Compartir
Publicidad
Publicidad

La sidra, el placer de los santos

La sidra, el placer de los santos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La sidra estuvo relacionada desde sus orígenes con la bebida alcohólica elaborada con frutas o cereal, como tal bebida, zumo de manzana sin fermentación. Nació en la zona del norte de España, siendo Asturias la cuna donde se meció su aroma y textura para dar uno de los productos naturales más apreciados.

Ya Alfonso X el sabio advirtió que la sidra y el vino, como quiera que gusten mucho, son cosas que embriagan el seso, equiparación que da a entender la calidad de ambas bebidas entonces.

Pero mientras que en un lado de los pirineos la sidra era tenida por “placer de santos” de a pie, el otro lado, en Francia, entraba en las cocinas para convertirse en complemento de platos refinados, así popular y doméstica en unas regiones, limítrofes con otras donde alcanzaba precio y fama extraordinarios.

La sidra conservó sus altos valores nutritivos y aportó dos hallazgos importantes: el vinagre de sidra y el calvados normando o brandy de sidra.

También fue un complemento para que la merluza, tan denostada, adquiriese el sabor que le faltaba para ser bien recibida por paladares críticos con este pez atlántico.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos