Compartir
Publicidad

Receta de natillas caseras sin lactosa (tan deliciosas como las hacen las abuelas)

Receta de natillas caseras sin lactosa (tan deliciosas como las hacen las abuelas)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tengo la costumbre de terminar cada comida con un yogur natural, así que cuando preparo algún postre casi siempre son "de morder". Pero lo cierto es que me encantan los postres de cuchara de toda la vida, y de vez en cuando me doy el capricho de hacer unas natillas casera sin lactosa que me devuelven a la infancia.

¿Cómo se hacen natillas sin lactosa? No tiene mucho misterio; es un postre lácteo al que solo tenemos que buscar un sustituto adecuado. La comercializada leche sin lactosa en realidad sí lleva lactosa, pero se le añade lactasa para que los intolerantes la podamos digerir bien. Si buscamos unas natillas 100% libres de lactosa lo mejor son las opciones vegetales, y yo suelo utilizar bebida de soja ligera.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Leche o bebida de soja o leche sin lactosa 600 ml
  • Vaina de vainilla 1
  • Canela en rama 1
  • Huevo 2
  • Yema de huevo 2
  • Azúcar 80 g
  • Maizena 10 g
  • Sal una pizca
  • Canela molida al gusto
  • Galleta caramelizada al gusto (opcional)
  • Avellanas al gusto (opcional)

Cómo hacer natillas caseras sin lactosa

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 30 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 25 m
  • Reposo 1 h

Podemos usar cualquier otra bebida vegetal a nuestro gusto, aunque en este tipo de postres hay algunas que pueden afectar al sabor -que no tiene por qué ser algo negativo-, como la almendra o la avena. Es cuestión de encontrar la que más nos guste; yo suelo tomar una marca concreta de leche de soja en casa, de sabor suave, y la uso en los postres de toda la familia.

Lo primero es aromatizar la leche o bebida vegetal. Poner la leche en un cazo al fuego con la vainilla abierta -mediante un corte longitudinal- y la rama de canela. Si la vaina es muy grande y bien aromática, nos puede bastar con usar la mitad. Calentar a fuego suave y apartar del fuego justo antes de que hierva. Retirar los aromáticos.

Aparte batir los huevos y las yemas -mejor utilizar de gallinas camperas- con el azúcar, la maizena y la sal. Cuando no tenga grumos, echar a la leche y devolver al fuego. Calentar a temperatura baja, removiendo constantemente sin llegar a hervir, hasta que espese.

El tiempo final puede variar según el tipo de leche o el tamaño de los huevos; también depende de la consistencia final que nos guste en las natillas. Además hay que tener en cuenta que al enfriarse espesará más. Podéis tener un platito en el congelador y echar unas gotas para ver si ha cuajado a vuestro gusto.

Repartir en cuencos -salen 4 raciones generosas o 6 más pequeñas-, pasándola por un tamiz o colador si queremos asegurar una textura bien fina. Dejar enfriar un poco antes de guardarlas en la nevera. Servir con la típica galleta maría, o galletas caramelizadas trituradas, canela molida y avellanas picadas, al gusto.

Natillas sin lactosa. Pasos

Con qué acompañar las natillas sin lactosa

El acompañamiento de unas ricas natillas caseras sin lactosa puede ir más allá de la típica decoración de galleta maría hasta lo que se nos ocurra. En casa nos encanta darle ese toque de galleta caramelizada triturada, y a mí me gusta variar con frutos secos troceados. También hacen una buena pareja con barquillos bien crujientes y fruta fresca, aunque en realidad no necesitan nada más. Si las tomamos de postre, en mi caso no puede faltar un buen café espresso.

En Directo al Paladar | Receta de natillas caseras
En Directo al Paladar | Crema catalana de café. Receta de postre para cafeteros

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio