Salsa de chocolate: tres maneras de hacer este básico de la repostería y 25 recetas en que utilizarla

Salsa de chocolate: tres maneras de hacer este básico de la repostería y 25 recetas en que utilizarla
Sin comentarios
8 votos

Una de las elaboraciones básicas de la repostería internacional es la salsa de chocolate. Aunque hay quienes la comerían a cucharadas, la razón de esta clásica elaboración es la de acompañar postres y, con ello, enriquecerlos. Encontrar un postre al que le siente bien esta salsa es sencillo, más abajo os dejamos 25 recetas en que utilizarla.

Existen varias maneras de hacer salsa de chocolate, todas ellas fáciles, rápidas y deliciosas. Además de la fórmula clásica (la aprendida en la Escuela de Hostelería), que se elabora con una base de nata líquida, os traemos una versión sin azúcar ni grasas y otra sin nata. ¡Que nadie se quede sin su salsa!.

La salsa de chocolate básica se puede aromatizar con hierbas, especias y/o licores como canela, hierbabuena, curry, pimienta, cardamomo, naranja, brandy, anís, jengibre y mucho más. Solo hay que hervir agua con el elemento elegido y dejar infusionar mientras se enfría. Después se cuela y listo.

Salsa de chocolate clásica

Ingredientes

Para personas
  • Agua 125 g
  • Nata líquida para montar 200 g
  • Azúcar 20 g
  • Chocolate negro 250 g

Cómo hacer salsa de chocolate clásica

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 10 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 5 m
Salsa De Chocolate Paso A Paso

Empezamos picando el chocolate en trozos. Hemos utilizado chocolate negro con un 64% de cacao, pero podéis usar otra proporción que os guste. Solo hay que tener en cuenta que la intensidad de su sabor se suaviza al incorporar el resto de ingredientes.

Salsa De Chocolate Paso A Paso

En un cacito introducimos el agua, la nata líquida y el azúcar. Lo llevamos al fuego y calentamos hasta que arranque a hervir. Retiramos del fuego y agregamos el chocolate picado.

Salsa De Chocolate Paso A Paso

Dejamos que el chocolate se funda por efecto del calor. Cuatro o cinco minutos serán suficientes (aunque esto dependerá del tamaño de los trozos). Transcurrido este tiempo removemos con unas varillas hasta obtener una mezcla homogénea y brillante.

Una vez lista nuestra salsa de chocolate solo queda dejarla enfriar para que tome cuerpo y espese. Cuando se haya atemperado la pasamos a la nevera, dentro de un recipiente hermético para que no absorba olores ni sabores. Consumir en un máximo de siete días.

8 votos

Otras recetas de salsa de chocolate: sin azúcar ni grasas y sin nata

Peras Bella Helena con salsa de chocolate
Peras Bella Helena con salsa de chocolate

Salsa de chocolate sin azúcar ni grasas

Sólo se necesitan tres ingredientes y es tan sencilla que llamarla receta da un poco de vergüenza. Adaptar la cantidad necesaria, para una persona o varias, está chupado. Esperamos que os guste esta versión para disfrutar sin remordimientos.

  • Ingredientes: 50 g cacao puro en polvo, 160-170 g agua, edulcorante y 3 ml de esencia de vainilla (opcional).

  • Elaboración: calentamos el agua sin que llegue a hervir. Introducimos el cacao puro en polvo en un cuenco y añadimos el agua poco a poco, removiendo sin parar. Cuando hayamos alcanzado la consistencia, dejamos de añadir agua, siempre teniendo en cuenta que tener en cuenta que cuando enfría espesa un poco. Terminamos la salsa añadiendo edulcorante al gusto y la esencia de vainilla, esto último es opcional.

Salsa de chocolate sin nata

Para quienes no toleran la lactosa también existe una salsa de chocolate. El agua es la base de la misma, así que casi podríamos decir que es un almíbar o un sirope. En cualquier caso, es ideal para acompañar todo tipo de postres o, incluso, cócteles.

  • Ingredientes: 190 g azúcar, 50 g cacao puro en polvo, una pizca de sal, 200 g agua y esencia de vainilla.

  • Elaboración: en un cacito de base gruesa introducimos el azúcar, el cacao puro en polvo y un pellizco de sal. Mezclamos. Añadimos el agua poco a poco al tiempo que batimos con unas varillas para integrar los ingredientes y que no se formen grumos. Calentamos la mezcla a fuego medio-bajo, removiendo sin parar. Cuando arranque a hervir bajamos el fuego al mínimo. Cocemos durante unos minutos más o hasta que la salsa tenga casi la consistencia deseada, dejándola un poco más fluida. Hay que tener en cuenta que cuando enfríe esperará un poco. Fuera del fuego añadimos la esencia de vainilla, mezclamos y listo.

25 recetas que agradecen salsa de chocolate a su vera

Se nos ocurren mil maneras de utilizar la salsa de chocolate en nuestros postres (además de comerla o beberla tal cual, que la tentación es fuerte). En general casa genial con elaboraciones que llevan fruta y masas, pero la cosa puede ir más allá. Aquí os traemos unas cuantas propuestas a las que, no nos cabe la menor duda, vosotros tendréis muchas que sumar.

En Directo al paladar | Crema inglesa: qué es, cómo se hace y para qué se usa (y 13 postres que mejoran con ella como acompañamiento) En Directo al paladar | Harina bizcochona o con levadura incorporada: qué es, para qué usarla y cómo hacerla casera fácilmente

Temas
Inicio