Compartir
Publicidad

Receta de mejillones en salsa picante de tomate

Receta de mejillones en salsa picante de tomate
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Últimamente, parezco el tonto de los mejillones pero es que en el mes de agosto encontramos estos deliciosos moluscos a un precio excelente y con una calidad impresionante y da gusto cocinarlos cada vez de una forma diferente. Tras unas cuantas recetas con sabores más suaves, hoy os quiero enseñar una sencilla receta para disfrutar tanto con los mejillones como con su salsa, con esta receta de mejillones en salsa picante de tomate.

El objetivo es conseguir una salsa de tomate, que sea picante pero sin excesos, que deje un regusto picantito y que mejillón a mejillón, conforme el efecto acumulativo del picante vaya aumentando, no nos llegue a cansar, como cuando preparamos los mejillones con tomate a la marinera. Para la receta de hoy, vamos a partir de una salsa de tomate frito casero que iremos enriqueciendo con especias y condimentos.

Ingredientes para 4 personas

  • 12 mejillones de buen tamaño, 1 tomate carnoso, salsa de tomate frito, especias al gusto (pimienta negra, ajo deshidratado, cayena, guindilla, semillas de cilantro o coriander y otras que os agraden), 3 ramas de cilantro fresco, vino blanco, sal.

Cómo hacer mejillones en salsa picante de tomate

Para esta receta, como para casi todas las de mejillones, comenzamos limpiando bien las cáscaras de los mejillones y retirando las barbas. A continuación ponemos en una sartén los mejillones añadiendo un chorrito de vino blanco y los abrimos al fuego, tapando la sartén con la tapa de una cacerola para que se abran rápido. Guardamos los líquidos de la cocción.

En otro cazo preparamos la salsa picante de tomate, partiendo de una base de tomate frito casero que tengamos en casa. Sobre el tomate, añadimos 4 cucharadas de vino blanco y otras 4 de los jugos de abrir los mejillones. Removemos y llevamos a ebullición, dejando que reduzca unos minutos.

Añadimos las especias y dejamos que se cocine todo junto. Mientras, pelamos un tomate carnoso y lo cortamos en trozos tamaño bocado, añadiéndolos al cazo para que la salsa tenga algunos tropezones. Incorporamos los mejillones abiertos a los que retiramos una de las conchas a la cocción, dejando que se impregnen de los sabores cociendo en el tomate durante un par de minutos.

Picamos el cilantro fresco y añadimos una buena cantidad, dejando que aporte su frescor y toque picante a la salsa de tomate. Sacamos los mejillones a la fuente donde los vayamos a servir y los cubrimos con la salsa de tomate. Espolvoreamos con un poco más de cilantro picado y lo llevamos a la mesa.

mejillones_con_tomate_pasos.jpg
Tiempo de elaboración | 35 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Lo mejor de esta receta de mejillones con salsa picante de tomate y cilantro es que están tan buenos los tropezones como la propia salsa por lo que será necesario que tengas pan tierno listo para que todos puedan probarlo. Prepara servilletas de papel que en esta receta que se come con las manos, éstas suelen manchar bastante y la mancha de tomate es mala de quitar en las servilletas de tela.

En Directo al Paladar | Mejillones a la crema con apio. Receta
En Directo al Paladar | Mejillones con mantequilla y toque hindú. Receta exprés

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos