Compartir
Publicidad

Avena: por qué y cómo incluirla en una dieta saludable

Avena: por qué y cómo incluirla en una dieta saludable
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dentro de la gran variedad de cereales que tenemos para incluir en nuestros platos, la avena se destaca por sus gran contenido en fibra, sus buenas grasas y sus micronutrientes en grandes cantidades. Por eso, hoy repasamos sus propiedades y te contamos por qué y cómo incluirla en una dieta saludable.

Las propiedades de la avena

La avena, como todo cereal, es un alimento rico en hidratos de carbono, pero además, en este caso particular encontramos una elevada proporción de proteínas, fibra y grasas insaturadas que no podemos desaprovechar.

Aporta sólo 95 Kcal por porción y es fuente de valiosas vitaminas y minerales que nuestro organismo necesita para funcionar adecuadamente. Por ejemplo, concentra una alta proporción de calcio, potasio, magnesio, hierro y fósforo y además, brinda vitaminas del complejo B en grandes cantidades.

Como si fuera poco, la avena tiene para ofrecernos antioxidantes muy potentes como la vitamina E o el selenio y es fuente natural de prebióticos que contribuyen a cuidar la flora del intestino.

Es uno de los cereales con más fibra, ya que presenta alrededor de 10 gramos por cada 100 gramos y entre sus grasas, destacan los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados que contribuyen a reducir el colesterol malo y elevar el colesterol bueno en nuestro cuerpo.

Como podemos ver, la avena está colmada de buenos atributos que no podemos dejar de aprovechar en nuestra dieta.

avena2

Por qué incluir avena en tu dieta habitual

Si no eres celíaco y toleras el gluten, la avena es un cereal que puede ofrecerte valiosos beneficios, entre ellos, puede favorecer la salud cardiovascular al mejorar el perfil de lípidos en el cuerpo debido a sus buenas grasas y también, puede ayudar a controlar el peso corporal por su alto contenido en fibra y su gran poder saciante.

Por otro lado, es un cereal ideal para personas con diabetes o resistencia a la insulina, pues por su alto contenido en fibras se absorbe lentamente y no eleva bruscamente las glucemias en el organismo.

Sus minerales y vitaminas cuidan del sistema nervioso y muscular, por lo que se trata de un cereal muy valioso para deportistas, y además, resulta un gran aliado del correcto tránsito intestinal y ayuda a prevenir o revertir el estreñimiento.

Puede ser incluida perfectamente en una dieta para perder peso, ya que aporta gran volumen, pocas calorías por porción y buenos nutrientes para el organismo.

Por último, no podemos dejar de decir que sus antioxidantes y prebióticos cuidan las defensas de nuestro cuerpo y nos ayudan a prevenir todo tipo de enfermedades así como a conservar el buen funcionamiento del organismo.

Por todas estas razones puedes incluir avena en tu dieta habitual y no desaprovechar sus beneficios.

panintegral_

Las mejores alternativas para consumir avena

La avena es un cereal muy versátil que podemos usar no sólo en preparaciones dulces, sino también en platos salados, por ejemplo, para rebozar unas hamburguesas o para formar una costra crocante en una carne.

Algunas de las mejores alternativas para consumir avena son:

  • Como parte de un pan donde logramos reducir el índice glucémico y aumentar el poder saciante de la preparación o como ingrediente de unos muffins o de unas cookies, para lograr unos dulces más sanos.
  • Junto a frutas frescas como en un bricher muesli suizo, que permite aprovechar mejor sus minerales y vitaminas, porque el ácido de la fruta favorece su absorción en nuestro cuerpo.
  • Para lograr dulces saludables como por ejemplo, unas trufas de avena y chocolate o unas barritas de avena y almendras que pueden reemplazar perfectamente a golosinas comerciales.
  • En reemplazo de pan rallado como parte de unas hamburguesas o para empanar carnes, pescados y vegetales, lo que permitirá sumar mucha fibra a las recetas.

Como podemos ver, hay varias opciones para cocinar con avena y lograr platos nutritivos, sabrosos y con buena textura usando este cereal.

Puedes incluirla en el desayuno, en la merienda, en el almuerzo, como postre o como parte de un snack saludable para comer entre horas.

Aunque no se trata de un cereal apto para celíacos, quienes no tienen intolerancia al gluten pueden beneficiarse grandemente de su inclusión en la dieta habitual. Y tu, ¿consumes avena con frecuencia?

En Directo al Paladar | Cereales, ingredientes básicos en una dieta saludable
Imagen | Thinkstock y Thinkstock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio