Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Pueden matarnos unos simples nachos con queso?

¿Pueden matarnos unos simples nachos con queso?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sacramento, California. Acudes tranquilamente a repostar a una gasolinera y de paso pides unos nachos con queso. Hasta aquí todo normal. En las horas siguientes comienzan los síntomas: cansancio, debilidad, visión borrosa, vómitos, problemas respiratorios y dificultad para hablar. Diagnóstico: intoxicación alimentaria por toxina botulínica.

Esto ha pasado en California, donde diez personas han sido hospitalizadas y al menos una ha fallecido, debido a un brote de botulismo provocado por la salsa de queso. Las autoridades sanitarias siguen investigando y la marca responsable de la salsa asegura que sus instalaciones están libres de la bacteria. Entonces, ¿cómo es posible que se haya producido la intoxicación?

La Clostridium botulinum es una peligrosa bacteria que se desarrolla en entornos húmedos, de baja acidez y poco oxígeno, como conservas caseras o productos envasados de forma incorrecta, a menor temperatura de la necesaria para su esterilización. La neurotoxina que provoca tiene efectos devastadores en el organismo -hasta el punto de ser utilizada como arma biológica- y una mortalidad del 5% de los casos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Gehls Cheese3

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) señala que "la toxina botulínica se puede encontrar en diversos alimentos, incluidas conservas vegetales con bajo grado de acidez, tales como judías verdes, espinacas, setas y remolachas; pescados, incluido el atún en lata y los pescados fermentados, salados y ahumados; y productos cárnicos, por ejemplo, jamón y salchichas".

A pesar de que las intoxicaciones alimentarias por botulismo son excepcionales (entre 5 y 10 casos al año en España) y aún más raras en productos industriales, en el brote epidémico de California ya ha fallecido una persona y otra se encuentra en estado crítico.

Martín Galindo Larios Jr., de 37 años, había acudido a la gasolinera de Walnut Grove en Sacramento, donde compró los famosos nachos con queso. Aunque fue atendido en cuanto presentó los primeros síntomas, los médicos finalmente no pudieron hacer nada por su vida. La familia -mujer y dos hijos- que dependía económicamente de él ha puesto en marcha una campaña de recaudación de fondos para sobrevivir, mientras prospera la demanda que han presentado contra la gasolinera.

Go Fund Me Martin Galindo

Mientras tanto, Lavinia Kelly, madre de tres hijos, permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos del Sutter Medical Center de Sacramento, incapaz de moverse, hablar, ni respirar por sí misma, ni siquiera abrir los ojos.
Acudió al mismo establecimiento para repostar el 23 de abril cuando regresaba del trabajo a su casa. Pidió los mismos nachos con queso y 24 horas después presentaba visión borrosa, debilidad muscular, vómitos y problemas para respirar. Desde entonces necesita soporte médico para sobrevivir y su familia también ha pedido la colaboración ciudadana para sostenerse económicamente, mientras se investiga la responsabilidad de la intoxicación..

Gehls Cheese2

La compañía distribuidora de la salsa de queso, Gehl Foods, ha lanzado un comunicado para manifestar su preocupación por el estado de salud de las 9 personas que siguen ingresadas y confirmar que revisaron los protocolos de seguridad alimentaria de su fábrica en cuanto recibieron el aviso, sin encontrar restos de la bacteria. Por si acaso, el lote implicado ha sido retirado y las autoridades responsables siguen investigando dónde pudo estar el origen de la contaminación.

Vía | CNN
Imágenes | Herson Rodríguez / Unsplash | Support for Martin Galindo | Gehl Foods
En Directo al Paladar | Nachos con calabacín, jalapeño y feta. Receta vegetariana
En Directo al Paladar | Nachos con pollo y tocino. Receta para el aperitivo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos