Compartir
Publicidad

Receta de bizcochitos de ciruela, la forma más deliciosa de incluir fruta en nuestro desayuno o merienda

Receta de bizcochitos de ciruela, la forma más deliciosa de incluir fruta en nuestro desayuno o merienda
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nos encanta la variedad de frutas que hay en la época calurosa del año, especialmente las ciruelas. Lo malo es que las tenemos de golpe en gran cantidad y ello nos obliga a idear nuevas formas para darles salida y evitar que se pierdan. Por eso nos gustó descubrir esta receta de bizcochitos de ciruela.

En realidad este bizcocho podría valer para cualquier tipo de fruta, o incluso para una combinación de distintas frutas. La masa es muy esponjosa y al mezclarse con la fruta, más fuerte y más ácida, el resultado es totalmente delicioso.

Ingredientes

Para 6 unidades
  • Ciruelas 350 g
  • Harina 175 g
  • Levadura química 1/2 sobre
  • Huevo 1
  • Leche 125 ml
  • Mantequilla 70 g
  • Azúcar moreno 60 g
  • Harina (para la cobertura) 3 cucharadas
  • Mantequilla (para la cobertura) 15 g
  • Canela molida (para la cobertura) 1 pizca
  • Nuez moscada molida (para la cobertura) 1 pizca

Cómo hacer bizcochitos de ciruela

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 50 m
  • Elaboración 25 m
  • Cocción 25 m

Empezamos lavando las ciruelas, las partimos por la mitad, las cubrimos con agua hirviendo y las dejamos templar. Las escurrimos, deshuesamos, pelamos y troceamos. Tamizamos la harina con la levadura y las reservamos.

Batimos el huevo con la leche, el azúcar y 50 g de mantequilla. Mezclamos ambas preparaciones, añadimos la fruta que teníamos reservada y removemos. Precalentamos el horno a 180ºC.

Preparamos la cobertura mezclando todos los ingredientes hasta obtener una pasta desmigada. Distribuímos la masa de ciruela en 6 moldes y repartimos por encima la pasta desmigada. Hornear unos 25 minutos.

dap-paso-a-paso-4.jpg

Con qué acompañar los bizcochitos de ciruela

Esta receta de bizcochitos de ciruela es ideal para presentar en la merienda, acompañada de un vaso de leche fría y nuestra mermelada preferida. Podemos hornearlos tanto en moldes individuales como en cápsulas de magdalenas, en el primer caso mejor untarlos de mantequilla para que no se peguen.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio