Compartir
Publicidad
Publicidad

Una guía de los principales tés de mundo

Una guía de los principales tés de mundo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace poco hablamos del ritual del té de las cinco, así como de las diferencias entre té negro, verde y oolong, según el grado de fermentación. Vamos a hablar ahora de los principales tipos de tés que podemos encontrar en las presentaciones comerciales, clasificados según el tipo de hojas, o la clasificación más habitual, según su procedencia. Tés negros de hojas enteras.

Orange pekoe: hojas largas y finas, bien enrolladas, y que a veces contiene la punta dorada de las hojas y las yemas terminales. Tiene un suave aroma que recuerda a las mandarinas.

Pekoe: pequeñas hojas enrolladas con algunas hojas abiertas.

Souchong: el más grande y tosco de los tés de hoja entera.

té verde

Tés negros de hojas troceadas.

Broken orange pekoe: hojas en fragmentos pequeños, a menudo incluye las puntas doradas de las hojas.

Broken pekoe souchong: el más grueso de los tés de hoja troceada.

Fannings: pequeños fragmentos de hojas troceadas, de calidad para infusiones rápidas.

Polvo de té: el más fino de los tés de hojas troceadas, de infusión muy rápida, se vende a menudo en sobres.

oolong

Los tés según su procedencia. Assam: té negro de la India, cultivado en zonas relativamente bajas, proporciona una infusión con cuerpo y ligero gusto malteado.

Ceilán: uno de los tés negros más consumidos, produce una bebida suave con gusto a almendra.

Darjeeling: té negro de la India, cultivado en las estribaciones del Himalaya, de sabor ligeramente afrutado. Es uno de mis favoritos.

Earl Grey: ya hemos hablado de él. En realidad es una mezcla clásica que contiene tés negros de la India y China, perfumados con esencia de bergamota.

Gunpowder o pólvora: té verde de la China, que da una infusión verde claro, de sabor afrutado y un poco amargo. Sin duda uno de los preferidos en Asia.

Ichang: té negro de la China, de sabor fuerte, similar a los tés negros de la India. Keemun: té negro de China, procedente de la provincia de Anhwei del norte. Es pobre en taninos y proporciona una infusión de sabor suave y delicada. Lapsang souchong: té negro de la China de sabor muy intenso, muy ahumado. Me recuerda el olor del salitre, no gusta a todo el mundo. Procede del sur de China, y está ahumado con el humo de madera de pino blanco. Era muy popular en la década de 1870 y se sabe que era traído por clippers, barcos de vela de la época, tan famosos como el “Cutty Shark”.

lapsang souchong

Oolong de Formosa: té semifermentado “oolong” que produce una infusión de sabor ligeramente afrutado. Rose pouchong: otro té oolong semifermentado cultivado en China y Formosa, perfumado con pétalos de rosa.

Scented orange pekoe: té oolong de China hecho con las puntas de las hojas, que produce una delicada infusión con un ligero aroma que recuerda a las violetas. Uno de mis favoritos.

Té al jazmín: té oolong de China perfumado con flores de jazmín. De hecho, lleva flores de jazmín secas junto a las hojas de té. Lo adquiero habitualmente en supermercados chinos, y produce un té intenso, muy aromático, de color ambarino, muy bueno en cualquier momento del día. Perfecto para tomarlo solo, con un poco de azúcar o miel.

Té de Indonesia: té negro con sabor muy suave, usado en mezclas comerciales.

Té de Kenia: té negro suave con un sabor que recuerda a las avellanas, se emplea en mezclas comerciales.

Té de Rusia: té negro de las zonas montañosas del Cáucaso, con ramitas que le dan un sabor muy característico.

Té verde de Japón: infusión transparente de un color verde pálido muy atractivo, y un sabor delicado y amargo.

Yunnan: té negro de China, de perfume agradable y un ligero sabor resinoso.

gunpowder

Por supuesto, hay muchos más tipos de tés, y variadas presentaciones comerciales, muchas de ellas elaboradas con mezclas de diferentes tés, predominando las mezclas de Assam y Ceilán, muchas veces aromatizadas con diferentes esencias, como tés aromatizados a la vainilla, a la canela, o con diferentes flores secas añadidas.

También se suelen aromatizar a la hora de prepararlos, añadiendo especias, costumbre propia de la India, donde se usa el cardamomo, jengibre, canela o incluso calvos y pimienta. En occidente gustan más los tés aromatizados con cítricos, de sabor más suave.

Vía | “La Gran Cocina” tomo Vinos y Bebidas. Editorial Salvat. En Directo al Paladar | La ceremonia del té de las cinco (parte I, la infusión) En Directo al Paladar | Una guía de los tés; té negro, verde y oolong

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos