Por qué deberíamos lavar el plátano antes de pelarlo. Esta es la forma correcta de hacerlo

Como cualquier otra fruta o verdura que vayamos a pelar, el plátano también debería lavarse

Platanos
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

¿Has estado comiendo mal el plátano todo este tiempo? Quizá suena muy radical, pero lo cierto es que poca gente suele lavar esta popular fruta antes de pelarla. Probablemente muchos ni han llegado a planteárselo, mientras que sí tenemos claro, y más desde la pandemia, lo importante que es lavar las frutas y verduras en casa antes de consumirlas o cocinar con ellas.

Los expertos en seguridad alimentaria no se cansan de repetirnos que la mayoría de intoxicaciones se producen en el ámbito doméstico por una incorrecta manipulación de los alimentos. Lo más importante es cuidar la higiene, y eso implica nuestras manos, los utensilios que vamos a usar y, obviamente, los propios alimentos. No todo hay que lavarlo -el pollo, jamás- pero los vegetales crudos sí conviene someterlos a una limpieza adecuada.

La excepción serían aquellos productos de cuarta gama que ya vienen lavados y, en su caso, pelados y cortados, listos para comer, como las ensaladas de bolsa.

Por qué también hay que lavar los plátanos

Si no nos vamos a comer la piel, ¿por qué hay que lavarla? Muy sencillo: para eliminar o reducir al máximo los restos de cualquier elemento contaminante. Y con ello no nos referimos tanto a posibles residuos de pesticidas -que están dentro de los límites permitidos por la UE-, sino más bien por posibles bacterias o microorganismos y, mayoritariamente, suciedad.

Los riesgos de que nos intoxiquemos o suframos alguna consecuencia desagradable por consumir vegetales sin lavar son mínimos, pero siempre es mejor prevenir que curar. Y nadie quiere comerse una manzana con sabor a polvo. una zanahoria con restos de tierra o una lechuga con bichitos.

Platano

Con los plátanos sucede lo mismo, a pesar de que la piel la vayamos a desechar -si bien puede usarse en la cocina-. Si cortamos la punta con un cuchillo o si lo pelamos con ayuda de este, algo necesario en los ejemplares más verdes y duros, podemos estar contaminando el interior a través de la hoja. Es lo mismo que sucedería al partir y pelar frutas más duras sin lavar, como el melón o la piña.

Si la piel está sucia y los pelamos a mano, nos estaremos contaminando y ensuciando; salvo que dejemos el plátano sobre una tabla limpia sin tocarlo y volvamos a lavarnos las manos después, podríamos traspasar esa contaminación al interior de la fruta. Tantos malabares solo complican algo tan sencillo como limpiar la pieza antes de hacer nada con ella.

Expertos como Juan Revenga o el nutricionista Aitor Sánchez coinciden en la importancia de lavar incluso aquellos alimentos que vayamos a pelar, por estos motivos. Pensemos además en esos plátanos que nos llevamos al trabajo o de excursión, que metemos en la mochila o bolsa de tela, que dan mil vueltas entrando en contacto con a saber qué hasta que nos los comemos.

Cómo lavar el plátano correctamente

La forma adecuada es muy sencilla y no nos llevará más que un minuto, un poco más si el ejemplar está especialmente sucio -a veces la cáscara está pegajosa o tiene muchos restos de suciedad visible-.

Platanos4

Como siempre, solo lavaremos la fruta que vayamos a consumir o usar en ese momento. Si no está muy sucio, es suficiente con lavar a mano bajo el grifo de agua corriente, frotando manualmente, y luego secar muy bien. Si la suciedad fuera persistente, se puede frotar con un cepillo adecuado y reservado para esta tarea.

Lo ideal es cortar la piel y pelarlo con un cuchillo diferente del que usemos si luego lo vamos a trocear, o podemos lavar el primero antes de seguir con la preparación. Y, como siempre, nunca hay que olvidarse de lavarse bien las manos con agua y jabón antes y después de manipular cualquier alimento.

Platanos

Si somos especialmente escrupulosos, o si tenemos en casa personas en grupos de riesgo, como embarazadas o inmunodeprimidas, podríamos además lavar el plátano con una solución desinfectante o lejía de uso alimentario, siempre siguiendo las instrucciones del fabricante, como recomienda Miguel A. Lurueña.

La excepción, que requiere algo de maña

Niño comiendo un plátano

No sería realmente necesario lavar el plátano si abrimos la fruta por un extremo y logramos que en ningún momento la piel toque el interior, ni nuestra mano. Tendríamos que comerlo al modo tradicional, separando la piel a tiras mientras sujetamos la pieza por abajo, mordiéndolo poco a poco, hasta terminar solo con la cáscara vacía. Claro que cualquier despiste nos puede llevar a "contaminar" la pulpa sin querer.

Como decíamos al principio, los riesgos de consumir el plátano sin lavar son mínimos, y probablemente muchos pensarán que "lo han hecho así toda la vida". No vamos a llevarles la contraria, pues como comentó Gemma del Caño hace un tiempo, más peligroso el consumo habitual de alcohol que comerse la fruta sin lavar.

AMUKINA Solución Líquida Frutas y Verduras - Lava y desinfecta frutas y verduras - 10 días. Todos los públicos, 500 ml (Paquete de 1)

Fotos | KamranAydinov - mdjaff -Freepik

En DAP | Sí, puedes guardar el plátano en la nevera. Así consigo evitar que se me pongan pochos

En DAP | 11 ideas para aprovechar los plátanos maduros que quedan en el frutero (y 41 recetas para sacarles todo el partido)

Inicio