Publicidad

Comer en cuarentena: cómo organizar el menú para enfrentarse al coronavirus (y las ocho medidas de higiene que hay que seguir)

Comer en cuarentena: cómo organizar el menú para enfrentarse al coronavirus (y las ocho medidas de higiene que hay que seguir)
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Aunque llevamos hablando meses del coronavirus, teníamos cierta esperanza de que la situación no fuera tan crítica como en China, Italia o Japón y la presencia de la epidemia se limitara a casos aislados. No ha sido así.

La Comunidad de Madrid ha visto cómo se duplicaban las infecciones y sus muertes asociadas y, para hacer frente a la epidemia, la presidenta Isabel Díaz Ayuso ha anunciado la suspensión de toda la actividad educativa en la Comunidad desde mañana miércoles 11 de marzo. De esta manera, Madrid se une al Gobierno vasco, que ya había decretado el cierre de todos los centros educativos de Vitoria durante los próximos 14 días.

Estas medidas se enmarcan en las recomendaciones generales del ministerio de Sanidad que, a la espera de una mayor concreción, ha anunciado ya un cambio de escenario en el que se pide, entre otras medidas, que los grupos de riesgo (personas mayores y enfermos crónicos) permanezcan en sus casas.

Pese a que ayer no hubo madrileño que no recibiera en su móvil la foto de un supermercado vacío, lo cierto es que no hay ningún problema de suministro. Ahora bien, en caso de infección, las autoridades instan a no salir de casa, lo que obligará a muchas personas a alimentarse con lo que almacenen en la despensa. Y, en este sentido, es útil planificar un menú que permita alimentarse correctamente durante las dos semanas que dura la cuarentena.

Latas

Qué comer para no salir de casa en 15 días

Como explica a Directo al Paladar la consultora en seguridad alimentaria Beatriz Robles, lo primero que debemos hacer es pensar en el espacio que tenemos en casa: “Si contamos con un frigo grande o un congelador tipo arcón, será más fácil dejar alimentos congelados. Gran parte de los frescos se pueden congelar, y también podemos cocinar y congelarlos en porciones del tamaño de la ración que vayamos a consumir. Trataremos de que no falten las verduras y también podemos tirar de pescado congelado. En ambos casos, si lo compramos congelado vamos a tener mejores resultados que si lo congelamos en casa”.

Hay también frutas que aguantan en buen estado dos semanas sin ocupar espacio en la nevera, como son manzanas, mandarinas, naranjas y peras. Los huevos, siempre que se metan en el frigorífico, tienen una fecha de consumo preferente de cuatro semanas tras la puesta.

“Los productos frescos como los huevos son alternativa, pero para los primeros 15 días”, asegura a Directo al Paladar la farmacéutica experta en seguridad alimentaroia Gemma del Caño. “¿Entonces ya no compramos nada fresco? Sí, de hecho primero habría que gastar lo fresco que se pueda estropear, cocinar cuanto antes y congelar el plato ya preparado”.

En el caso de que el periodo de cuarentena se alargara (algo improbable, pero que en este momento no podemos descartar por completo), lo ideal para asegurarnos un suministro de alimentos es almacenar conservas.

Conservas

La mejor despensa si la cosa se pone fea

En caso de que no podamos salir de casa en más de 15 días, lo ideal es contar con una despensa bien nutrida de conservas y productos no perecederos.

“Las conservas van a ser nuestra 'salvación', pero no pensemos exclusivamente en latas de atún”, explica Robles. “Podemos comprar todo tipo de conservas vegetales, legumbres, pescado… Incluso hay conservas que incluyen varios ingredientes (garbanzos con espinacas) y que nos pueden servir como plato único”.

Como apunta Del Caño, “hay que optimizar sitio en armarios”. No estamos en una situación apocalíptica, el suministro de agua está garantizado y tenemos todo el tiempo del mundo, así que, además de las latas, la pasta y las legumbres secas son la mejor opción para ahorrar espacio. También es importante contar con aceite, vinagre, harina, y todo lo que necesitamos para cocinar con normalidad.

“Para cerciorarnos de que no nos dejamos nada olvidado, podemos hacer un repaso de un menú diario 'modelo': qué desayunamos (que no se nos olvide el café, la leche o los copos de avena, por ejemplo), qué solemos comer o cenar, si nos gusta picar unos frutos secos…”, apunta Robles.

Cuando hagamos la compra, explica Del Caño, es importante no olvidar algunos suministros importantes durante estos días: papel higiénico, jabón de lavar manos y ropa y lejía para superficies. Lo que nos lleva al siguiente punto.

Lavavajillas

Refuerza las medidas de seguridad

Por último, ante un posible escenario de pandemia incontrolada, lo más importante es observar las medidas de higiene que no dejan de repetir las autoridades alimentarias y que son especialmente importantes al manipular alimentos que, al fin y al cabo, nos vamos a llevar a la boca. No solo es necesario prevenir el contagio, sino también evitar cualquier intoxicación que puede agravar el estado de las personas infectads.

“Tendríamos que seguir las buenas prácticas higiénicas habituales, pero poniendo más cuidado especialmente si la cuarentena la vamos a pasar con más personas en casa, de manera que si solo una ha sido objeto de posible contagio, no se lo transmita a los otros a través de la comida”, explica Robles. “Si puede evitarse que la persona que haya podido ser contagiada sea la que manipula los alimentos, mejor”.

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Estas son las ocho normas que todos deberíamos cumplir estos días a rajatabla en la cocina:

  1. Lavado exhaustivo de manos (no sobra decirlo), lo que implica lavárselas también en cada cambio de actividad: si estamos cortando un alimento y pasamos a otro, por ejemplo.

  2. Olvidarnos estos días de los trapos de cocina: usar papel de un solo uso para el secado de manos y, si secamos los platos a mano, también con papel de un solo uso.

  3. Es más seguro lavar en lavavajillas que hacerlo a mano. 

  4. Tomar conciencia de nuestros movimientos: si nos tocamos la cara, lavado de manos antes de tocar la comida.

  5. No compartir cubiertos, vajilla ni cristalería.

  6. Cuidado con la contaminación cruzada: no usar cuchillos sucios para cortar otros alimentos, cuidado con algunas costumbres “guarrillas” como chupar una cuchara y meterla en el tarro de mermelada…

  7. Cocinar los alimentos hasta que alcancen unos 70ºC. Recalentar las sobras hasta 75ºC.

  8. Respetar la cadena de frío.

En Directo al Paladar | 14 utensilios de cocina que nunca deberías meter en el lavavajillas
En Directo al Paladar | Botes y tarros de vidrio para una tener una despensa mejor organizada

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios