Publicidad

24 recetas veraniegas con mozzarella, ricotta, burrata y otros quesos frescos italianos

24 recetas veraniegas con mozzarella, ricotta, burrata y otros quesos frescos italianos
Sin comentarios

Si hay un triunvirato de quesos en la cocina italiana que lleve la voz cantante (con permiso de dos emperadores como el parmesano y el grana padano) es el de los blandos y blancos.

Mozzarella, burrata y ricotta forman así una terna imbatible, llena de sabor y de frescura, que se convierten en socorridos aliados de nuestra cocina. Más aún cuando el calor aprieta y las ganas de cocinar, o de rodearse de fogones, no suben del mismo modo que las temperaturas.

De refrescantes ensaladas a curiosas tartas (dulces y saladas), los quesos blancos italianos, tan frecuentes en las regiones del sur de la Bota, también demuestran que podemos sacarles partido en pastas y pizzas (como buenos italianos) pero también en algunos aperitivos no tan convencionales o, por supuesto, en postres.

Son tan fáciles de usar como difícil encontrar alguien que se no se pirre por ellas, así que hoy nos proponemos darle nueva vida a estos ligeros quesos (además aptos para los intolerantes a la lactosa) con los que triunfar este verano.

Recetas con ricotta

La ricotta, más allá de su nombre, en poco difiere de otras formas de aprovechamiento láctico como son nuestro requesón o y bastante similar a lo que los británicos llaman cottage, aunque en este caso no es exactamente lo mismo.

En algunos casos se la considera un subproducto, ya que proviene del segundo procesamiento del suero lácteo, después de elaborar otros quesos de pasta blanda.

Es muy fresca, algo acuosa, ligera, poco salada y, como todos los quesos blancos y blandos, muy perecedera. Solemos encontrarla como relleno de pastas y sobre pizzas, aunque hoy vais a descubrir un abanico de recetas donde darle salida.

1. Malfatti o dumplings italianos de espinacas y queso ricotta

malfetti con ricotta y espinacas

Sencillos de elaborar e ideales para el verano, estos malfatti son una forma fácil de combinar espinacas con queso y que en casa nos aplaudan por ello.

La bandera de Italia con sus tres colores en un mismo plato, tan versátil y rápido que lo harás en más de una ocasión.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Espinaca fresca 500 g
  • Ricotta 300 g
  • Huevo 1
  • Queso parmesano 60 g
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Nuez moscada molida
  • Harina de trigo 120 g
  • Salsa de tomate casera 200 g

Cómo hacer malfatti o dumplings italianos de espinacas y queso ricotta con salsa de tomate

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 30 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 15 m

Lavamos y escurrimos las espinacas a conciencia, las colocamos en una cacerola sin nada de agua ni aceite. Tapamos y cocemos en su propio vapor durante ocho minutos, a fuego bajo. Escurrimos todo el agua que hayan podido absorber y picamos muy finamente a cuchillo.

Mezclamos el queso ricotta con el huevo, añadimos las espinacas picadas y el parmesano rallado. Condimentamos con sal, pimienta negra molida y nuez moscada molida al gusto. Removemos bien antes de añadir la harina y mezclar hasta obtener una masa homogénea.

Una vez esté todo bien integrado ya tendremos nuestra masa preparada. Con las manos enharinadas tomamos pequeñas porciones de la masa y hacemos bolitas. No importa que no queden regulares. Calentamos abundante agua con sal en una cacerola y cocemos los malfatti en tantas de ocho o diez, para que no se peguen, durante unos cinco minutos.

Retiramos con una espumadera y continuamos cociendo el resto. Calentamos la salsa de tomate casera y cubrimos con ella la base de cuatro platos. Colocamos encima unos seis u ocho malfatti por cabeza (depende del tamaño), espolvoreamos con queso parmesano rallado y acompañamos de un poco de orégano fresco.

Enlace directo a la receta completa | Malfatti o dumplings italianos de espinacas y queso ricotta con salsa de tomate

2. Frittata mediterránea con ricotta y pesto

Frittata mediterránea con ricotta y pesto

Una nueva forma de dar vida a tus huevos y salir de las recetas más manidas, aprovechando por la frescura del producto de temporada y del queso.

En este caso, ricotta, pero las frittata aceptan casi cualquier tipo de queso y además son idóneas para cualquier momento del día, ganando adeptos en las cenas más informales o siendo un plato muy recomendado para un picnic.

  • Ingredientes para 4 personas: 50g de quinoa, 5 huevos, 1 diente de ajo, albahaca al gusto, 100g de ricotta, 1 cebolleta, 125g de tomate cherry, sal y pimienta, pesto de albahaca para servir.
  • Elaboración: Precalentamos el horno a 180°C. Cocemos la quinoa siguiendo las instrucciones del fabricante en abundante agua con sal. Una vez cocida, la dejamos enfriar un poco. Echamos los huevos y el ajo en un bol y los batimos batimos para combinar. Añadimos la albahaca, el queso ricotta, la cebolla, los tomates, la sal, la pimienta y tres cuartas partes de la quinoa cocida. Mezclamos. Engrasamos una sartén o molde que pueda ir al horno. Agregamos la mezcla al molde. Cubrimos con la quinoa restante y horneamos durante 30 minutos o hasta que esté firme y dorada. Servimos con pesto por encima.

Enlace directo a la receta completa | Frittata mediterránea con ricotta y pesto

3. Lasaña con brócoli, nueces y ricotta

lasaña con brocoli

Nos salimos de la clásica boloñesa y también del farrago que implica hacer una bechamel, o de la potencia que esta receta tiene, para demostrar que hay vida en la lasaña más allá.

En este caso apostamos por brócoli y jamón de york, pero puedes probar con otros embutidos y hortalizas. Además de, si lo prefieres, ser purista y hacer una bechamel para napar el conjunto.

  • Ingredientes para 4 personas: 100g de jamón cocido, 300g de brócoli en ramilletes pequeños, sal, 100g de cebolla, 2 dientes de ajo, 30g de aceite, 400g de nata líquida para cocinar, 250g de queso ricotta, 70g de parmesano rallado, 50g de nueces troceadas, pimienta negra molida, 18 placas de lasaña precocidas y 100g de mozzarella rallada.
  • Elaboración: Precalentamos el horno a 180º. Picamos el jamón de York y lo reservamos. Hervimos el brócoli al vapor, si lo hacemos en Thermomix ponemos 250 g de agua en el vaso, ponemos el brócoli en el Varoma y programamos 10 min/Varoma/vel 1. Reservamos. Preparamos las placas de lasaña según las indicaciones del paquete. Picamos la cebolla y el ajo y las rehogamos en una sartén con el de aceite. En Thermomix, troceamos 2 seg/vel 5 y después sofreímos 5 min/120º/vel 1. Añadimos la nata, el queso ricotta, el parmesano rallado, las nueces, sal y pimienta. Removemos para que se integre todo. En Thermomix, 10 seg/giro inverso/vel 3. Vertemos 5 o 6 cucharadas de esta mezcla en una fuente refractaria de aproximadamente 20x30 cm. Colocamos 6 placas de lasaña y vertemos encima 1/3 de la mezcla. Encima repartimos la mitad del brócoli, desmenuzándolo con los dedos y la mitad del jamón picado. Tapamos con otras 6 placas de lasaña, bañamos con la mitad de la crema y encima repartimos el brócoli y el jamón restantes. Cubrimos con otras 6 placas de lasaña, bañamos con la crema restante y espolvoreamos con la mozarella rallada. Hornear 15 o 20 minutos y luego gratinar 5 minutos más a grill fuerte. Dejar reposar 2 o 3 minutos y servir.

Enlace directo a la receta completa | Lasaña con brócoli, nueces y ricotta

4. Bocadillo de tomatitos marinados con anchoas y queso ricotta

Bocadillo De Tomatitos Marinados Con Anchoas Y Queso Ricotta

Sirve como aperitivo y sirve también para que, por ejemplo, pongamos rumbo a la playa. El tomate y la ricotta hacen un matrimonio casi perfecto, que se mejora con el toque salado de las anchoas.

Si encima añadimos alcaparras y ese puntito del encurtido nos presentamos ante un bocata que no tiene nada que envidiar a otros con ingredientes más ilustres.

  • Ingredientes para 2 personas: 150g de tomate cherry, 8 anchoas, 30ml de alcaparras, 50ml de aceite de oliva, 30ml de vinagre de Módena, 120g de ricotta, limón, pan de centeno y pimienta negra molida.
  • Elaboración: Comenzamos al menos una hora antes para dejar marinando los tomates, mejor incluso más tiempo. Lavar y secar bien, cortar en rodajas o por la mitad y colocar en un cuenco. Escurrir ligeramente las anchoas, picar y añadir con las alcaparras a los tomates. Agregar un poco de zumo y ralladura de limón, el aceite y el vinagre, un golpe de pimienta y mezclar bien. Dejar reposar tapado en la nevera. Abrir los panes y tostar ligeramente en la plancha o con el tostador. Escurrir la ricotta y colocar una capa fina en las dos bases de pan. Repartir el relleno de tomate y anchoa y coronar con una porción generosa de ricotta. Añadir un poco del líquido del marinado que haya quedado, pimienta negra, pimentón y ralladura de limón.

Enlace directo a la receta completa | Bocadillo de tomatitos marinados con anchoas y queso ricotta

5. Paupiette de jamón serrano y pollo con ricotta

Paupiette de jamón serrano y pollo con ricotta

Como protagonista o como estrella invitada, la ricotta es una buena de aportar ligereza y untuosidad a nuestros platos.

Igual que a la mayoría de quesos, el horno le viene de maravilla y esta opción con paupiette (o poupietas) no es una excepción.

  • Ingredientes para 4 personas: 500g de pechuga de pollo, 500g de queso Ricotta, 12 lonchas grandes y finas de jamón serrano, 50g de queso Parmesano rallado, 2 yemas de huevo M, 3 cucharadas soperas de aceite de oliva, ralladura de 1/2 limón, hojas de salvia fresca, sal y pimienta.
  • Elaboración: Partimos en dados pequeños las pechugas de pollo. Las echamos en un bol grande y les añadimos el queso ricotta desmenuzado, las yemas batidas, la ralladura de limón, y la pimienta. Repartimos esta mezcla en cuatro partes iguales. Precalentamos el horno a 180 grados. Encima de un papel de horno colocamos tres lonchas de jamón superpuestas ligeramente unas con otras. Echamos una cuarta parte del relleno encima y enrollamos como para hacer un rollo. repartimos esta operación con los otros tres rollos. Ponemos una sartén al fuego y calentamos en ella el aceite, echamos las hojas de salvia y sofreímos los paupiettes de dos en dos a fuego medio. Disponemos los paupiettes en una bandeja engrasada con aceite y los horneamos durante 35 minutos.

Enlace directo a la receta completa | Paupiette de jamón serrano y pollo con ricotta

6. Champiñones rellenos de ricotta y crema de sardinas

Champiñones rellenos de ricotta y crema de sardinas

Un aperitivo diferente y muy resultón, donde además la presentación cobra importancia, y que puedes aprovechar en casi cualquier momento porque es fácil de resolver.

Puedes jugar con el tipo de crema, adaptándola a la conserva que tengas pero con sardinas y su toque salado va de maravilla a la frescura de la ricotta.

  • Ingredientes para 12 champiñones grandes: 12 champiñones hermosos, 250g de ricota, 4 cucharadas soperas de parmesano rallado, 1 lata de sardinas en aceite de oliva, 3 cucharadas de aceite de oliva, 1 cucharada de perejil fresco picado, sal y mezcla de pimientas molida.
  • Elaboración: Precalentamos el horno a 180 grados. Engrasamos ligeramente una bandeja refractaria con una cucharada de aceite. Reservamos. Lavamos los champiñones y los secamos con papel de cocina. Les retiramos con cuidado el pie y este lo cortamos en trocitos muy menudos. Seguidamente colocamos los sombreros de los champiñones limpios en la bandeja. En un bol echamos las sardinas escurridas de su aceite y las trituramos machacándolas con un tenedor, añadimos el queso ricotta, el parmesano rallado, los trozos de pie de los champiñones y formamos una pasta con estos ingredientes. Espolvoreamos el perejil picado, y salpimentamos. Esta mezcla la repartimos entre los champiñones, vertemos un hilo de aceite de oliva por encima de ellos y horneamos durante veinticinco minutos. Servimos bien calientes.

Enlace directo a la receta completa | Champiñones rellenos de ricotta y crema de sardinas

7. Gratinado de pasta con ricotta, espinacas, limón y tomates cherry

Gratinado de pasta con ricotta, espinacas, limón y tomates cherry

Poner pasta, queso y horno es un buen remedio para que los niños no dejen nada en el plato.

Incluso añadiendo esa parte vegetal que a veces cuesta más pero que aquí le va de perlas con tomates y espinaca.

  • Ingredientes para 4 personas: 300g de pasta corta seca, 400g de tomate pera, 1 limón, sal, pimienta negra molida, aceite, 150g de espinaca fresc, 250g de ricotta, 8 tomates cherry y 50g de queso emmental.
  • Elaboración:: Hervimos abundante agua con sal y un chorrito de aceite en una cacerola. Cocemos en ella la pasta durante poco más de la mitad del tiempo indicado por el fabricante en el paquete. Yo tuve los lumaconi en cocción durante 9 minutos y el paquete indicaba 15 minutos. Escurrimos y refrescamos en abundante agua fría para cortar la cocción. Lavamos bien los tomates pera y los trituramos en un robot de cocina. Ponemos el tomate triturado en una sartén o cacerola de poco fondo junto con la ralladura del limón. Salpimentamos y, también, agregamos la misma cantidad de azúcar que de sal. Cocemos a fuego medio-alto durante unos 8-10 minutos o hasta que el tomate haya espesado y se hayan evaporado los jugos naturales del tomate. Ponemos las espinacas en un colador y las regamos con agua hirviendo. Dejamos escurrir al tiempo que se enfrían. Cuando hayan atemperado, las escurrimos bien entre los dedos para retirar todo el exceso de agua y las picamos ligeramente con un cuchillo afilado o pasando unas tijeras. Mezclamos las espinacas con el queso ricotta, una cucharada de zumo de limón y salpimentamos. Rellenamos los lumaconi con esta farsa. Sólo los que nos alcance, y escogiendo aquellos que no estén rotos. Colocamos la pasta rellena sobre una fuente cuya base habremos cubierto con la mitad de la salsa de tomate. Salteamos el resto de la pasta en la otra mitad de la salsa de tomate. La colocamos sobre la pasta rellena, bien esparcida, formando una segunda capa de pasta. Lavamos y cortamos los tomates cherry por la mitad y los colocamos sobre la pasta. Rallamos el queso emmental y espolvoreamos sobre la pasta.

Enlace directo a la receta completa | Gratinado de pasta con ricotta, espinacas, limón y tomates cherry

8. Tarta salada de queso ricotta y tomate

Tarta salada de queso ricotta y tomate

Entre pizzas, pissaladieres y cocas, el Mediterráneo se llena de masas sobre las que depositar prácticamente cualquier ingrediente.

En este caso, nuestro bien avenido matrimonio de tomate y queso, aunque lo puedes secundar con puerros, calabacines, anchoas, sardinas y muchas, muchas hierbas aromáticas frescas.

  • Ingredientes para 4 personas: 6 láminas de masa filo, 350g de ricotta, 1 huevo, 60g de parmesano rallado, 1 cucharadita de escamas de pimentón, 2 dientes de ajo, 8 o 10 ramas de tomillo fresco, sal, mantequilla y 8 tomates variados.
  • Elaboración: En un recipiente hondo mezclamos el queso ricotta con el huevo, la mitad del queso Parmesano rallado (reservamos la otra mitad para la base), los dos dientes de ajo pelados y rallados, las hojas de ocho ramas de tomillo, las escamas de pimentón (podéis prescindir de ellas si no las encontráis) y sal al gusto. Removemos bien hasta obtener una pasta homogénea. Preparamos la base de la tarta sobre una bandeja de horno untada con mantequilla o cubierta con papel vegetal. Colocamos la primera lámina de masa filo, pincelamos con mantequilla fundida por toda la superficie y espolvoreamos con un poco del queso Parmesano rallado que tenemos reservado. Colocamos una segunda lámina de masa, untamos con mantequilla y espolvoreamos con queso. Repetimos la operación hasta terminar con una lámina de masa filo. Extendemos la pasta de queso por encima, sin llegar a los extremos. Cubrimos con los tomates laminados por toda la superficie, combinando colores, tipos y tamaños para aportar variedad: Cocemos en el horno, precalentado a 200º C, durante 20 minutos o hasta que la masa filo adquiera un todo dorado. Retiramos y espolvoreamos con las hojas del tomillo restante y un poco más de queso Parmesano rallado. Servimos inmediatamente.

Enlace directo a la receta completa | Tarta salada de queso ricotta y tomate

9. Torta con champiñones y ricotta

Torta Con Champinones Y Ricotta

Guardando parecido con una quiche, aunque más liviana, ya que nos ahorramos el huevo, os presentamos esta receta que bien puede ser veraniega u otoñal.

En este caso la hicimos con champiñones pero podéis probar con el hongo que tengáis más a mano -o juntando varios- porque el resultado está garantizado.

  • Ingredientes para 6 personas: 1 masa quebrada, 450g de champiñones, 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 cucharadita de mantequilla, 1 cucharada de harina de trigo, 1 cucharada de yogur griego, 25g de brotes de espinacas, 120g de ricotta, 15g de piñones, sal y pimienta al gusto.
  • Elaboración: precalentando el horno a 180ºC. Estiramos la lámina de masa quebrada en nuestro molde desmontable, ajustando bien la masa al borde del molde. Lavamos los champiñones y los cortamos en cuartos salteándolos en una sartén con el aceite de oliva y la mantequilla. Los pasamos para un bol y les añadimos la harina, el yogur griego, la sal, la pimienta, los brotes de espinaca y el queso ricotta. Extendemos la mezcla encima de la base y giramos los bordes de la masa hacia dentro y por encima del relleno. Espolvoreamos con los piñones por encima. Horneamos durante cuarenta y cinco minutos. Servir caliente.

Enlace directo a la receta completa | Torta con champiñones y ricotta

10. Lasaña de verduras sin horno

lasaña de verduras sin horno

¡Alto ahí! ¿Pensabas que te íbamos a estar teniendo todo el día con el horno a cuestas? ¡No! y con esta receta sencillísima te enamorarás de las lasañas de verano.

Si quieres puedes emularla caliente pero en este caso es tan ligera y fácil que se convertirá en un básico de tus recetas veraniegas.

  • Ingredientes para 4 personas: 8 láminas de pasta para lasaña, 12 tomates cherry, albahaca al gusto, medio calabacín, 6 champiñones, 300g de ricotta, ralladura de limón, 1 cebolla y 8 espárragos trigueros.
  • Elaboración: Cocemos la pasta de lasaña en agua abundante, el tiempo indicado por el fabricante para que quede en su punto. Como luego no la vamos a hornear, aunque sea pasta de la que no requiere remojado o cocción previa, tendremos que cocerla igualmente. Partimos los tomates cherry en cuartos y los salteamos en la sartén durante unos minutos, añadiendo unas hojas tiernas de albahaca, sal y pimienta al gusto. Reservamos. Rallamos la corteza de un limón y la mezclamos con el requesón o ricotta, batiendo hasta que quede cremoso. Picamos también los espárragos, la cebolla, el calabacín y los champiñones, salteándolos hasta que estén tiernos pero ligeramente al dente. Con todas estas preparaciones, ya tenemos todo listo para montar el plato. En una fuente, colocamos dos láminas de lasaña y las untamos ligeramente con la mezcla de ricotta y limón. Cubrimos con una cucharada de tomates cherry y con otra de la mezcla de verduras salteadas. Cubrimos con otra capa de lasaña y repetimos la operación tres veces hasta terminar las capas.

Enlace directo a la receta completa | Lasaña de verduras sin horno

11. Tarta de ricotta o requesón

Tarta de ricotta o requesón

Cerramos el apartado ricotta con una tarta, donde podemos aprovechar su frescura y jugosidad para estos increíbles rellenos.

En este caso ella es la protagonista pero podéis incluir cualquier fruta como peras, manzanas, uvas o casi cualquier cosa que se os ocurra. El resultado en ningún caso defraudará.

  • Ingredientes para 12 personas:170g de mantequilla a temperatura ambiente, 150g de azúcar, la ralladura de 2 limones, 3 huevos L, sal, 15ml de zumo de limón, 240g de ricotta, 85g de harina de repostería, 5 g de levadura química y frutas variadas para adornar.
  • Elaboración: Calentamos el horno a 160º con calor arriba abajo. Batimos la mantequilla con el azúcar y la ralladura hasta obtener una crema suave. Agregamos las yemas de huevo una a una mientras seguimos batiendo, el requesón, el zumo de limón y la pizca de sal. Espolvoreamos la harina unida a la levadura tamizadas y unimos todo hasta tener una crema homogénea. Por último, mezclamos con cuidado las claras de los tres huevos, previamente montadas a punto de nieve. Vertemos la masa en un molde engrasado de entre 20 y 23 centímetros como mucho y horneamos durante unos 45 minutos o hasta que comprobemos con un palillo en el centro de la tarta que está hecha. Sacamos del horno, dejamos reposar cinco minutos antes de desmoldar y esperamos que la tarta se enfríe antes de servirla. Con frutas, helado o confitura casera resulta una delicia.

Enlace directo a la receta completa | Tarta de ricotta o requesón

Recetas con burrata

Rellenado De La Burrata Con La Stracciatella Igp Burrata Di Andria Rellenado de la burrata con la stracciatella. ©IGP Burrata di Andria

Como os explicamos en otra ocasión, la burrata es un placer a caballo entre la mozzarella y la stracciatella. Por fuera tiene la textura de la primera, elástica y masticable; por fuera, la untuosidad y cremosidad de la segunda.

Lo más habitual es que la sirvamos entera, abriéndola ligeramente y acompañándola bien sea de tomate, albahaca, aceite o algún acetto pero hoy la vamos a cocinar.

12. Ensalada de burrata italiana con tomates secos, piñones y rúcula

12 Ensalada de burrata italiana con tomates secos, piñones y rúcula

Frutos secos y queso siempre es una buena pareja, y más para ensaladas donde aportar proteínas y grasas de alta calidad sin casi despeinarse.

En este caso son piñones pero las nueces y las almendras (tanto crudas como tostadas o fritas) le van de maravilla a la burrata.

  • Ingredientes para 2 personas: 300g de burrata, 6 tomates secos, 50g de mermelada de tomate, piñones al gusto, 20g de rúcula, 1 pimiento rojo asado y 10 alcaparras.
  • Elaboración: Sacamos los tomates secos en aceite de su conserva y cortándolos en trozos pequeños. Así los podremos repartir después por distintas zonas del plato para formar nuestra ensalada. Hacemos lo mismo con las tiras de pimiento y las alcaparras. Sobre el plato, ponemos una cucharada de mermelada de tomate en la base y la extendemos con una cuchara, formando una especie de línea, que aportará las notas dulces. Distribuimos las hojas de rúcula saliendo de la línea, para que esta hoja nos aporte las notas amargas. Sobre la rúcula colocamos la burrata, responsable de los sabores salados junto al tomate y los piñones. Podéis dejar la burrata entera o abrirla un poco como hice yo. Sobre la rúcula y también sobre el queso italiano, vamos repartiendo los trozos de tomate y de pimiento, incorporando también las alcaparras. Terminamos añadiendo unos piñones tostados un minuto en la sartén y repartidos de forma aleatoria. Estos se encargan de aportar los toques crujientes a la receta, completando así nuestra composición. Aliñamos con un chorreón de buen aceite de oliva virgen extra bien repartido por encima y llevamos a la mesa.

Enlace directo a la receta completa | Ensalada de burrata italiana con tomates secos, piñones y rúcula

13. Crostini de pesto, burrata y tomates al balsámico

Crostini de pesto, burrata y tomates al balsámico

La devoción que los italianos sienten por las masas panaderas, sean bruschettas, focaccias, grissini o crostini no tiene precio y claro, es sanamente contagiosa.

La trilogía de albahaca, queso y tomate funciona siempre y en estos bocadillos sencillísimos nos terminamos de enamorar de ellos.

  • Ingredientes para 4 personas: 1 barra de pan de chapata,50g de salsa pesto, 200g de tomate cherry, 30ml de aceite, 30ml de vinagre de Módena, albahaca fresca, 1 diente de ajo, escamas de sal y 2 burratas.
  • Elaboración: Cortamos la chapata por la mitad y abrimos cada mitad longitudinalmente. Untamos cada pieza de chapata con una capa fina de pesto (sin pasarse que tiene un sabor muy potente) y tostamos en el horno, a 170ºC, hasta que esté crujiente. Podemos usar el grill si lo preferimos. Mientras tanto cortamos los tomates cherry por la mitad y preparamos la marinada. Para ello rallamos el diente de ajo y lo mezclamos con el aceite de oliva, el vinagre de Módena, la albahaca picada, sal y pimienta negra molida (opcional). Desmenuzamos la burrata con un cuchillo o con los mismos dedos y extendemos una capa sobre el pan tostado. Colocamos los tomates marinados por encima y terminamos con unas escamas de sal. Podemos decorar con hojas de albahaca fresca al gusto y listos para servir.

Enlace directo a la receta completa | Crostini de pesto, burrata y tomates al balsámico

14. Ensalada de burrata italiana, tomate Monterosa y germinados con sal de aceitunas negras

Ensalada De Burrata Italiana Tomate Monterosa Y Germinados Con Sal De Aceitunas Negras

Otro win-win sencillo con el que sorprender desde el entrante. Es clave usar buenos ingredientes siempre pero más si las recetas son sencillas.

Si no tenéis un tomate Monterosa podéis apostar por otro tomate grande de calidad como un tomate feo de Barbastro o un huevo de toro de Coín.

  • Ingredientes para 2 personas: 1 tomate variedad Monterosa, 1 burrata, brotes de alfalfa u otro germinado, sal de aceitunas negras, aceite, escamas de sal y orégano fresco.
  • Elaboración: Comenzamos pelando el tomate, usando un pelador específico para tomates o un cuchillo muy afilado como el que veis en la primera foto del paso a paso. Retiramos la parte central con un descorazonador y cortamos en ocho gajos. Escurrimos bien la burrata y desechamos el líquido en el que viene conservada. Dejamos que se atempere para que su cremosidad de acentúe. La colocamos en el centro del plato en que serviremos la ensalada y la rodeamos de los gajos de tomate Monterosa. Cubrimos con los brotes de alfalfa o los germinados elegidos que, en este caso, son brotes de alfalfa. Los hemos elegido porque su sabor herbal y ligeramente amargo contrasta muy bien con el dulzor del tomate Monterosa, pero podéis usar el germinado que más os guste: brotes de soja, de rábano, de mostaza, de lentejas, etc. Regamos la ensalada con un buen aceite de oliva virgen extra (usad el mejor que tengáis a mano) y espolvoreamos generosamente con sal de aceitunas negras, sobre la que ayer mismo os contamos cómo hacer en casa sin esfuerzo alguno y con cuatro métodos diferentes, y unas escamas de sal. Decoramos con unas hojas de orégano fresco (opcional) y servimos.

Enlace directo a la receta completa | Ensalada de burrata italiana, tomate Monterosa y germinados con sal de aceitunas negras

Recetas con mozzarella

Mozzarella 1575065 1920

Ingrediente primordial de las pizzas y, seguramente, el queso blanco más conocido de Italia. Sin ella buena parte del edificio culinario italiano se desmoronaría o al menos no sabríamos por dónde empezar.

La auténtica está elaborada con leche de búfala en la región de Campania (al sur del país), aunque es mucho más frecuente ver la de vaca -más barata-, siendo identificable la mozzarella de búfala por su sello de calidad con IGP.

15. Crema de mozzarella al huevo con tartar de tomate

Crema de mozzarella al huevo con tartar de tomate

¿Sorprendidos? Seguro que sí pero el resultado os encantará: frescor, ligereza y originalidad conviven en esta nueva forma de dar vida al tomate con la mozzarella.

Es necesario que el tomate sea carnoso y no esté demasiado blando o sea muy líquido. Más allá de eso, sois libres de encontrar el tomate que más os guste o más cerca tengáis.

  • Ingredientes para 2 personas: 250g de tomatitos de colores variados, 2 albaricoques frescos, unas hojas de perejil, hierbabuena y albahaca, 1 huevo, 125g de mozzarella de búfala, 0,75cl del suero de la mozzarella, sal y AOVE, unas hojas de brotes variados para adornar (opcional).
  • Elaboración: Cocemos el huevo en agua hirviendo durante 6 minutos, lo sacamos del cazo, lo pasamos por agua fría y lo pelamos. Calentamos un poco el suero y lo ponemos en el vaso de la batidora junto con la mozzarella y el huevo, trituramos bien, calentamos un poco la mezcla, volvemos a triturar para que quede bien fino y reservamos en el frigorífico. Cortamos los tomatitos en dados pequeños, reservamos una cucharada y el resto los ponemos en un colador, añadimos un buen puñado de sal, removemos bien y dejamos que escurra el agua durante unos 15 minutos. Pelamos y cortamos en dados los albaricoques y picamos las hierbas, reservando una cucharadita para adornar. Una vez los tomates hayan escurrido el líquido los mezclamos con el albaricoque y las hierbas, lo regamos con un chorrito de aceite y reservamos en el frigorífico hasta el momento de servir. Para emplatar, ponemos en el centro de un plato hondo un aro de cocina y rellenamos con el tartar de tomate, cubrimos el fondo del plato con la crema de mozzarella y adornamos con el tomate y las hierbas reservados y unas hojas de brotes de ensalada.

Enlace directo a la receta completa | Crema de mozzarella al huevo con tartar de tomate

16. Mozzarella sticks o palitos de mozzarella de McDonald's

16 mozzarella sticks

Todos nos hemos llevado alguna vez estos palitos a la boca, estirando casi de manera infinita la mozzarella que está en su interior.

Si no eres muy fan del congelado o de la comida rápida, puedes emularlos en casa perfeccionando el resultado.

  • Ingredientes para 8 unidades: 1 mozzarella fresca, 15g de hariona de trigo, 1 huevo, 15ml de agua, pan rallado, aceite de girasol, sal y pimienta blanca molida.
  • Elaboración: Cortamos la mozzarella en ocho palitos, recortando los bordes curvos para que sean todos del mismo tamaño y forma. Estos trocitos los guardamos, podremos usarlos en pizzas, sandwiches, ensaladas, etc. Secamos los palitos con papel absorbente, los salpimentamos y los rebozamos en harina. Sacudimos el exceso colocando los palitos sobre un colador y golpeándolo suavemente. A continuación, batimos en huevo en un plato hondo y le añadimos la cucharada de agua. Mezclamos bien. En otro plato ponemos algo de pan rallado y lo condimentamos al gusto con pimentón, chille molido, hierbas provenzales, etc. Esto es opcional, por eso no aparece reflejado en los ingredientes, pero la mozzarella es un queso insípido y conviene aportarle sabor con alguna especia. Empanamos los palitos, al menos, dos veces, para crear una capa lo suficientemente gruesa para que, al freírlos, no se salga el queso. Pasamos los palitos por el huevo, luego por el pan rallado condimentado, nuevamente por el huevo y otra vez por el pan rallado. Podemos empanarlos una tercera vez, de hecho es conveniente. Una vez empanados, los introducimos en el congelador durante dos horas. Transcurrido este tiempo, calentamos abundante aceite en una pequeña sartén y los freímos en tandas de tres o cuatro, volteándolos de vez en cuando para que se doren por igual por toda la superficie. Escurrimos sobre papel absorbente y servimos inmediatamente.

Enlace directo a la receta completa | Mozzarella sticks o palitos de mozzarella de McDonald's

17. Ensalada de aguacate, fresas y mozzarella

Ensalada de aguacate, fresas y mozzarella

El aguacate es el rey de Instagram, viéndolo en miles de preparaciones y la verdad es que esl fruto es bien fotogénico.

Afortunadamente también es muy sabroso y el queso fresco es una pareja de baile estupenda para cualquier ensalada, como esta, donde además recurrimos a los frutos rojos.

  • Ingredientes para 2 personas: Lechuga rizada, hoja de roble, rúcula o similar al gusto; 10 fresas, 20g de piñones, 8 bolitas de mozzarella fresca mini, 1 aguacate, arándanos al gusto, semillas de sésamo al gusto, 45ml de aceite de oliva, 15ml de vinagre de Módena, 1 cucharadita de miel, sal y pimienta negra molida.
  • Elaboración: Lavamos las hojas de lechuga para retirar los posibles restos de tierra. Escurrimos y secamos bien. Retiramos la parte dura de cara hoja, quedándonos solo con lo verde. Disponemos sobre la base de dos platos y, sobre ellas, colocamos unas hojas de rúcula (cantidad al gusto). Preparamos una vinagreta con el aceite, vinagre, miel, sal y pimienta y condimentamos las lechugas, reservando un par de cucharaditas para el final. Lavamos las fresas, retiramos las hojas y el pedúnculo y cortamos en cuartos. Escurrimos las bolitas de mozzarella sobre papel absorbente y las cortamos por la mitad. Tostamos los piñones en una sartén, a fuego medio, removiendo de vez en cuando y cuidando que no se quemen. Cortamos el aguacate longitudinalmente, retiramos el hueso y la piel. Laminamos cada mitad y las colocamos en el centro de los platos, sobre la rúcula. A ambos lados colocamos las fresas, la mozzarella y unos arándanos, que aportan un toque dulce estupendo. Decoramos con los piñones tostados y semillas de sésamo. Regamos con una cucharadita de vinagreta y servimos inmediatamente.

Enlace directo a la receta completa | Ensalada de aguacate, fresas y mozzarella

18. Bocadillo crujiente de mozzarella in carrozza con membrillo

18 Bocadillo crujiente de mozzarella in carrozza

De lo tradicional a lo italiano: queso con membrillo es -y será- una de nuestras parejas ganadoras, protagonista de miles de meriendas.

En este caso apostamos por una versión del in carrozza calabrés, que consiste en rebozar un poco de pan en leche y huevo, freírlo y acompañarlo del queso.

  • Ingredientes para 1 persona: 2 rebanadas de pan en hogaza, 60g de mozzarella, 4 lonchas de dulce de membrillo, 1 huevo, 200ml de leche, pan rallado, 10g de parmesano, orégano, tomillo y pimienta al gusto, aceite de oliva y sal.
  • Elaboración: Cortar dos rebanadas de pan por persona, de aproximadamente un dedo de grosor, procurando que queden parejas. Escurrir el queso mozzarella y laminar en porciones no muy gruesas. Lonchear el dulce de membrillo y montar el bocadillo alternando ambos ingredientes. Añadir pimienta negra y un toque pequeño de sal sobre el membrillo. Batir en un plato hondo el huevo con la leche y un golpe de pimienta negra. Disponer en otro plato el pan rallado mezclado con queso parmesano, orégano y tomillo. Mojar las rebanadas de pan por ambos lados, dejando que se empapen pero sin pasarnos demasiado. Cuidado que no se salga el relleno. Escurrir ligeramente y pasar por el pan rallado, presionando bien. Sacudir el exceso de pan. Calentar aceite de oliva en una sartén y cocinar a fuego medio por ambos lados, hasta que se dore al gusto. Debe quedar crujiente por fuera y el queso estar derretido. Servir inmediatamente.

Enlace directo a la receta completa | Bocadillo crujiente de mozzarella in carrozza con membrillo

19. Milhojas caprese con mozzarella al sésamo y aceite de albahaca

Milhojas Caprese Con Mozzarella Al Sesamo Y Aceite De Albahaca

Otro icono de la italianidad que aquí hemos reversionado, dándole la vuelta a una clásica ensalada caprese.

En este caso añadimos también pepino -aunque puedes quitarlo si no te gusta- pero su frescura acompaña bien a este milhojas refrescante por los cuatro costados.

  • Ingredientes para 2 personas: 1 tomate, 1 bola de mozzarella fresca, semillas de sésamo al gusto, una rama de albahaca, medio pepino y 100ml de aceite de oliva.
  • Elaboración: Cortamos el tomate en cuatro rodajas, retirando la parte de arriba y la de abajo, que usaremos para sofritos o preparaciones similares. Con la mandolina, cortamos el pepino en finas rodajas. Para hacer un aceite de albahaca con el que aliñaremos este milhojas, escaldamos durante un minuto una rama de albahaca en agua hirviendo y seguidamente la enfriamos en agua con hielo para que mantenga su color. En un vaso ponemos 100 ml de aceite de oliva virgen y añadimos la albahaca triturando seguidamente. Guardamos el aceite de albahaca en un lugar oscuro cubriendo el vaso con un film de cocina hasta el momento de usarlo. Por último, cortamos la bola de mozzarella en cuatro rodajas, pasando cada una de ellas por las semillas de sésamo para que quede rebozada en este ingrediente. Montaje del plato: Ponemos una capa de tomate, la cubrimos con pepino y sobre este ponemos la mozzarella envuelta en sésamo, repitiendo la operación una o dos veces. Aliñamos con unas cucharaditas del aceite de albahaca y servimos pinchando una brocheta en cada milhojas para que conserve la forma.

Enlace directo a la receta completa | Milhojas caprese con mozzarella al sésamo y aceite de albahaca

20. Aguacates caprese

Aguacates caprese

Nos salimos del purismo caprese con otra buena idea a base de aguacate.

La clave está en que elijamos un aguacate maduro y tierno, evitando los muy pasados o los que aún estén duros.

  • Ingredientes para 2 unidades: 1 aguacate, 8 tomates cherry de distintos colores, 6 minimozzarellas frescas, 75ml de vinagre de Módena, 25g de miel, sal, pimienta negra molida, albahaca fresca, escamas de pimentón (opcionales), 10ml de zumo de limón y 5ml de aceite de oliva.
  • Elaboración: Preparamos una reducción de vinagre de Módena y miel que le da un punto muy especial a estos aguacates caprese. Colocamos el vinagre y la miel en un cacito y calentamos hasta llevar a ebullición. Bajamos ligeramente el fuego y cocemos durante 5 minutos o hasta que la mezcla espese ligeramente. Dejamos enfriar. Escurrimos las perlas de mozzarella y las troceamos. Lavamos los tomates cherry y los cortamos en cuartos. Mezclamos ambos en un cuenco y añadimos una cucharadita de zumo de limón, otra de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra al gusto. Picamos unas hojas de albahaca. Cortamos el aguacate por la mitad, longitudinalmente, y retiramos el hueso. Para evitar que se oxide pincelamos cada mitad con un poco de zumo de limón, pero si los vamos a servir en el momento nos podemos ahorrar este paso. Rellenamos cada mitad de aguacate con la mezcla de tomate y mozzarella. Esparcimos la albahaca picada por encima y, si optamos por usar, unas escamas de pimentón. Regamos con la reducción de vinagre y miel y servimos inmediatamente.

Enlace directo a la receta completa | Aguacates caprese

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

22. Milhojas de ensalada de sandía, mozzarella y jamón

22. Milhojas de ensalada de sandía, mozzarella y jamón

Otra receta sencilla y rápida con la que comer fresco, sano y ligero en el mismo bocado.

Podéis apostar por un buen jamón ibérico y por tomates bien carnosos para que este plato sea un auténtico 10, además de poder cambiar la lechuga al gusto por otra hoja verde que te apetezca.

  • Ingredientes para 4 personas: Media sandía grande, 1 mozzarella fresca, 50g de prosciutto o jamón serrano en láminas finas, lechuga batavia, aceite de oliva, pimienta negra molida y sal.
  • Elaboración: Cortar la media sandía por la mitad y a continuación cortar rebanadas de medio centímetro de grosor, procurando que salgan cortes rectos. Recortar con un cuchillo pequeño cuadrados o rectángulos más o menos del mismo tamaño. Retirar las posibles semillas y reservar. Escurrir bien la mozzarella y cortar en lonchas no muy gruesas. Lavar las hojas de lechuga batavia, escurrir y seleccionar piezas pequeñas. Cortar en lonchas muy finas el jamón, en caso de que no estuviera ya cortado. Montar dos milhojas alternando capas de sandía, jamón, queso y lechuga. Aliñar ligeramente cada capa con un poco de aceite, sal y pimienta negra recién molida. Coronar pinchando un palillo o brocheta, para ayudar a mantener firme la estructura, y terminar con un poco más de aceite y pimienta.

Enlace directo a la receta completa | Milhojas de ensalada de sandía, mozzarella y jamón

23. Berenjenas con mozzarella

Berenjenas con mozzarella

Volvemos a nuestra devoción por el horno para derretir esa mozzarella fundente y que brille con luz propia junto a otra reina del verano: la berenjena.

También podríamos usar calabacines, que se prestan muy bien a esta pareja, pero con la berenjena -que va muy bien con el horno- será perfecto.

  • Ingredientes para 2 personas: 2 berenjenas, 250g de queso mozzarella, 1 cebolla, 3 tomates, 10g de finas hierbas, 15ml de aceite de oliva, sal y pimienta negra molida al gusto.
  • Elaboración: Preparamos primero la salsa de tomate poniendo los tomates maduros a hervir en una olla con medio litro de agua. Los dejamos unos 10 minutos para luego retirarlo y pelarlos. Para este momento la piel que retirará casi sola. Picamos la cebolla y el diente de ajo que ponemos a freír en una olla con un par de cucharadas de aceite de oliva. Enseguida les agregamos los tomates y unos 200ml de agua. Sazonamos con sal, pimienta y las finas hierbas. Dejamos que hierva y pasamos por el procesador de alimentos rápidamente. No queremos aquí una consistencia demasiado líquida por lo que no lo procesen mucho tiempo. Ahora vamos a pelar las berenjenas y cortarlas en rodajas. Las salamos de ambos lados y ponemos en un plato para horno previamente engrasado con un poco de aceite de oliva. Recubrimos las rodajas de berenjena con una parte de la salsa de tomate y de queso mozzarella. Volvemos a colocar un nuevo nivel de berenjenas y repetimos la salsa y el queso. Ponemos en el horno caliente, a 180ºC, por unos 30 a 35 minutos.

Enlace directo a la receta completa | Berenjenas con mozzarella

24. Bocadillos de pizza con panceta y mozzarella

Bocadillos de pizza con panceta y mozzarella

Aperitivo ideal y funcional que además puede ser un perfecto vacíaneveras.

En este caso es panceta y mozzarella, que es nuestra protagonista del día, pero puedes probar con otros embutidos, con alguna hortaliza finita en láminas o, evidentemente, con algún queso que tengas a mano. La pizza lo aguanta casi todo.

  • Ingredientes para 4 personas: Ingredientes: 250g de masa para pizza, 12 lonchas de panceta, 150g de mozzarella fresca, 100g de jamón de York, 75g de tomate concentrado, tomillo seco, semillas de sésamo, 1 huevo, sal y pimienta negra molida
  • Elaboración: Vamos a extender la masa para pizza (que podrás hacer tú mismo o comprar ya hecha) para darle una forma ligeramente rectangular. Esparcimos el puré de tomate que sazonamos con el tomillo, sal y pimienta. Si usan puré de tomate industrial es mejor no abusar con la sal. Colocamos la lonchas de panceta en la parte central de la masa así como el jamón previamente cortado en trozos. Cortamos el queso que agregamos al resto de los ingredientes. Sazonamos con un poco más de tomillo, sal y pimienta al gusto. Cortamos los laterales de la masa que doblamos hacia el centro para formar un conjunto. Batimos el huevo con el que recubrimos la masa. Horneamos, a 180ºC, por unos 20 a 25 minutos.

Enlace directo a la receta completa | Bocadillos de pizza con panceta y mozzarella

Imágenes | Jumpstory / IGP Burrata di Andria / Istock

En Directo al Paladar | Mozzarella, burrata, stracciatella... Qué son y en qué se diferencian los grandes quesos frescos italianos
En Directo al Paladar | Parmigiano-Reggiano y Grana Padano: ¿en qué se diferencian los dos reyes del queso italiano?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios