Compartir
Publicidad

Berenjenas con pasta de tomate picante: receta vegetariana rápida y sana

Berenjenas con pasta de tomate picante: receta vegetariana rápida y sana
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La temporada de berenjenas, como la de todas las hortalizas de verano, está llegando a su fin. Pero, precisamente por esto, encontramos aún en las fruterías muy buenos ejemplares a precio de risa: es el fin del stock.

En mi caso, he tenido una sobreproducción de berenjenas en el huerto y no sabía ni que hacer con ellas. Cansado de comerlas fritas, en musaka, como baba ghanoush o alla Parmigiana (quizás mi plato favorito de berenjenas), me puse a buscar alguna otra forma de servirlas que no fuera muy compleja.

Me encontré entonces con una receta del libro Cocina Vegana, de Jean-Christian Jury, originaria de Indonesia, que encajaba perfectamente en lo que estaba buscando y que, además, me permitía dar salida también a un puñado de tomates.

Estas berenjenas con pasta de tomate picante no tienen ningún misterio, más que contar con una buena materia prima y escoger un punto de picor que se adapte a tus gustos. La pasta, además, está exquisita para acompañar cualquier otra cosa, así que no te preocupes si sobra.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Berenjena 1 kg
  • Tomate 350 g
  • Cebolla 2
  • Diente de ajo 3
  • Azúcar cucharadita 1
  • Sal cucharadita 1
  • Guindilla cucharadita 2
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva cucharadas 2
  • Albahaca

Cómo hacer Berenjenas con pasta de tomate picante

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 55 m
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 35 m
Collage Berenjenas

Precalienta el horno a 200 ºC. Mientras se calienta, corta las berenjenas longitudinalmente por la mitad y, después, en rodajas con forma de media luna. Colócalas en una fuente y hornéalas durante 25 minutos, hasta que estén tiernas, pero no pastosas.

Mientras se preparan las berenjenas tritura en un robot de cocina o en batidora el tomate, la cebolla y el ajo pelados y picados gruesos, el azúcar, la sal y la guindilla molida (o dos o tres cayenas), junto a 60 ml de agua. Debes obtener una pasta no demasiado espesa. Sazónala al gusto con pimienta negra.

Calienta el aceite de oliva en una sartén a fuego medio y cuece la pasta de tomate hasta que espese, lo que te llevará en torno a 15 minutos.

Cuando estén listas las berenjenas y la pasta, sencillamente coloca las berenjenas en una fuente y cubre estas con la pasta de tomate. Adorna el plato con albahaca fresca picada, que le da un toque de frescor que le va de lo lindo.

Bon profit.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio