Síguenos

pan_naan_name.png

Hacía tiempo que no disfrutábamos del pan Naan hecho en casa, y este fin de semana lo volvimos a hacer con muy buen resultado, vamos que no duró más que una sentada (¿lo echábamos de menos?). En esta ocasión lo acompañamos con Hummus, Felfal mathunn y Baba ghanoush, fue una comida distinta y deliciosa.

Los ingredientes
300 gramos de harina de fuerza, 10 gramos de levadura de panadero, 1 yogur natural, 100 mililitros de leche tibia, 1 cucharada de aceite de oliva (también puede ser de girasol), 1 cucharadita de sal y 2 cucharadas de ghee (mantequilla derretida en su defecto).

La preparación
Tamiza la harina con la sal y disponla en forma de volcán. Diluye la levadura en la leche tibia y viértela con el yogur y el aceite en el agujero de la harina.

Mezcla bien y amasa sobre una superficie ligeramente enharinada. A continuación deja reposar en un bol untado con aceite hasta que doble su tamaño.

Vuelve a amasar y haz porciones de unos 60 gramos, dale una forma ovalada y plana hundiendo ligeramente los nudillos. Coloca las porciones de pan en una bandeja de horno con papel sulfurizado untado con aceite y deja reposar unos 20 minutos.

Píntalos con ghee o con la mantequilla derretida e introduce la bandeja en el horno precalentado a 230º C durante 12 minutos.

Pasado este tiempo reserva el pan naan envuelto en un trapo para servir caliente.

La degustación
Como veis es muy fácil de hacer, y tiene una textura exquisita, ligeramente crujiente por fuera, suave y esponjoso por dentro, si no lo has probado, no esperes más.

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario