Compartir
Publicidad
Publicidad

Pincho de alcachofa con bacon y gorgonzola. Receta

Pincho de alcachofa con bacon y gorgonzola. Receta
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La alcachofa está cansada de arrastrar tan buena fama. Que si la dieta de la alcachofa, que si que sana es la alcachofa… No puede más la pobre, ella quiere tener un vida más divertida y peligrosilla, dejar de estar presente en los platos de dieta, vestirse de manera moderna, darse a los placeres de la vida, engordar un poco y no volver a ser fotografiada junto a famosas de quinta división deseosas de perder unos cuantos kilates.

Así que hemos intentado darle un empujoncito en esta nueva vida, la hemos emparejado con un ilustre italiano, el señor Gorgonzola, y ha salido a la calle envuelta en un manto de bacon vestida para matar, renovada y mortal en este pincho de alcachofa con bacon y gorgonzola.

Ingredientes para seis pinchos

Seis corazones de alcachofa congelados, seis lonchas de bacon, queso gorgonzola, aceite de oliva, agua y sal.

Elaboración del pincho de alcachofa, bacon y gorgonzola

Para esta receta he utilizado corazones de alcachofa congelados, que ahorran mucho tiempo de preparación y son de tamaño bastante uniforme. Preparamos un cazo con agua y una pizca de sal y cocemos las alcachofas según las instrucciones del fabricante. Una vez cocidas las escurrimos y dejamos que se enfríen.

Rellenamos los corazones con queso gorgonzola. Cortamos las tiras de bacon a lo largo, en dos mitades. Envolvemos cada corazón primero a lo ancho con una tira de bacon y luego en el sentido contrario con otra, sujetando esta con un palillo en la parte contraria a las hojas.

En una sartén con un chorrito de aceite las salteamos hasta que el bacon esté dorado. Dejamos que escurra la grasa sobre un papel de cocina y servimos sin retirar el palillo que nos ayudará a comer el pincho..

Preparación

Tiempo de elaboración | 40 minutos
Dificultad | baja

Degustación

Este pincho de alcachofa con bacon y gorgonzola es como un primer beso. Al principio, se acerca a nuestra boca nervioso ante lo desconocido, y en un primer mordisco nos ofrece un beso quizá algo torpe, casi agresivo, que nos devuelve un intenso sabor a queso azul. En un segundo intento, el bacon está más presente para calmar la intensa primera impresión.

El tercer contacto es definitivo, y aquí la verdadera esencia de la alcachofa sale a la luz con su sabor envolvente y dulzón. Llegados a este punto no queda más remedio que correr las cortinas y dejarse seducir.

En Directo al Paladar | Pincho de morcilla, puerro y patata a lo pobre. Receta
En Directo al Paladar | Alcachofas gratinadas con queso. Receta vegetariana

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos