Compartir
Publicidad

Las 11 mejores recetas de la cocina cántabra

Las 11 mejores recetas de la cocina cántabra
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La gastronomía española es una de las más ricas y variadas del mundo, aunque parezca algo pretendioso hacer esa afirmación. Pero si hoy en día tiene tanta fama, debe ser por algo, y cuanto más conozco los platos de otras regiones, más me enamoro de ella. Es difícil elegir solo una pero tengo que admitir que en el norte se come de maravilla, como demuestran, por ejemplo algunas de las mejores recetas de la cocina cántabra.

La gastronomía de Cantabria está íntimamente ligada a sus paisajes, con el litoral pesquero, las cuencas fluviales, las montañas y los valles pasiegos. La cocina marinera es una de sus señas de identidad, sin desmerecer los productos de ganadería, los platos de cuchara, excelentes verduras y una gran selección de productos lácteos. Sus dulcestradicionales tampoco se quedan atrás, en los que la mantequilla juega un papel fundamental y delicioso.

Las mejores recetas de la cocina cántabra

1. Almejas a la marinera

Almejas

Uno de mis platos favoritos para empezar cualquier menú, ya sea de fiesta o en el aperitivo de cualquier día del año. El título es algo impreciso porque hay mil formas de preparar las almejas a la marinera, aunque seguro que ninguna decepciona. En Cantabria, como en todo el litoral del norte, tienen almejas de gran calidad y saben cocinarlas como nadie, sin tener que complicarse demasiado la receta.

Diría que los cántabros suelen optar por una salsa tipo verde, en la que no falta un toque de vino blanco, ajo y perejil, también un poco de cayena. A mí me gusta también la variante con pimentón o incluso con tomate, pero en cualquier caso, como siempre, hay que buscar materia prima de buena calidad.

Enlace | Almejas en salsa verde

2. Rabas de calamar

Rabas

Los calamares a la romana, o calamares rebozados y fritos, son un clásico de la oferta de tapeo de cualquier lugar del país. Pero en Cantabria encontraremos sobre todo las famosas rabas, jugosas por dentro y con ese rebozado crujiente y dorado tan adictivo. Son especialmente típicas en los bares de Santander, en los que cada casa tiene su toque y su secreto particular.

Para recrear este picoteo en casa podemos simplemente confiar en nuestra receta preferida de calabares rebozados, cortándolos en tiras en lugar de anillas. El secreto está en usar buenos ingredientes de calidad, una harina no demasiado refinada, buen aceite y procurar que las rabas estrén bien frías antes de freír.

Foto | Koldo Miranda
Enlace | Calamares a la romana

3. Anchoas

Anchoas

Si se visita Cantabria, hay que comer anchoas. A mí me gustan mucho para usar en todo tipo de platos, pero tengo que reconocer que cuando se invierte en unas buenas anchoas del Cantábrico de calidad, la diferencia es abismal. Simplemente con un aliño de aceite de oliva y acompañadas de buen pan pan ya son puro manjar a cualquier hora.

En Cantabria hay una larga tradición de pesca y procesado de los bocartes, el boquerón que llega a las costas de la región en primavera. Se preparan ahumadas, en salazón o en aceite de oliva, y pueden dar mucho juego en todo tipo de recetas más o menos creativas. A mí me encantan en una ensalada con tomates de temporada y quizá unos pimientos rojos asados.

Enlace | Carpaccio de tomate

4. Caricos estofados o alubias rojas de Cantabria

Caricos

Cuando viajo por España me gusta conocer las legumbres típicas de cada zona, y si encuentro una tienda de las de antes en las que se venden especialidades a granel, son un souvenir perfecto. En Cantabria descubrí los caricos, una deliciosa alubia roja con forma redondeada y de calibre pequeño que nos alegró mucho las comidas de aquel invierno.

Los caricos estofados se pueden preparar de muchas maneras, pero yo quise hacer un plato viudo para darles todo el protagonismo. Claro que quizá lo más tradicional es cocinarlos con chorizo y algo más de carne, como costilla adobada o jamón. En cualquier caso, hará las delicias de los amantes del cuchareo. Son alubias muy tiernas, sabrosas y con la piel fina y suave.

Enlace | Caricos estofados o alubias rojas de Cantabria. Receta en olla express

5. Sorropotún

Sorropotún

Este plato lo tiene todo para gustarme: un vínculo estrecho a su tierra y tradiciones, alma marinera, caldo consistente de cuchara y un nombre sonoro y con carácter. Si os gusta el marmkitako no os podéis perder la versión cántabra del guisto de pescado azul y patatas por excelencia. El sorropotún se cocina típicamente en San Vicente de la Barquera sin tomate ni pimiento choricero, siendo clave el pochado previo de la cebolla para oscurecer el caldo.

Enlace | Receta de sorropotún de bonito

6. Cocido montañés

Cocido Montañés

¿Qué sería de nuestra gastronomía tradicional sin la receta típica de cocido de cada región? Quien dice cocido dice puchero, fabada, olla o guiso, al final hablamos de una olla en la que se cuecen legumbres con otros ingredientes típicos de cada zona, normalmente con verduras, carnes y embutidos. Sobre todo, que alimente. En Cantabria tenemos dos cocidos tradicionales, siendo el montañés el más curioso por prepararse con alubias blancas.

Como todas las receta típicas podemos ver variaciones según la tradición de cada casa, por ejemplo usando repollo blanco en lugar de la típica berza verde y rizada. En el fondo no importa mucho, lo bueno de estos platos es que son profundamente reconfortantes y admiten las variaciones que nos apetezcan.

Foto y receta de cocido montañés | Pasen y Degusten

7. Pudin de cabracho

Puding

También conocido como pastel de pescado, puding o budin, el pudin de cabracho es muy típico de la cocina cántabra, si bien también se puede encontrar en otras regiones. Siempre ha sido tradicional para las mesas navideñas pero hoy en día merece la pena prepararlo en cualquier momento del año, sobre todo cuando más aprieta el calor.

Lo más típico es servirlo con mayonesa, salsa rosa o tomate frito casero, una vez reposado en la nevera y acompañado de tostas de pan. La verdad es que no es complicado de preparar y el sabor y la textura suelen gustar a todo el mundo, es muy versátil y siempre luce bien en la mesa, si tenemos un poco de arte en el emplatado.

Enlace | Puding o budín de cabracho. Receta familiar para quedar muy bien

8. Cocido lebaniego

Cocido Lebaniego

Y aquí está el otro gran plato de cuchara cántabro, el cocido típico de Liébana aunque extendido cada vez más a otras regiones. Este plato se prepara con garbanzos pequeños de la zona, repollo y patatas, añadiéndose la carne de los animales de granja de cada casa. Hoy normalmente se prepara con copango de matanza, carne de ternera y el relleno tradicional, a base de miga de pan con leche, huevo, chorizo y perejil.

Foto y receta de cocido lebaniego | Postureo Cántabro

9. Sobaos pasiegos

Sobaos

Recuerdo que mi madre a veces nos compraba unos sobaos para la merienda, pero ay, qué inocente era al pensar que eso era un sobao de verdad. Quien no ha probado los sobaos pasiegos auténticos, preparados con mantequilla local siguiendo la receta tradicional, no sabe lo que se pierde. El aroma a pura mantequilla y esa miga dorada y jugosa es increíble, irresistible. Es uno de esos dulces tradicionales que desmuestran que no hacen falta cremas, frostings ni florituras para ser pura delicia.

Enlace | Receta de sobaos pasiegos

10. Quesada pasiega

Quesada

Otro suculento ejemplo de la tradición ganadera cántabra y sus excelentes productos lácteos. En casa puede ser difícil recrear la receta más típica de la quesada autética, porque no disponemos del queso pasiego fresco, pero sí podemos comprar leche fresca y cortarla con cuajo, o usar queso fresco de calidad. No será exactamente lo mismo, pero saldrá una quesada deliciosa. Eso sí, cuando tengáis oportunidad de probar una tradicional, no lo dudéis.

Enlace | Quesada pasiega tradicional. Receta

11. Hojaldre

Hojaldre

Sabía que en Cantabria se pueden encontrar dulces de hojaldre en casi todas las pastelerías de cualquier pueblo, pero no estaba preparada para que me fascinara de esa manera. ¡Qué diferencia hay entre un hojaldre mediocre y uno artesano de calidad! Un simple bocado de hojaldre, sin nada más, puede ser un bocado exquisito, con ese sabor a mantequilla auténtica y finísimas capas crujientes aireadas.

Merece la pena probar cualquier especialidad, desde las corbatas de Unquera a las polkas, pasando por los lazos o la tarta de hojaldre y almendras de Torrelavega. Para rememorar esos dulces en casa podemos intentar hacer nuestro hojaldre casero, o invertir en uno de buena calidad y preparar un postre en formato individual, con un toque de almendras en la cobertura o en el relleno.

Enlace | Estrellas de hojaldre rellenas de crema de almendra

Estamos seguros de que nos faltan muchas recetas tradicionales de la cocina cántabra que sin duda merece la pena probar. ¿Con qué platos completaríais este listado? ¿Cuál es vuestra receta o producto favorito de la gastronomía de Cantabria?

En Directo al Paladar | Las 17 mejores recetas de la cocina balear
En Directo al Paladar | Las 11 mejores recetas de la cocina andaluza

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos