Publicidad

Todo lo que necesitas saber sobre la saciedad y los factores que ayudan a calmar el hambre

Todo lo que necesitas saber sobre la saciedad y los factores que ayudan a calmar el hambre
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Si estás intentando conservar un peso saludable en este nuevo curso o deseas deshacerte de los kilos ganados durante el verano, es importante conocer cómo mantener el hambre a raya. Por eso, te contamos todo lo que necesitas saber sobre la saciedad y los factores que ayudan a calmar el hambre.

Qué es la saciedad

La saciedad es la ausencia de hambre o bien, la sensación de plenitud consecuente a la ingesta de alimentos que implica la no necesidad de ofrecer nutrientes al organismo.

Se trata de un proceso fisiológico en el cual se involucran desde factores mecánicos como la distensión del estómago señalizado por nervios hasta hormonas que se liberan ante la llegada de alimentos y nutrientes al aparato digestivo y a la sangre.

Todo se señaliza desde la boca y durante todo el tránsito por el sistema digestivo para llegar al cerebro que es donde finalmente se indica la saciedad y experimentamos la ausencia de hambre o sensación de plenitud.

Por qué es tan importante al momento de adelgazar

Dado que una de las cosas más complejas al momento de cuidar la dieta y perder peso es controlar las cantidades de alimentos que ingerimos, fomentar la saciedad puede ser clave y resultar de gran utilidad al momento de lograr nuestro objetivo.

Casi sin darnos cuenta podemos lograr reducir la calorías que ingresan al cuerpo y así, lograr un balance energético negativo que es imprescindible al momento de adelgazar.

Gardie Design Social Media Marketing A Ec O3trcu Unsplash

De allí que ingerir alimentos saciantes y reducir aquellos que nos incentivan a comer más porque fomentan una conducta adictiva, resulta un consejo a considerar cuando buscamos perder peso.

Los factores que ayudan a calmar el hambre

La saciedad está condicionada por diferentes factores, entre ellos:

Culturales

Implica que tendemos a saciarnos más cuando comemos algo que acostumbramos. Por ejemplo: nos hemos habituado a desayunar con leche y tostadas y el día que optamos por yogur con cereales que quizá tengan igual proporción de nutrientes, no obtenemos semejante resultado y experimentemos hambre.

Lo mismo ocurre si un día ingerimos a modo de comida un paquete de galletas dulces, porque nuestra costumbre o cultura nos indica que en la comida se ingieren platos salados, no dulces.

Químicos

Hablamos de factores químicos cuando nos referimos a los nutrientes de lo que comemos, y en este sentido, todo aquello que retrasa la digestión o que mantenga el estómago ocupado favorece la saciedad.

Es el caso de las proteínas y la fibra que son los que más saciedad producen en nuestro cuerpo, así como también, el agua presente en las preparaciones.

La presencia de azúcar por ejemplo, puede generar el efecto contrario al constituir una sustancia adictiva de la cual siempre necesitaremos un poco más para saciarnos.

Pablo Merchan Montes Orz90t6o0e4 Unsplash

Sensoriales

Se vincula a la saciedad ocasionada por el placer que nos brinda el comer. Si bien ante todo comemos para nutrirnos, también lo hacemos porque nos implica placer.

Entonces, podemos experimentar más saciedad si comemos lo que deseamos que si ingerimos lo que debemos. Por ejemplo, si para la cena me apetece un plato de pastas pero en reemplazo me preparo un pescado con vegetales, quizá coma más que si hubiera optado por la pasta.

Es la saciedad que considera factores psicológicos como el apetito, que representa el deseo concreto de comer algo y no la necesidad fisiológica o hambre.

Mecánicos

Es sabido que a más volumen y dureza de lo que comemos menos¿r es la proporción ingerida y mayor la saciedad. Por eso, escoger alimentos que demanden masticación como frutos secos y semillas resulta muy favorable cuando buscamos adelgazar.

Asimismo, agregar agua a los platos o muchas verduras frescas que aumentan el volumen de la preparación sin sumar casi calorías también es un truco para saciarnos más.

Como podemos ver, la saciedad es un proceso complejo, influido por muchos factores. Pero siempre podemos fomentar la misma con platos nutritivos y sanos para adelgazar fácilmente o bien, conservar un peso saludable.

Imagen | Unsplash

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir