Publicidad

Lubina guisada con patatas, cebolla y guisantes, receta sin horno

Lubina guisada con patatas, cebolla y guisantes, receta sin horno
Sin comentarios
1 votos

Hoy vamos a preparar una lubina guisada con patatas, cebolla y guisantes que podéis preparar como plato único para una comida o una cena ligera, sin necesidad de más ingredientes, salvo algo de pan para disfrutar también de la salsa.

Casi siempre que preparamos este pescado, lo hacemos en el horno con patatas a la panadera, o lo cocinamos a la sal dejándola con el punto perfecto. Sin embargo, la lubina queda también estupenda cuando se prepara en cazuela guisándola lentamente como ya hicimos en la receta de lubina a la sidra que os enseñamos hace unos años.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Lubina de ración de unos 600-700 g aproximadamente 1
  • Guisantes frescos o congelados 150 g
  • Patata 2
  • Cebolla 1
  • Caldo de pescado o fumet un vaso y un poco más, si hiciera falta

Cómo hacer lubina guisada con patatas, cebolla y guisantes

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 45 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 30 m
  • Reposo 10 m

Cortamos las patatas con una mandolina en rodajas muy finas para que se puedan cocinar en poco tiempo sin quedar crudas. Picamos una cebolla en brunoise y la doramos en una cazuela. Cuanto más la doremos, más oscura quedará luego la salsa, así que hacedlo a vuestro gusto.

Sobre la cebolla dorada, colocamos las patatas y tras remover un par de minutos agregamos un vaso de caldo de pescado. Tapamos la cacerola y dejamos cocinar durante diez minutos, mientras cortamos la lubina en porciones. Para ello, separamos los dos lomos y partimos cada uno en dos trozos.

Añadimos el pescado y dejamos que se cocine 5 minutos con la piel arriba. Después, añadimos un chorrito de vino blanco y damos la vuelta al pescado con cuidado de que no se parta. Agregamos los guisantes y el perejil picado y volvemos a tapar la cacerola.

Lubina Guisada Collage

Tras cinco minutos más, el pescado estará listo para comer. Si en el proceso vemos que falta caldo podemos añadir un poco más. Probamos que las patatas estén tiernas, partiéndolas con el canto de una cuchara y si todo está en su punto, apagamos el fuego y dejamos que repose tapado otros diez minutos para que los sabores se asienten.

1 votos

Con qué acompañar la lubina guisada con patatas, cebolla y guisantes

Como su propio nombre indica, esta lubina guisada con patatas cebolla y guisantes ya incorpora una buena guarnición por lo que solo es necesario pensar en un postre para completar el menú. Os propongo un sencillo vaso de falso tiramisú de mango y tenéis una comida de campeonato.

En Directo al Paladar | Bacalao a la mantequilla de olivas, la receta fácil de pescado que no podrás dejar de preparar
En Directo al Paladar | 33 recetas fáciles con pescado

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios