Compartir
Publicidad

Pollo relleno: receta de Navidad fácil para triunfar con los invitados

Pollo relleno: receta de Navidad fácil para triunfar con los invitados
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nos encantan las recetas todoterreno que nos sacan de apuros sin esfuerzo, alimentan a un batallón y son lucidas en la mesa. Esta receta de pollo relleno es eso y mucho más, porque está deliciosa y viene con garantía de éxito. Es perfecta como receta de Navidad, un gran plato principal en cualquiera de las cenas o comidas de celebración que tenemos a la vuelta de la esquina.

Para elaborarla hay que comprar el pollo deshuesado por completo, patas y alas incluidas, así es como hay que pedirlo a nuestro pollero de cabecera. Esto hace que cortarlo sea mucho más sencillo, pasando el cuchillo de un lado a otro sin toparnos con ningún obstáculo. Aunque se puede preparar el mismo día, el pollo relleno gana en textura si se deja reposar más de la hora que indicamos más abajo. Así que hacerlo el día anterior es todo un acierto y una ventaja para los cocineros de la casa.

Ingredientes

Para 12 personas
  • Pollo deshuesado por completo 1.5 kg
  • Pechuga de pollo picada 500 g
  • Lomo de cerdo picado 500 g
  • Jamón serrano picado 250 g
  • Pan rallado 35 g
  • Huevos 2
  • Caldo de pollo concentrado (cubo o pastilla) 1
  • Orejones picados 50 g
  • Uvas pasas sultanas 50 g
  • Pedro Ximénez 30 ml
  • Canela molida 3 g
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Mantequilla en pomada o fundida 20 g
  • Cava 200 ml

Cómo hacer pollo relleno

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 2 h 20 m
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 2 h
  • Reposo 1 h

En un recipiente hondo preparamos la farsa o relleno. Mezclamos la pechuga de pollo picada, el lomo de cerdo picado, el jamón serrano picado, el pan rallado, los huevos batidos, la pastilla de caldo de pollo desmenuzada, los orejones picados, las pasas sultanas, el Pedro Ximénez (que podemos sustituir por coñac), la canela molida, un pellizco de pimienta negra molida y una cucharadita de sal.

Abrimos el pollo por la parte inferior e introducimos el relleno poco a poco, llenando las cavidades de las alas y las patas con cuidado para no desgarrar la carne ni la piel. Cosemos la apertura con aguja e hilo para que no se salga el relleno en el horno. Untamos el pollo con mantequilla fundida por todos lados, salpimentamos generosamente y lo colocamos en una bandeja de horno forrada con papel de aluminio ligeramente engrasado.

Asamos en el horno, pre calentado a 200ºC, durante 2 horas cubierto con una lámina de papel de aluminio. Transcurrida la primera hora, regamos el pollo con el cava y retiramos el papel de aluminio. Durante la última hora de horno el pollo se puede dorar en exceso, así que conviene estar atentos por si hay que cubrirlo de nuevo con el papel retirado.

Después del tiempo de horno retiramos la bandeja y dejamos atemperar durante una hora, mínimo, antes de cortar y servir. Mejor si lo dejamos dos o tres, incluso de un día para otro. El pollo relleno toma cuerpo con el reposo y resulta más fácil de cortar en frío. Servimos con los jugos del asado, que espesamos calentando a fuego suave, removiendo sin parar, con una cucharadita de harina de maiz.

Paso A Paso Pollo Relleno

Con qué acompañar el pollo relleno

Hay muchas guarniciones que le van bien al pollo relleno. Entre nuestras favoritas están el puré de patatas cremoso, las cebollitas glaseadas al vino dulce y el puré de manzana con romero, pero unos sencillos espárragos trigueros a la plancha o unas judías salteadas con mantequilla son igualmente un acierto seguro.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio