Compartir
Publicidad
Publicidad

Tierra, la esencia de Miró convertida en manjar en el mirador del Thyssen

Tierra, la esencia de Miró convertida en manjar en el mirador del Thyssen
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con la llegada del calor, Madrid se llena de terrazas donde disfrutar de una cena y una copa, para aliviar los cuarenta grados a la sombra. La vida nocturna se convierte en protagonista de centros culturales, exposiciones y museos.

Este es el caso del Museo Thyssen y su restaurante El Mirador. Coincidiendo con la exposición de Joan Miró que tiene lugar estos meses, Juan Albarracín, chef de Paradis-Madrid, y su equipo ha creado un menú degustación, Tierra, basado en la obra del pintor mallorquín. Cabe destacar la inestimable ayuda de Paz Ivison, Premio Nacional de Gastronomía que les ha ayudado a plasmar la obra del pintor en cada plato del menú.

rojo sobre azul.jpg

Juan Albarracín nos detalla para Directo al Paladar cada plato del menú y nos hace un pequeño recorrido explicativo de esta fusión entre arte y gastronomía. Para comenzar un coctel homenaje a los colores intensos, Rojo sobre azul, en el que se combinan las frutas tropicales, el vodka y el coñac.

paisaje catalan.jpg

El primer plato es un entrante frío Paisaje Catalán, que recuerda los orígenes del pintor. Está compuesto por una exqueisada de bacalao y xatonada con agua gelatinizada de tomate. “Es bacalao entre dos paisajes catalanes”, añade Albarracín.

abstract.jpg

La degustación continúa con Abstracción mallorquina: langosta a la parrilla sobre un cremosos de patata y caldereta y espuma de tinta. El Chef de Paradis señala que este plato está dedicado a la isla balear y al mundo rural. Además esta espuma se corresponde a su ciclo de vida y muerte.

tierra labrada.jpg

El plato fuerte, Tierra labrada, está compuesto por ternera brava con harina de cebolla y chips de tubérculos. Todo regado con un champagne francés rosado para acompañar. Para terminar este recorrido tan sugerente por la obra de Miró nos proponen una Metamorfosis frutal. La pluralidad de su obra se plasma en este postre en el que se mezclan dulces, salados, texturas y sabores, etc.

Un pequeño lujo para los amantes de la pintura. Para que luego digan que la gastronomía no es arte. A mi por lo menos me dan muchas ganas de ir al Thyssen, ver la obra y terminar la noche degustando este menú. Tiene un precio de 90 euros.

Más información | Paradis Más información | Museo Thyssen En Directo al Paladar | Pop art en la cúpula del Palace

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos