Sigue a

Fabes con almejas - presentación

Hoy os traigo una receta muy asturiana, menos conocida que la fabada, pero igualmente deliciosa, amén de mucho más ligera: fabes con almejas.

Es que mi abuela ha venido a pasar unos días en casa —sí, la misma de la semana gastronómica de la abuela— así que además de volver a disfrutar de su siempre alegre compañía y sus deliciosos manjares, he pensado que seguro que todos querríais conocer cómo hace algunas de sus recetas.

Ingredientes para 8 o 10 personas

1 kg de fabes, 1/2 kg de almejas, 2 o 3 cebollas, 2 hojas de laurel, 1 cabeza de ajos, perejil, aceite, azafrán, vino blanco y sal

Fabes con almejas - 2

Cómo hacer fabes con almejas

Los patos tradicionales, más que difíciles, suelen ser entretenidos, y en el caso de la fabada, también lentos. Para hacer fabes con almejas hay que ser un poco previsor, y poner las fabes a remojar la noche anterior con abundante agua fría, crecen mucho y no se deben quedar sin agua. Si podemos cambiarles el agua a primera hora de la mañana, miel sobre hojuelas.

Para organizarse bien, hay que tener cuenta que necesitan en total un poco más de tres horas de cocción, y que no les sienta mal reposar —au contraire—, así que mejor empezar pronto que tarde.

Dicho esto, por la mañana ponemos las fabes a cocer a fuego lento con una cebolla entera, las dos hojas de laurel y cuatro o cinco dientes de ajo pelados. Es muy importante señalar que no hay que añadir sal. Dejamos cocer durante dos horas, vigilando que el agua no hierva, moviendo de vez en cuando la olla —jamás de los jamases meter la cuchara para remover— y si vemos que les falta agua, añadiremos siempre agua fría.

Tras las dos horas, y sin retirar la olla del fuego, es el momento de preparar las almejas. Tras lavarlas bien, las ponemos a abrir en un cazo con un poco de agua y sal. Una vez han abierto, reservamos el caldo y añadimos las almejas a la olla con las fabes.

Fabes con almejas - elaboración

El siguiente paso es hacer la salsa rubia. Para ello picamos una o dos cebollas, dos o tres dientes de ajo y el perejil, y lo pones todo a dorar. Luego añadimos una cucharada de harina, la doramos, añadimos el vino blanco y el caldo de las almejas colado y dejamos reducir un poco. Cuando haya espesado, lo añadimos a las fabas junto con un poco de azafrán —o colorante, en su defecto— y ajustamos de sal.

Por último, llevamos a ebullición, bajamos de nuevo el fuego y dejamos cocer entre media hora y otra hora, hasta que la faba esté tierna pero sin que llegue a deshacerse. También conviene ir probando el caldo a medida que se va espesando, para ajustar de sal. Servir caliente, y a disfrutar.

Dificultad | Media
Tiempo de elaboración | 4 horas

Degustación

Esta receta de fabes con almejas, aunque comparte el ingrediente principal con la fabada, es un plato completamente diferente. Más cremoso en el paladar, ofrece un elenco de suaves sabores y matices realmente sorprendente, con la alegría añadida de ir encontrándose almejas que llevarse a la boca aquí y allí.

Y si encima, la disfrutas en compañía de la familia, con la abuela al frente, y unos amigos venidos de las Américas, pues ya saben a gloria.

En Directo al Paladar | Receta de habas rehogadas
En Directo al Paladar | Fantasía de bacalao con cebolla. Receta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios