera. Añadir la lechuga cortada en juliana y lavada, y mezclar. Incorporar la salsa y mezclar muy bien. Agregar por último ralladura de limón, pimienta negra recién molida y más queso al gusto, junto con unos picos integrales a modo de picatostes.

brocoli

Receta completa | Ensalada César de brócoli

3. Crema de puerro y queso azul

Si hablamos de una receta healthy y versátil a más no poder, no podemos obviar esta crema de puerro y queso azul que se puede servir fría: a modo de vichyssoise, untándola sobre unas ricas tostadas o como dip acompañado de una buena variedad de crudités. Pero también caliente: usándola como salsa o como acompañamiento de una pasta, unas patatas asadas, una carne,… ¡Cualquiera de las opciones será una gran elección!

Ingredientes para 2 personas. 1 puerro, 75 ml de nata líquida para cocinar, 100 g de queso azul y 15 ml de aceite de oliva virgen extra.

Elaboración. Pelamos el puerro, lo lavamos bien para retirar posibles restos de tierra y lo cortamos por la mitad a lo largo. Después cortamos cada mitad en tiras. Pochamos el puerro en una sartén con aceite, a fuego suave, hasta que esté tierno.A continuación añadimos la nata líquida y subimos el fuego para que entre rápidamente en ebullición. Solo queremos darle un hervor rápido y corto antes de incorporar, fuera del fuego, el queso azul troceado y removemos para que se funda un poco. Trituramos para obtener una crema homogénea y guardamos en la nevera para que se enfríe y coja cuerpo antes de servir.

crema de puerro

Receta completa | Crema de puerro y queso azul

4. Sándwich mixto

Aunque pueda parecer sencillo alcanzar la perfección con un sándwich de jamón y queso a la plancha, popularmente conocido como sándwich mixto (o bikini en Cataluña) , no lo es en absoluto. Si prestas un poco de atención a la técnica de su elaboración, utilizas ingredientes de calidad y le pones cariño, vas a triunfar. ¡No tengas duda!

Ingredientes para 1 persona. 2 rebanadas de pan de molde, mantequilla atemperada, 2 lonchas generosas de queso (o emmental o gruyère), 3 lonchas muy finas de jamón cocido (o de York).

Elaboración. Cortamos el pan en rebanadas de un dedo de grosor, conservando la corteza. Untamos ambas caras de las dos rebanadas con la mantequilla blanda, repartiéndola generosamente por toda la superficie. Montamos el interior del sándwich colocando primero una loncha de queso sin corteza, y encima el jamón fino formando olas para aportar textura. Disponemos sobre el jamón la otra loncha de queso y cerramos con la segunda rebanada de pan. Calentamos una plancha antiadherente con marcas de grill, a temperatura muy baja, y colocamos el sándwich, presionando suavemente para que se vaya tostando y fundiendo el queso. Si se usa sandwichera, pondremos el termostato al mínimo. Mantenemos la potencia suave y damos la vuelta al pan con la espátula para dorarlo por la otra cara y terminar de fundir el queso. Servimos inmediatamente, cortando el sándwich por la mitad, en diagonal si es cuadrado.

mixto

Receta completa | Sándwich mixto

5. Salmorejo de ciruela roja

No hace falta que sea verano para darte un homenaje con una versión diferente de esta sopa fría andaluza. Y lo mejor de todo es que no vas a tener que encender los fuegos para absolutamente nada. ¡Solo necesitas 10 minutos para tenerla lista!

Lo más importante es que tengas a mano unos buenos tomates, que estén maduros y que tengan sabor. Las ciruelas, en cambio, puedes usar esas que se han quedado demasiado tiernas en el frutero. Son las que mejor resultado te van a dar para este plato.

Ingredientes para 4 personas. 4 tomates maduros, 4 ciruelas rojas, 1 diente de ajo, 100 g de pan de hogaza seco, 75 ml de aceite de oliva virgen extra, sal.

Elaboración. Lavamos los tomates y las ciruelas. Cortamos en trozos, desechando los huesos en el caso de estas últimas. Colocamos ambos, junto con el diente de ajo pelado, en el vaso de un robot de cocina (también se puede usar una batidora de brazo) y trituramos a velocidad alta durante unos segundos o hasta obtener una especie de zumo. Troceamos el pan duro y lo agregamos a la mezcla anterior, que ayudará a que se hidrate más rápidamente. Sazonamos al gusto y trituramos de nuevo hasta que esté todo bien integrado. Terminamos el salmorejo programando el robot a máxima potencia durante cinco minutos, tiempo durante el cual dejamos caer el aceite de oliva en hilo fino, por el agujero de la tapa del robot. Así emulsiona y queda cremoso. Antes de servir es recomendable dejar el salmorejo de ciruela roja en la nevera un par de horas. Bien fresquito y con una guarnición de huevo duro y/o tacos de buen jamón y unos gajos de ciruela marcado en la plancha es como más se disfruta.

salmorejo ciruela

Receta completa | Salmorejo de ciruela roja

6. Yakisoba

Este plato típico de la cocina callejera japonesa se elabora a base de fideos fritos y verduras a las que se les puede añadir algún tipo de carne o marisco. ¡Admite infinidad de combinaciones!

Lo suyo, eso sí, es emplear fideos de trigo precocinados, aunque también se pueden usar fideos para ramen, fideos udon o cualquier otro tipo de fideos chinos de trigo. En cuanto a la salsa, en Japón se utiliza la salsa yakisoba, que en este caso da nombre al plato, que se encuentra fácilmente en establecimientos de comida asiática.

Ingredientes para 2 personas. 200 g de fideos noodles, 150 g de pechuga de pollo, 1 cebolleta, 1 zanahoria pequeña, medio pimiento verde, un trocito de jengibre fresco, 12 anacardos, 50 g de setas shiitake frescas, 1 diente de ajo, aceite de girasol y 80 ml de salsa yakisoba.

Elaboración. Calentamos abundante agua en una cacerola y, cuando a arranque a hervir, la retiramos del fuego y sumergimos los fideos para hidratarlos durante un par de minutos. Escurrimos y secamos. Pelamos la zanahoria y la cebolleta, lavamos el pimiento. Cortamos las verduras en tiras finas. Cortamos también la pechuga de pollo en láminas. Rallamos finamente el diente de ajo y el jengibre y cortamos las setas en láminas finas. Calentamos un poco de aceite en una sartén y freímos los fideos a fuego medio durante un par de minutos, volteando a mitad de tiempo. Los retiramos a un lado de la sartén, añadimos un poco más de aceite y rehogamos el pollo y el ajo. En cuanto el pollo cambie de color agregamos la zanahoria, la cebolleta, el pimiento, el jengibre y rehogamos a fuego fuerte, removiendo sin parar. Cuando estén al dente incorporamos las setas y la salsa yakisoba. Salteamos al tiempo que incorporamos los fideos para integrar bien todos los ingredientes. Servimos de inmediato, con los anacardos repartidos por la superficie. Los podemos dejar enteros o picar, al gusto.

yakisoba

Receta completa | Yakisoba

7. Pollo a la parmesana

En este caso "a la parmesana" no implica berenjenas, se llama así porque el pollo se acompaña de queso parmesano, además de queso mozzarella y varias capas de salsa de tomate. El resultado, como te podrás imaginar, es un plato realmente sabroso.

Para elaborarlo usamos una freidora de aire o airfryer, lo que nos permite ahorrarnos unas cuantas calorías. Pero otra opción es que frías las pechugas en abundante aceite caliente y, después, terminar el plato en el horno.

Ingredientes para 2 personas. 2 pechugas de pollo, 1 huevo, 30 ml de leche, 50 g de harina de trigo, 50 g de pan rallado, 3 g de hierbas provenzales, 3 g de ajo en polvo, 100 g de queso parmesano rallado, 30 g de salsa de tomate, 50 g de queso mozzarella rallado.

Elaboración. Salpimentamos las pechugas por ambas caras y reservamos. Condimentamos el pan rallado con las hierbas provenzales, el ajo en polvo y una cucharada de queso parmesano rallado. Batimos el huevo con la leche. Empanamos las pechugas de pollo pasándolas por harina, huevo y pan rallado condimentado. Las colocamos en la cesa de la freidora de aire o airfryer, precalentada a 180 grados, y programamos 20 minutos. Transcurrido este tiempo cubrimos cada pechuga con una capa de salsa de tomate, más queso parmesano rallado y mozzarella rallada al gusto. Programamos otros cuatro minutos a 180 grados para que se gratine el queso. Servimos inmediatamente, acompañadas de una ensalada de hojas verdes, tomate aliñado o cualquier otra verdura de nuestro gusto.

pollo parmesana

Receta completa | Pollo a la parmesana

8. Atún a la plancha

Pocas recetas están a la altura de una buena pieza de atún rojo fresco en temporada cocinada a la plancha. Aunque debes saber que este saludable pescado azul también se puede disfrutar todo el año de una manera bastante satisfactoria.

Ingredientes para 1 persona. 1 filete grueso de atún fresco o descongelado, sal, aceite de oliva virgen extra, perejil fresco (opcional) y limón (opcional).

Elaboración. Si partimos de atún precongelado, que será el formato habitual que encontremos todo el año y el más seguro si nos gusta muy poco hecho, debemos dejarlo descongelar la víspera en la parte menos fría de la nevera, sobre una rejilla en un plato que recoja los jugos. En cualquier caso, conviene dejarlo atemperar fuera del frigorífico un rato, según la temperatura ambiente, a salvo de posibles insectos y de la luz directa. Además, podemos salarlo por ambas caras y dejarlo sobre dos o tres hojas de papel de cocina para que la sal suavice su carne y extraiga parte del agua, o podemos dejarlo en una salmuera. Antes de cocinarlo, secar bien con papel de cocina limpio. Calentar a fuego medio-fuerte una buena plancha antiadherente, sobre la placa de cocina, brasas o usando una plancha eléctrica, lisa o tipo parrilla. Una vez caliente, engrasar ligeramente con aceite de oliva virgen extra y añadir el pescado, presionando un poco con una espátula para marcarlo mejor y que se caramelice un poco.Controlar el punto de cocción sin perder de vista el exterior del pescado. Pasados un par de minutos, dar la vuelta con una espátula y cocinar por la otra cara hasta que esté al gusto. Retirar a un plato y servir con perejil picado, sal y/o zumo de limón al gusto.

atun plancha

Receta completa | Atún a la plancha

En DAP | 61 recetas rápidas, frescas y ricas para la jornada intensiva de verano

En DAP | Las 13 mejores recetas con avena, para desayunar, comer o cenar: un cereal que además de rico, es muy saludable

Temas
Inicio