Turrón de Suchard: historia del más famoso turrón de chocolate

Turrón de Suchard: historia del más famoso turrón de chocolate
Sin comentarios

Su melodía es inconfundible. El anuncio del turrón de chocolate de Suchard se ha ganado a pulso un hueco en el competitivo olimpio de los dulces icónicos navideños, siendo, además, el rey indiscutible en su categoría. La marca suiza, presente en España desde 1910, fue pionera en lanzar un turrón de chocolate comercial en nuestro país, y ha pasado a la historia como clásico navideño.

Porque, aunque todos somos capaces de nombras marcas concretas y cada uno tendremos nuestras favoritas, Suchard sigue siendo el nombre propio que surge al mencionar la versión con cacao del turrón. Su aparición tan temprana y el contar con la experiencia y la base industrial de la compañía suiza, permitieron que Suchard acapara pronto el mercado, pero además ha sabido sobrevivir adaptándose a las tendencias de cada época.

Aunque, por muchas novedades que lancen, el turrón de Suchard clásico permanece casi inalterable, innovando también más bien poco en el diseño o el tipo de packaging del producto. Es lo que tienen los iconos, si algo funciona y es reconocible, ¿para qué jugártela a cambiarlo?

Philippe Suchard, un pionero suizo

Para conocer las aventuras y desventuras de este famoso turrón tenemos que salir de España y remontarnos hasta principios del siglo XIX, cuando el consumo del chocolate como bebida ociosa y medicinal ya estaba más que extendido por Europa, pero le faltaba la técnica para refinarse y pasar a ser un producto de consumo más especializado y de masas.

Suchard Logo
Logo de 'Chocolat Ph. Suchard', detalle de un anuncio ilustrado publicado hacia finales del siglo XIX.

Distintos avances técnicos lograron que el suizo Cailler produjera la primera tableta de chocolate en 1820, y Henry Nestlé lograría poco después incorporar leche como ingrediente al mismo. Había nacido el chocolate sólido comestible con leche, marcando todo un hito de en la historia alimentaria, cultura, económica, industrial y social.

En este contexto de fervor industrial chocolatero hizo su aparición otro suizo, Philippe Suchard (1797-1884), que comenzó como aprendiz en la confitería de su hermano en Berna, pero cuyas inquietudes le llevaron a visitar Estados Unidos en su juventud. A la vuelta, abrió su porpio negocio en Neuchâtel y en 1826 inauguró la primera planta de fabricación de chocolate fundando la empresa que llevaría para siempre su nombre.

Suchard Anuncio 3

La fábrica, instalada en el barrio de Serrières de Neuchâtel, aprovechaba la energía hidráulica obtenida del río para mover los molinos de granito que molían el cacao, usando para ello a dos operarios. El mismo sistema mediante rodillos de granito, moviéndose hacia delante y hacia detrás, se ha mantenido en esencia a lo largo de los siglos para trabajar la pasta de cacao.

Los inicios del negocio no fueron fáciles, pues por entonces el chocolate aún era un producto muy caro, pero vivió un gran despegue a raíz del importante pedido que recibió de del rey Federico Guillermo IV de Prusia, también príncipe de Neuchâtel. Su nueva fama se fue extendiendo por todo el continente, y terminó de estallar al dar a conocer sus productos en la Gran Exposición de Londres de 1851 y en la Exposición Universal de París de 1855.

Suchard Anuncio

A finales de siglo Suchard ya era el mayor productor de chocolate de Europa, pasando su negocio a sus hijos tras su muerte en 1884. La marca fue creciendo, abriendo ya la primera fábrica fuera de Suiza en 1880, en la ciudad alemana de Lörrach, por iniciativa de su yerno Carl Russ-Suchard, que sería quien llevaría el nombre familiar realmente a triunfar por medio mundo.

Suchard se expande y llega a España

Las innovaciones lideradas por Carl Russ, buscando adelantarse a la competencia, llevó a Suchard a lanzar una de las marcas propias que se convertirían rápidamente en todo un icono del chocolate suizo a nivel mundial: la tableta de chocolate con leche Milka. Incialmente destinada al mercado helvético, marcó un hito con el peculiar envoltorio de color lila y el emblema de la vaca de raza Simmental, indicando así la presencia y el origen de la leche.

Suchard Anuncios

De sociedad anónima en 1905, Suchard se convirtió en una sociedad financiera (holding) en 1930, acabando así el legado familiar con la venta de las acciones de Willy Russ, el nieto del fundador. Terminó el periplo familiar, pero no el nombre de la marca, ni la fábrica original ni los deseos expansionistas, abriendo más plantas en el extranjero y diversificando sus productos, como el lanzamiento de los populares Sugus.

En las últimas décadas del siglo XX la compañía no ha permanecido ajena a los movimientos empresariales de compras y absorción de empresas por grandes multinacionales. Tras fusionarse con con Tobler para denominarse Interfood en 1970, en 1982 fue adquirida por Klaus Johann Jacobs, convirtiéndose en Jacobs Suchard. Cinco años después adquirió el 66% de las acciones de la chocolatera Côte d'Or.

Finalmente, en 1993, Philip Morris combinó Kraft General Foods Europe y Jacobs Suchard AG, rebautizándola como Kraft Jacobs Suchard, para terminar dividiendo en 2012 las marcas de chocolate y confitería como Mondelez International. Hoy, Suchard pertenece a esta última, la fábrica original de Serrieres ya no fabrica chocolate y los Toblerone se elaboran en Berna, con otras fábricas de chocolate abriertas por Europa.

Milka
Suchard comercializaba en España, sobre todo, cacao para beber y chocolates en tableta. El más moderno 'Suchard Express' pretendía competir con otras fórmulas solubles como ColaCao, pero no tuvo el éxito esperado.

Y paralelamente a todo este periplo empresarial, Suchard hizo también su entrada en nuestro país. Corría apenas el año 1910 y lo hizo, como en toda Europa, como chocolatería cuyo producto estrella era el cacao para beber, llegando también las primeras tabletas de chocolate con leche. Hasta que la historia dio un vuelco que cambiaría la imagen de la marca para siempre.

Nace el turrón de chocolate más famoso

Sabemos que existen dulces muy similares en otros países, mayoritariamente de tradición mediterránea y muy ligados a la herencia árabe y clásica, como el torrone italiano o el nougat francés. Pero no se pueden comparar a la popularidad e importancia que tiene el turrón en España como dulce tradicional asociado a la Navidad.

Turron Cortado

Superando ya los problemas ecónomicos derivados de la posguerra, la década del llamado milagro económico español era el marco perfecto para que Suchard revolucionara el mercado con un nuevo producto, su turrón de chocolate con leche.

El mismo 1960 se lanzó al mercado la primera tanda de tabletas fabricadas en nuestro país y dirigidas específicamente tanto al mercado nacional como a la época navideña. El diseño original, jugando con el envoltorio dorado, la imagen de Papá Noel y el logotipo en rojo navideño, no tardaron en alzarse como icono de la sociedad, encandilando con su brillo y sus inconfundibles anuncios a niños y mayores.

La receta original del turrón Suchard apenas ha variado a lo largo de las décadas, pues desde la marca aseguran que la fórmula solo ha experimentado una leve mejora, cuando en 2018 se sustituyó el aroma artificial por uno natural. Los ingredientes del turrón clásico son bastante sencillos:

Azúcar, frutos de cáscara (almendras molidas, avellanas molidas), manteca de cacao, arroz inflado 9 % (harina de arroz, azúcar, sal, emulgente), pasta de cacao, leche desnatada en polvo, suero de leche en polvo, grasa de leche, lecitina de soja y aroma natural.

Por tanto, entra en la categoría legal de "turrones diversos" (masas de almendras que podrán sustituirse por cualquier otro fruto seco y otras materias básicas e ingredientes diversos), y puede lucir la etiqueta de "categoría suprema" por el alto porcentaje de fruto seco que contiene, aunque, a diferencia del turrón tradicional duro y blando, el principal ingrediente aquí es el azúcar.

El turrón Suchard es un producto de origen suizo pero exclusivamente español, creado por y para nuestro mercado interno. Mantiene además, como el turrón de Alicante o el de Jijona, un carácter estacional ligado a la Navidad, comenzando su producción en verano para poder abastecer a la demanda, que ha ido en aumento en los últimos años, adelantándose cada vez más el consumo. Las grandes superficies y supermercados solicitan disponer en fechas más tempranas estos dulces, y parece que el consumidor responde.

Nuevas variedades que no desbancan al clásico

Después de 30 años en los que las generaciones de niños y mayores hemos ido acompañando nuestras Navidades con el turrón de chocolate clásico, la marca decidió apostar por la diversificación lanzando las primeras variedades de turrón, ya en 1991. Eran los inicios del boom de las marcas de alimentación que, por fin, se atrevían a aumentar los catálogos de sabores.

Suchards

Sin duda influenciados por los movimientos empresariales mencionados, el turrón Suchard ha ido funsionándose con otros productos de compañías de la misma familia, además de incorporar variedades más típicas como el turrón de chocolate negro o con diferentes frutos secos. Como suele ocurrir, no todas han sobrevivido a todas las fiestas, quedando siempre el sabor clásico original como el rey sin rival.

Este año nos endulzarán las navidades con siete variedades, además del clásico: chocolate negro negro, galleta Chips Ahoy!, galleta Oreo, blanco Oreo, almendras enteras, negro almendras (la novedad de esta campaña) y suchard clásico mini.

Recientemente Suchard ha ido lanzando chocolate estándar para ocupar el hueco del mercado que deja libre el turrón el resto del año, aunque costará mucho separar el nombre de la marca de la idea de la Navidad. Es lo que tienen los iconos, que terminan superando el propio producto y nos llegan por recuerdos, ideas y sensaciones asociadas a lo que representan.

Suchard Turron

Incluso cuando hace años que ya no has probado uno de sus turrones, recuerdas perfectamente el olor tan característico al partir un trocito, la imagen del envoltorio dorado y sus anuncios y campañas, que suelen apuntar directamente a la emotividad del consumidor, como el anuncio de la Lotería. Un anuncio de Suchard por la televisión te reencuentra con tu infancia de golpe, y la marca lo sabe, y lo aprovecha, muy bien.

Suchard Turrón De Chocolate con Leche Clásico Navideño - 260 Gramos

Suchard - Lata Metálica de Diseño Vintage con 2 Tabletas de Turrón de Chocolate con Arroz Inflado, Diseño y Color Aleatorio - 520 g

Fotos | Suchard - shordzi - Pradaldi - Sirius - Halloween HJB - Mark Gasoline
En DAP | Las once mejores y más deliciosas recetas de turrones caseros para Navidad
En DAP | Un día de Navidad en Jijona: estos son los secretos del mejor turrón del mundo

Temas
Inicio