Compartir
Publicidad

11 alternativas a las patatas fritas de toda la vida con las que acompañar las hamburguesas

11 alternativas a las patatas fritas de toda la vida con las que acompañar las hamburguesas
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las hamburguesas nacieron y evolucionaron para triunfar, por eso son mucho más que solo comida rápida. Eligiendo bien los ingredientes y con productos de calidad pueden formar parte de una dieta saludable, incluso hay versiones vegetarianas o de pescado. Pero, ¿qué pasa con el acompañamiento? Aunque el protagonismo lo tienen las hamburguesas, merece la pena dedicarle algo de atención.

Las patatas fritas de toda la vida son la guarnición clásica, pero hay que reconocer que muy sanas no son. Además, ¿a quién le apetece cocinarlas caseras después de preparar con mimo la carne y todo el relleno? Para no recurrir a las precocinadas y probar ideas más saludables, hoy proponemos alternativas variadas para acompañar las hamburguesas.

1. Ensalada de patatas

Ensalada de Patata y Semillas

Para los que no puedan renunciar a las patatas, empezamos con la forma más saludable de cocinarlas, cocidas y enfriadas. Al presentarlas de este modo evitamos la fritura y además se reduce el índice glucémico, favoreciendo el almidón resistente.

Los aficionados a las hamburguesas en las barbacoas de verano disfrutarán con ensaladas de patata frescas, saludables y nutritivas. Un ejemplo puede ser la receta de ensalada de patatas con especias, semillas y yogur, o la ensalada noruega de patata con arenque.

2. Boniatos "deluxe"

Boniato

El boniato o batata es otro tubérculo pero ofrece un perfil nutricional más interesante, sobre todo si lo cocinamos al horno o al vapor. Combinado con una buena mezcla de especias me parece una guarnición mucho más sabrosa que las patatas fritas, gracias en gran parte a su toque dulzón.

Podemos cocinarlos en el horno como si fueran patatas, cortados en bastones, aunque recomiendo prepararlos como si fueran patatas "deluxe", en gajos o piezas irregulares al estilo de los cachelos. La receta de boniatos asados con especias es sencillísima y cada uno puede darle su toque con sus aromas favoritos, potenciando por ejemplo los sabores picantes.

3. Ensalada de col o coleslaw

Ensalada de col o Coleslaw

Esta es una guarnición clásica de los restaurantes de cocina tipo americana, y un imprescindible en cualquier barbacoa o fiesta al aire libre. La coleslaw no es más que una ensalada fresca preparada a base de col con otros vegetales, cortados en juliana fina, aderezada con una ligera salsa.

Si queremos ahorrar más calorías podemos sustituir la mayonesa y la crema agria por yogur natural, y rebajar el vinagre añadiendo zumo de limón. La receta de ensalada de col no tiene más dificultad que cortar bien los ingredientes, con mandolina o un buen cuchillo, y el resultado es una guarnición crujiente, refrescante y muy ligera.

4. Palitos o bastones de zanahorias asadas

Zanahorias

Los que prefieran acompañar la hamburguesa de una versión ligera de las patatas pueden recurrir a la versátil zanahoria. Es muy fácil cortar esta verdura en palitos o bastones imitando a las fries para poder devorarlas también con las manos.

Simplemente servidas crudas ya son una sanísima guarnición, pero os animo a cocinarlas asadas en el horno con especias. Los sabores se potencian y adquiere una textura deliciosa, crujientes por fuera y tiernas por dentro. Están más ricas recién hechas, calientes o templadas, ya que si las guardáramos en la nevera se reblandecerían demasiado.

5. Garbanzos crujientes con hierbas

Garbanzos con Hierbas

Sí, es posible combinar legumbres y hamburguesas sin que sea una comida vegetariana. Ya sabréis que nos encanta el snack de garbanzos especiados, un picoteo muy fácil y saludable que ya es adictivo por sí solo, pero no siempre necesitaremos encender el horno.

Esta receta de garbanzos crujientes con hierbas frescas se cocina en la sartén y también es fácil y rápida. Tiene además el toque refrescante de las hierbas aromáticas, totalmente personalizables al gusto o a lo que tengamos por casa. Además podemos combinarlas a juego con la hamburguesa, por ejemplo usando albahaca y orégano si tiene sabores muy mediterráneos, o cilantro si es más oriental.

6. Coles de Bruselas

Coles de Bruselas

De acuerdo, unas coles de Bruselas cocidas y blandurrias no son el acompañamiento más atractivo de una hamburguesa. Pero la cosa cambia mucho si las cocinamos bien, dejándolas crujientes y potenciando sus sabores con especias, hierbas o algún aliño.

Mi recomendación siempre es asarlas, como en esta receta de coles de Bruselas al horno con calabaza, sin blanquearlas previamente ni nada. También podemos cocinarlas en la sartén a la salvia, dejando que se tuesten un poco antes de añadir líquido para terminar su cocción. Otra opción es separar las hojas y cocinarlas en el horno hasta que queden crujientes, como si fueran chips.

7. Chips de verduras y frutas

Chips de verduras

Por lo que veo en los supermercados -y en recepciones de bodas y otros eventos-, los chips de verduras están de moda. Reconozco que son adictivos, pero siguen siendo procesados en general poco recomendables; mucho mejor si los hacemos caseros.

Necesitamos una mandolina o un cuchillo afilado y buen pulso para cortar los vegetales en láminas muy finas. Después podemos optar por la fritura -si se hace bien no será tan calórica- o el horno. Con la vía más rápida no quedan del todo mal estos chips bicolores de patata y boniato, aunque conseguiremos una mejor textura con la deshidratación más lenta, como se explica en esta otra receta.

8. Coliflor con cúrcuma

Coliflor

Volvemos a la maravillosa combinación de verduras y horno con esta receta de coliflor con cúrcuma, una opción vegana que perfectamente puede acompañar una hamburguesa de carne o cualquier otra alternativa entre panes.

Esta crucífera nos permite separar los floretes en unidades del tamaño de un bocado, ideales para sazonar muy bien -aquí se cubren de una rica mezcla de cúrcuma y pimentón- y asar hasta que quedan muy crujientes por fuera. Solo hay que vigilar que no se chamusquen y tendremos una guarnición deliciosa y muy sana, para comer con las manos y chuparse los dedos.

9. Tempura de verduras

Tempura de Alcachofas

No todo tiene que pasar por el horno y la fritura también puede ser muy saludable. Las verduras en tempura son una auténtica exquisitez, verdadero acompañamiento de lujo para cualquier hamburguesa -o lo que se ponga por delante-. Tan solo hay que dominar bien la elaboración para conseguir ese resultado perfecto, crujiente y ligero, nada grasiento, que caracteriza a una buena tempura.

Aquí tenéis cinco consejos esenciales para animaros con esta técnica; una vez se conocen las bases y se coge algo de práctica ya nunca fallaréis. Podemos cocinar así prácticamente cualquier verdura, desde el surtido clásico de ratatouille hasta unas deliciosas alcachofas al azafrán.

10. Espárragos trigueros o verdes

Esparrágos

Los espárragos trigueros y los espárragos verdes -que son de cultivo- son la guarnición perfecta saludable alternativa a las patatas fritas. Su forma natural alargada ya imita los bastones de las patatas y es muy fácil cocinarlos para que queden crujientes.

Es preferible por eso elegir los más finos -los trigueros, silvestres, suelen ser muy delgados- y simplemente cocinarlos en el horno, plancha, parrilla o barbacoa. Podemos servirlos con un poco de sal, pimienta y buen aceite, o darles un poco más de gracia, por ejemplo con queso de cabra y semillas crujientes.

11. Patacón pisao o plátano macho crujiente

Patacón pisao o plátano macho frito

El plátano macho -o plátano verde-, no termina de explotar del todo fuera de las comunidades latinas, y es una pena, porque me parece una alternativa original y muy sabrosa para dar variedad a cualquier menú. Y es perfecto para acompañar hamburguesas, perritos calientes y bocadillos de todo tipo.

El patacón pisao tradicional se fríe en abundante aceite, pero se pueden cocinar más a la plancha o incluso en el horno, y de todas maneras no absorbe demasiada grasa. Es muy nutritivo y dará un toque muy original a nuestras hamburguesas o barbacoas caseras. "Pisándolos" quedarán extra crujientes, pero se pueden cocinar simplemente cortados en discos no muy gruesos, para mantener un interior más tierno.

Las hamburguesas suelen ser platos ya muy completos y saciantes, por eso la mejor guarnición para acompañarlas debería ser un plato más ligero, que no le robe protagonismo. ¿Con qué os gusta servir vuestras hamburguesas caseras? ¿Os gusta innovar o sois fieles a las clásicas patatas?

En Directo al Paladar | Cómo hacer hamburguesas caseras
En Directo al Paladar | Cómo se fotografían las hamburguesas que ves en los anuncios (y que no te podrías comer)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio