La mejor merienda cena es un bocata, y este bocadillo me traslada a los veranos de la infancia

La mejor merienda cena es un bocata, y este bocadillo me traslada a los veranos de la infancia
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Quienes tuvimos la suerte de pasar de niños las vacaciones de verano completas en el campo, el pueblo o en la casa de la playa familiar, seguramente recordemos esas larguísimas tares tras el baño jugando o pasando las horas al aire libre. Y lo más probable es que aparezca en nuestra memoria el bocadillo como imagen recurrente, con ese típico envoltorio en papel de aluminio.

Bocatas que preparaban casi siempre madres y abuelas, que funcionaban como merienda cena a última hora de la tarde pero cuando aún el sol se negaba a marcharse y era hora de reponer nutrientes después de tantas horas de juegos y actividad. Recuperarlo como placer veraniego es además darse un homenaje nostálgico que ya de adultos podemos personalizar a nuestro gusto con recetas que tampoco tienen por qué ser complicadísimas.

El bocadillo de jamón cocido, pera y dulce de membrillo es ya un clásico en casa que homenajea a un entrepan recurrente de mi infancia, el de queso semicurado de cabra con jamón asado y aceite de oliva del pueblo. Ahora me gusta jugar con el lácteo, agregar fruta fresca muy crujiente y ese punto dulzón y jugoso que aporta el membrillo.

El pan, que debe ser al menos decente, se puede tostar un poco antes o preparar tal cual, sin pasar nada de calor. La miga interna la untamos con un poco de mayonesa o queso crema -o yogur- y mostaza, y combinamos capas de láminas de queso Gruyère -u otro similar-, pera fresca firme con su piel, buen jamón cocido y el dulce de membrillo, que no debe ser muy grueso para no acaparar el protagonismo.

Tatay Porta Bocadillo Reutilizable, Bolsa de Tela ideal para la merienda o almuerzo, Adaptable, Fácil de limpiar, Sin BPA, Personalizable. Color Denim Blue. Medidas 72,5 x 44 cm

El imprescindible toque final de buen aceite de oliva virgen extra y pimienta recién molida coronan un bocadillo simplísimo pero con aire gourmet, para devorar en esa hora tonta en la que ya hay apetito pero nos parece aún algo pronto para cenar. Y además es perfecto para llevar.

En DAP | Las once reglas del bocadillo perfecto
En DAP | Estos son los 50 mejores bocadillos del mundo (y solo dos son españoles)

Inicio