Compartir
Publicidad

Cheesecake en vasito sin horno: receta fácil y rápida con vídeo incluido

Cheesecake en vasito sin horno: receta fácil y rápida con vídeo incluido
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estos cheesecake en vasito sin horno son fáciles de hacer, están listos en 15 minutos, no requieren de ingredientes ni utensilios extraños y están de muerte lenta. Lo tienen todo, la verdad sea dicha. Además quedan rebonicos al presentarlos en vasito, algo que es muy cómodo a la hora de servir y que nos ahorrará andar cortando porciones.

Nuestra receta se puede adaptar al gusto de cada cual, prescindiendo de la base de galleta para hacerlos más ligeros, usando más o menos azúcar en la capa de relleno, otra mermelada o sin ella, otros frutos para la decoración (mango, fresas, kiwi,...). Para que veáis cómo hacer la receta de cheesecake en vasito sin horno os hemos preparado un vídeo que, además de más abajo, también podéis encontrar en nuestro canal de YouTube junto con muchas otras recetas.

Ingredientes

Para 4 unidades
  • Galletas tipo María (para la base) 50 g
  • Mantequilla (para la base) 35 g
  • Azúcar (para la base) 15 g
  • Sal pizca (para la base)
  • Nata líquida para montar bien fría (para el relleno) 175 g
  • Queso crema a temperatura ambiente (para el relleno) 250 g
  • Esencia de vainilla (para el relleno) 5 ml
  • Azúcar glasé (para el relleno) 95 g
  • Mermelada de frutos rojos 50 g
  • Zumo de limón 30 ml
  • Frambuesas y otros frutos del bosque para decorar
  • Menta fresca para decorar

Cómo hacer cheesecake en vasito sin horno

Dificultad: Media
  • Tiempo total 15 m
  • Elaboración 15 m

Trituramos las galletas sin llegar a pulverizar, no pasa nada si notamos trozos más grandes que otros. Fundimos la mantequilla, en microondas o al baño María, y la agregamos a la galleta triturada junto con el azúcar y un pelizco de sal. Mezclamos bien y repartimos en cuatro vasitos.

A continuación preparamos el relleno y, para ello, montamos la nata (que habrá de estar bien fría) con unas varillas eléctricas (o a mano) hasta que esté bien firme. Agregamos el queso crema, previamente batido, la esencia de vainilla y el azúcar glacé. Removemos hasta obtener una crema homogénea, pasamos a una manga pastelera y rellenamos los vasitos.

En un cacito calentamos la mermelada de frutos rojos junto con el zumo de limón. Retiramos del fuego en el momento que empiece a hervir y dejamos enfriar completamente antes de cubrir cada cheesecake con ella. Terminamos decorando con frambuesas, moras, etc y unas ramitas de menta fresca.

Con qué acompañar el cheesecake en vasito sin horno

El cheesecake en vasito sin horno es perfecto para rematar una comida copiosa o para esas ocasiones en que apetece dulce, pero sin pasarse de cantidad ni de dulzor. Podemos estirar la mezcla y usar vasitos más pequeños, para que nos salgan seis u ocho raciones. Están deliciosos después de un rato de reposo en la nevera, bien fresquitos.

En Directo al Paladar | Flores de hojaldre, salmón y calabacín: receta fácil, rápida y lucida con vídeo incluido
En Directo al Paladar | Esta tarta de galletas y limón es la tarta más fácil del mundo (y la traemos con vídeo receta)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio