Receta de pechugas de pollo en salmuera seca de laurel y pimienta: técnica rápida para lograr una carne jugosa y tierna

Receta de pechugas de pollo en salmuera seca de laurel y pimienta: técnica rápida para lograr una carne jugosa y tierna
Sin comentarios
13 votos

Lograr unas pechugas de pollo que sean verdaderamente jugosas y sabrosas requiere un pelín de trabajo previo, pero nada fuera del alcance del más novato. Ya hemos compartido diferentes trucos, como elaborar una salmuera básica, marinar con yogur o la combinación de técnicas, pero hoy tenemos un nuevo método muy rápido y efectivo, con salmuera seca de laurel y pimienta.

Tal y como explica Eric Kim en The New York Times, esta versión en seco combina el poder de la sal para extraer el agua de la carne con la jugosidad del azúcar moreno y la potencia de dos aromáticos tan comunes como el laurel y la pimienta. Podríamos hacerlo igual cambiando estos dos ingredientes por otra mezcla de especias, aunque nos resultaba muy sugerente dar ese protagonismo a la hoja de laurel, a menudo relegada para aromatizar caldos y guisos.

Avisamos que tanta pimienta recién molida puede resultar algo fuerte para paladares más sensibles; si es tu caso, reduce su cantidad y añade, por ejemplo, comino o cilantro en grano en su lugar. La ventaja de ese marinado es que solo hay que dejar el pollo reposando entre 30 minutos y una hora como máximo.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Laurel (secas pero no pasadas) 5
  • Pimienta negra en grano 1 cucharadita
  • Azúcar moreno 1 cucharada (compactada)
  • Sal 2 y 1/2 cucharaditas
  • Ajo en polvo 2 cucharaditas
  • Pechuga de pollo grandes enteras 2
  • Aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer pechugas de pollo en salmuera seca de laurel y pimienta

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 20 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 10 m
  • Reposo 45 m

Moler en un molinillo de especias, procesador de alimentos o a mortero las hojas de laurel con los granos de pimienta, hasta tener un polvillo con ligera textura. Combinar con la sal, el azúcar moreno y el ajo en polvo.

Secar el pollo con papel de cocina y cortar cada pechuga en dos mitades longitudinalmente, para que no sean tan gruesas. Disponer en una fuente y embadurnarlas bien con la mezcla de especias, por todas sus partes. Dejar en la nevera, sin tapar, un mínimo de 30 minutos y nunca más de una hora.

Pollo Salmuera Secapasos

Sacar del frigorífico y calentar una buena sartén o plancha que tenga tapa a fuego fuerte. Una vez bien caliente, cubrir el fondo con aceite de oliva y depositar rápidamente las pechugas, bajando el fuego a potencia media-baja. Cocinar unos 5-7 minutos, hasta que estén bien doradas por ese lado, y darles la vuelta.

Poner la tapa y mantener la cocción otros 5-7 minutos más, o hasta que la temperatura interior marque unos 70ºC. Trasladar las pechugas a una tabla o fuente limpia y dejar reposar 10 minutos, para que se asiente y termine de cocerse por dentro. Comprobar la temperatura de nuevo si se tiene un termómetro digital; debería marcar 74-75ºC en la parte más gruesa.

13 votos

Con qué acompañar las pechugas de pollo

Nos gusta la sugerencia de Kim de servir el pollo con un cítrico, que bien puede ser lima o limón, para dar ese punto ácido y fresco a la carne que además suaviza la potencia de la pimienta. Cualquier guarnición de verduras o algún grano irá bien a estas pechugas: guisantes salteados, judías verdes, patatas, pisto, calabacín, etc. Cortada o desmenuzada en frío es una carne estupenda también para completar ensaladas o preparar sándwiches y wraps.

En Directo al Paladar | Pechugas de pollo a la sidra glaseadas con zanahoria: receta para comer o cenar bien sin complicaciones
En Directo al Paladar | Pechuga de pollo con soja, miel y limón, la receta que te demostrará que la pechuga de pollo también puede quedar jugosa y sabrosa

Temas
Inicio