Receta de pastel de ciruelas, almendra y romero: un esponjoso bizcocho de fruta para el final del verano

Receta de pastel de ciruelas, almendra y romero: un esponjoso bizcocho de fruta para el final del verano
Sin comentarios
19 votos

Las ciruelas, en sus numerosas y coloridas variedades, están presentes casi todo el verano, pero es a finales de la estación cuando reinan más en los mercados y nos anuncian el otoño. En gran parte de Europa los árboles están a rebosar y muchas familias están atareadas preparando compota, mermelada, ciruelas secas y, por supuesto, dulces y pasteles, como este con almendras y romero. Una dulce despedida del estío.

También es buena época para encontrar romero fresco en el campo o nuestro huerto de aromáticas, y es una hierba fabulosa para dar un sabor muy especial a los bizcochos y pasteles. Aunque Nigel Slater, el autor británico de quien hemos adaptado la receta, nos permite prescindir de ella, nosotros recomendamos ferviertemente hacer el esfuerzo y comprobar que hay hierbas que funcionan igual de bien en salado como en dulce.

Es una receta sencilla que solo requiere un especial cuidado en cremar bien la mantequilla blanda con el azúcar, y añadir los huevos poco a poco, atemperados, para que no corten la mezcla. Con ello lograremos una miga tierna y esponjosa, que abrazará las ciruelas en su interior, pues al poner mitades grandes de fruta estas se hundirán durante el horneado.

Ingredientes

Para 8 personas
  • Mantequilla sin sal y un poco más para engrasar, atemperada 150 g
  • Azúcar y un poco más para espolvorear 120 g
  • Huevo L, atemperados 3
  • Esencia de vainilla 2.5 ml
  • Sal (1/2 cucharadita) 2 g
  • Harina de repostería 110 g
  • Levadura química (y 1/2 cucharaditas) 6 g
  • Almendra molida 75 g
  • Ciruelas (aproximadamente) 400 g
  • Almendra laminada al gusto
  • Romero fresco un par de ramitas, o una cucharadita seco

Cómo hacer pastel de ciruelas, almendra y romero

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 10 m
  • Elaboración 25 m
  • Cocción 45 m
  • Reposo 20 m

Precalentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo, o a 170ºC con aire. Engrasar con mantequilla un molde antiadherente redondo de fondo desmontable, de unos 20-22 cm de diámetro. Si la calidad antiadherente no es muy buena, espolvorear además con harina tamizada y sacudir el exceso.

Disponer la mantequilla troceada, bien blanda, en un recipiente amplio con el azúcar, y batir con batidora eléctrica de varrillas unos minutos, hasta que el azúcar se disuelva y se obtenga una crema algo esponjosa; habrá que parar y rejuntar la mezcla con una espátula un par de veces.

Pastel de Ciruelas. Pasos

Batir los huevos con un tenedor en un cuenco aparte, solo para romper las yemas, y añadirlos poco a poco, batiendo a velocidad baja. Si se corta, agregar una cucharada de harina y batir un poco. Incorporar la vainilla, opcional. Tamizar aparte la harina con la levadura y la sal, y echar la mezcla poco a poco, batiendo entre cada añadido.

Incorporar la almendra molida y combinar con una lengüeta suavemente. Llenar el molde con la masa, homogéneamente. Lavar y secar las ciruelas, y el romero fresco. Cortar la fruta por la mitad, sacar el hueso y distribuir en la masa, corte hacia arriba, hundiéndolas solo ligeramente. Si son muy grandes, cortar en gajos. Espolvorear con azúcar, almendra laminada y colocar las ramitas de romero por encima.

Pastel Ciruelas Corte

Hornear durante unos 45-55 minutos; el tiempo dependerá del tamaño del molde, la potencia del horno y si se ha usado aire o no. Debe estar dorado y pasar la prueba del palillo, pinchándolo en el centro. Sacar, dejar 20 minutos y pasar un cuchillo por el borde para desmoldar. Se puede tomar templado o totalmente frío. El romero no se come.

19 votos

Con qué acompañar el pastel de ciruelas

Esponjoso y jugoso, con la explosión de la fruta en su interior, este bizcocho de ciruelas no pide nada más que alguna bebida para acompañarlo, según nuestra edad y la hora a la que lo estemos disfrutando. Leche o bebida vegetal sin más, café, té o un batido serán buenas opciones, así como una copa de vino rosado fresco y afrutado, o un licor dulce. Si queremos vestirlo de postre con más categoría, podemos añadirle nata montada casera, chantilly o helado de vainilla o turrón.

En Directo al Paladar | Tarta de higos, ciruelas y almendra: receta suiza de postre de verano
En Directo al Paladar | Pastel levado de ciruelas y almendras o Hefekuchen: receta dulce de panadería

Temas
Inicio