Publicidad

Cómo hacer volovanes caseros de hojaldre: idea fácil para lucirte en el aperitivo de estas fiestas

Cómo hacer volovanes caseros de hojaldre: idea fácil para lucirte en el aperitivo de estas fiestas
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Socorrida como pocas, la masa de hojaldre estará presente en muchas mesas navideñas. Su textura crujiente es irresistible y una base perfecta especialmente para aperitivos y entrantes. Una de las formas más clásicas para servir el picoteo de fiesta son los volovanes, que ya venden preparados pero que también podemos elaborar en casa.

¿Merece la pena el esfuerzo? Sin duda, ya que resulta muy sencillo y tampoco requiere invertir demasiado tiempo. Los comerciales suelen ser de mala calidad; lo mejor es comprar un hojaldre refrigerado o congelado de buena calidad y hacer nuestros volovanes caseros al gusto. Os mostramos el paso a paso de esta pequeña manualidad culinaria y algunas ideas para personalizarlos.

Qué necesitamos

El ingrediente o material básico y, lógicamente, más importante es la masa de hojaldre. Merece la pena investigar el mercado hasta dar con una buena marca que nos guste, comprobando bien los ingredientes. El mejor estará elaborado solo o con un alto porcentaje de mantequilla, sin grasas vegetales hidrogenadas ni aromas y, preferiblemente, sin azúcar.

Rodillo

Usaremos 1-2 huevos para pintar la masa y que adquiera ese bonito color dorado, más ingredientes opcionales para darle más sabor a los volovanes.

Como materiales de trabajo, necesitaremos:

  • 1 rodillo.
  • 2 cortadores de galleta, redondos o cuadrados, uno más grande.
  • 1 pincel de cocina pequeño
  • 1 tenedor o palillo.
  • Plástico film.
  • Papel de horno sulfurizado

Con una lámina rectangular y usando cortadores pequeños podremos obtener unas 4 unidades; merece la pena preparar el doble con dos masas, ya que el proceso es rápido. Iremos cortando pequeños anillos de masa para superponerlos en una torre.

En cuanto al tamaño de los cortadores, cuanto más pequeño sea el segundo más gruesas serán las paredes de los volovanes; la masa cundirá menos y los bocados más saciantes, por lo que yo recomiendo, si es posible, recortar anillos más finos.

Cómo hacer los volovanes caseros paso a paso

Volovanes Paso1

Comenzamos precalentando el horno a 200º C y preparando una o dos bandejas o fuentes, con hojas de papel de hornear. Batimos ligeramente los huevos en un cuenco y preparamos la superficie de trabajo limpia.

Estiramos la masa de hojaldre sobre la mesa o sobre papel de hornear -a menudo nos servirá el propio papel que lleva la masa-, usado el rodillo con suavidad, dejándolo lo más fino posible sin que se nos rompa al manipularlo.

Volovanes

A continuación cortamos dos discos completos y los depositamos en una bandeja de horno; los pinchamos con el tenedor o palillo para que no suba al hornearse, y pintamos con el huevo batido.

Ahora iremos marcando el resto de la masa con el cortador grande, presionando bien. Retiramos la masa sobrante, la reamasamos y envolvemos en plástico film, dejándola en la nevera.

Con el cortador pequeño, vamos sacando anillos de masa de los discos cortados. Con cuidado, los despegamos y vamos depositándolos en las bases ya preparadas, siempre pintando cada anillo con huevo, y presionando suavemente.

La idea es crear torres de anillos de masa superpuesta hasta alcanzar una altura de unos 5 cm. Dependiendo del grosor de los anillos usaremos unos 6-8, también según cómo los queramos de altos. Recordemos que crecerán bastante en el horno.

Volovanes Paso4

Continuamos reamasando la masa de hojaldre para repetir el proceso y seguir con la otra masa si vamos a doblar cantidades. Finalizamos con un baño final de huevo batido por la parte superior y todo el cuerpo de las torres, procurando que no chorree demasiado.

Horneamos a media antura hasta que se hayan dorado bien, durante unos 15-25 minutos, dependiendo del tamaño que tengan. Conviene vigilarlos para que no se quemen. Una vez fuera del horno, esperar unos instantes antes de dejar enfriar sobre una rejilla, siempre manipulándolos con cuidado.

Amariscados

Podemos usarlos directamente o dejarlos listos con antelación, conservados en un recipiente cerrado en un lugar fresco y seco. Se pueden guardar en la nevera uno o dos días, procurando que no les afecte demasiado la humedad.

Para darles un toque distinto podemos espolvorear la masa con hierbas aromáticas, especias, queso rallado o semillas. En cuanto al relleno, las posibilidades son casi infinitas, desde el clásico cóctel de gambas hasta ensaladilla, un buen relleno de marisco, una salsa de setas, ensalada, pisto de verduras, etc.

En Directo al Paladar | Espirales de hojaldre y parmesano dos sabores. Receta para picotear
En Directo al Paladar | Cómo hacer pan de ajo con forma de árbol de Navidad, la mejor receta para compartir y sorprender

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios