Desperdicio cero: cinco platos que ayudarán a una pareja joven a no tirar nada de comida

Desperdicio cero: cinco platos que ayudarán a una pareja joven a no tirar nada de comida
Sin comentarios

Por muy previsores que seamos a la hora de llenar nuestra despensa, resulta  fácil equivocarse calculando las cantidades de lo que debemos comprar, para no tirar nada de comida. Si a ello se suma la inexperiencia por habernos independizado hace poco tiempo, las cosas pueden complicarse un poco más. Por eso, vamos a daros un montón de recetas que os ayudarán a aprovechar hasta la última miga de los platos que preparéis.

Además, nos estaremos apuntando a una de las tendencias del año, pues el desperdicio de alimentos atenta contra la sostenibilidad del planeta. Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 -concretamente el 12.3- plantea reducir a la mitad la pérdida y desperdicio de alimentos para ese año.

A continuación, os proponemos cinco elaboraciones con las que podréis poner vuestro granito de arena: tortillas, revueltos, purés, croquetas y quiches son platos que permiten reutilizar aquellos alimentos que han sobrado para elaborar una receta de aprovechamiento.

Por supuesto, nada mejor que acompañar cualquiera de ellos con una Coca-Cola Zero Azúcar y la compañía de los vuestros, porque juntos todo sabe mejor.

Croquetas o cómo dar salida a las sobras

Prácticamente, podemos elaborar unas croquetas con cualquier ingrediente. Basta con que abramos nuestra nevera y revisemos qué nos sobró ayer y ya tendremos la base para preparar esas deliciosas bolitas crujientes con interior meloso gracias a la bechamel.

Coca Cola 5

Croquetas de cocido

Ingredientes

  • 80 g de mantequilla
  • 80 g de harina
  • 700 g de leche
  • 300 g  de caldo de cocido
  • 70 g de chorizo del cocido
  • 70 g de pollo del  cocido
  • 70 g de carne del cocido
  • Pimienta negra recién molida
  • Nuez  moscada
  • Sal
  • Harina
  • Pan rallado
  • Huevo

Cómo preparar las croquetas de cocido

Empezamos cortando las carnes y el chorizo en trocitos bien pequeños, y reservamos. Para hacer la bechamel, derretimos la mantequilla y añadimos la harina. Removemos hasta formar una mezcla dorada. Vamos añadiendo poco a poco la leche y removiendo.

Por último, vertemos, también poco a poco, el caldo de cocido. Esto lo iremos haciendo con el fuego fuerte y sin parar de remover. Al final, añadiremos la carne, el pollo y el chorizo. Sazonamos y dejamos cocer a fuego más suave unos 5 minutos o hasta obtener la consistencia deseada.

Cuando la masa se enfríe, será el momento de formar las croquetas. Solo restará pasarlas por huevo batido y pan rallado antes de freírlas en abundante aceite caliente.

Más recetas de croquetas de aprovechamiento

Podemos aprovechar los restos de de una tabla de embutidos y quesos, por ejemplo, para hacer unas croquetas de jamón ibérico o estas geniales croquetas caseras de chorizo. Eso sí, si os gustan los sabores intensos, no os perdáis las croquetas de queso roquefort o estas deliciosas croquetas de queso variado, idóneas para dar salida a sobras que tengamos de quesos de diferentes tipos.

Si hacéis un estofado de rabo de toro y sobra bastante, solo tenéis que deshuesar la carne que haya quedado para elaborar unas croquetas de rabo de toro a la cordobesa. Lo mismo si os sobra pollo de hacer caldo, triunfaréis con las croquetas de pollo Francis Paniego.

Y si lo que os gustan son las croquetas de pescado, no dejéis que se pierda ninguna sobra. Podéis elaborar croquetas de bacalao, todo un clásico, de merluza y gambas o de patata y atún.

Revueltos: imaginación al poder

revuelto

Para los que aún no tengáis demasiado arte a la hora de elaborar una tortilla, los revueltos son una estupenda opción para ir cogiendo práctica. ¿Qué puede ser más fácil que un plato hecho con huevos ligeramente batidos y cocinado en una sartén hasta que cuajan y forman grumos?

Un revuelto puede servirse en el desayuno (la encontraréis en la mayoría de establecimientos hoteleros), aunque también puede ser un plato principal, por ejemplo de una cena, si se acompaña de una ensalada completa.

Como ocurría con las croquetas, los revueltos pueden prepararse con un sinfín de ingredientes: con ajetes y gambas, con erizos de mar y espárragos trigueros, con bacalao, con cardillos y panceta, con morcilla o con ajetes y gulas.

Tortilla, la reina del aprovechamiento

Coca Cola 2

La tortilla es uno de los platos más conocidos y emblemáticos de la gastronomía española, siendo una receta tan popular que se puede encontrar prácticamente en cualquier bar o restaurante. Para el tapeo, para una cena, para una comida informal, puede servirse en casi cualquier situación y se le pueden añadir tantos ingredientes como nos apetezcan.

En esta ocasión, el toque de aprovechamiento lo pone esa bolsa de patatas que abrimos ayer y no consumimos.

Tortilla de patatas fritas de bolsa

Ingredientes

  • 7 huevos grandes
  • 200 g de patatas fritas de bolsa
  • Aceite de oliva virgen extra

Como hacer tortilla de patatas fritas de bolsa

En un recipiente hondo, batimos seis de los siete huevos, sin mezclar  en exceso. Solo queremos romperlos y ligarlos ligeramente. Añadimos las  patatas fritas de bolsa y mezclamos al tiempo que las rompemos  ligeramente. Dejamos reposar la mezcla durante 15 minutos, lo suficiente para que las patatas se rehidraten y reblandezcan.

Calentamos un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén. Hemos usado una de 18 cm de diámetro en su base y 22 cm en la parte superior, pero es posible emplear una un poco más pequeña si queremos una  tortilla más gruesa. Añadimos el séptimo huevo a la mezcla, rompemos y  mezclamos ligeramente. Con esto conseguiremos una tortilla más jugosa.

Cuando el aceite empiece a humear ligeramente, vertemos la mezcla de la patata y el huevo sobre la sartén y la extendemos por toda la superficie. Cuajamos la parte inferior a fuego medio alto durante un minuto y volteamos con ayuda de un plato. Terminamos de hacer la tortilla por la otra cara durante un minuto más.  Si os gusta muy cuajada, solo es preciso aumentar el tiempo de sartén al gusto.

Más recetas de tortillas de aprovechamiento

Tortilla De Aprovechamiento

Para que cuando tengáis en la nevera una gran variedad de verduras y hortalizas y no os apetezca elaborar un puré, como antes os proponíamos, tenéis la posibilidad de preparar una tortilla paisana de hortalizas, aunque una con patatas y espárragos trigueros es también una excelente opción.

Para los más valientes, la tortilla con casquería, típica de Sacromonte, y que no dejará indiferente a nadie. Si os gusta el queso, la de calabacín y queso brie o la de espárragos verdes, almendras y queso seguro que os conquistarán al primer bocado. Y para terminar una estupenda tortilla de gulas, que es la mejor forma de añadir un ingrediente poco corriente en esta receta.

Sea cual sea la receta que escojamos para aprovechar nuestras sobras de comida, una Coca-Cola es la mejor forma de acompañarla. Porque una Coca-Cola es el complemento ideal que hace de nuestras comidas algo especial.

Purés y cremas: los eternos comodines

Cocacola Pure 1

Seguro que cualquiera de nosotros abre ahora mismo la nevera y encuentra los ingredientes necesarios para elaborar un puré. Cuando las verduras llevan un tiempo ya almacenadas en nuestra cocina y empiezan a ponerse pochas, lo mejor es ponerlas en una olla y cocerlas para hacer un puré.

Además, con un poco de imaginación, podemos conseguir estupendos sabores, añadiendo queso rallado, por ejemplo. A la hora de llevar los purés a la mesa no debemos olvidarnos de servirlos con crostones de pan o alguna semilla, como sésamo tostado o pipas de girasol.

Puré de verduras

Ingredientes

  • 2 calabacines
  • 4 zanahorias
  • 1 brócoli pequeño
  • 2 puerros
  • 2 patatas
  • 1/2 calabaza
  • 2 pastillas de caldo concentrado
  • 4 quesitos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Agua

Cómo hacer puré de verduras

Empezamos preparando todos los vegetales. Así, los lavamos, pelamos (cuando sea preciso, como con las patatas y la calabaza) y troceamos.

En una cazuela honda ponemos un poco de aceite y rehogamos el puerro unos minutos, hasta que haya reblandecido un poco. Añadimos el resto de vegetales y dejamos que se rehoguen, removiendo para que no se peguen.

Después, los cubrimos con agua. Cuando esta hierva, añadimos las pastillas de caldo y la sal. Es mejor no echar demasiada agua al principio, sino irla incorporando poco a poco si vemos que hace falta, para que no quede ni  demasiado espesa ni demasiado aguada.

Bajamos la cazuela del fuego, añadimos los quesitos, rectificamos de sal y batimos con una batidora de mano hasta que esté todo integrado y quede con la consistencia de una crema.

Otras recetas de purés

Si os gusta probar nuevas recetas y mezclas de ingredientes, no dejéis pasar estas recetas de crema de garbanzos con puerros y setas, crema de chirivías con mermelada de tomate y cebolla crujiente, la anisada de calabaza asada o esta de coliflor al curry.

Una quiche para cada día de la semana

Quiche

Una de las tartas saladas más famosas que existen en gastronomía es la quiche. Su origen se encuentra en el noroeste de Francia, en la región de Lorena, a principios del s XVII. La palabra quiche deriva de Küche, que significa tarta en lorenés.

En su origen esta tarta salada se preparaba sin el queso y bacon tradicionales. Solo llevaba una mezcla de nata batida con huevos llamada migaine, que se repartía sobre una masa quebrada extendida sobre el molde y que se horneaba. Sin embargo, hoy en día, existen muchas variantes, por ejemplo incluyendo también cebolla, todas igual de buenas.

Aparte de la quiche lorraine, que es la receta clásica, tenemos muchas otras opciones para utilizar ingredientes de nuestra despensa para elaborar nuestra tarta salada, como tomates cherry y piñones, habitas y puerros, tomates secos con aceitunas, brócoli, queso de cabra y mostaza, calabaza, membrillo y gorgonzola y brócoli y queso azul.

Imágenes: Coca-Cola y Shutterstock/Rimma Bondarenko/DronG


Inicio